Un boletín independiente para comprender las claves políticas y económicas de América Latina.

Hilamos las claves en un boletín semanal. Agregamos fuentes, sintetizamos y analizamos la coyuntura regional con un enfoque realista. Si desea recibirlo directamente en su bandeja de entrada, suscríbase de manera gratuita.

El boletín está en receso. Pueden seguirnos en Twitter @americanismos

SEBASTIÁN GENNARI | MIAMI

I. Tema de la semana. ¡Camioneros de todos los países, uníos!

799 palabras. 4 minutos de lectura. 17 fuentes.

Es noticia. En Canadá se han rebelado los camioneros, trasladándose desde Colombia Británica (costa pacífica) hasta Ottawa, donde el llamado Freedom Convoy se ha encargado de paralizar, entre pitazos y la consiguiente congestión de tránsito, la capital federal. El motivo de su ira son los nuevos preceptos para los camioneros que a diario cruzan la frontera con EEUU.

  • El requisito, que había sido anunciado en noviembre, fue inicialmente derogado —erróneamente, arguye el Gobierno— por la Agencia de Servicios Fronterizos, pero entró en vigor el 15 de enero. Son dos sus imposiciones a los camioneros no vacunados: están obligados a hacerse una prueba de COVID-19 al regresar al país, luego de la cual deberán guardar cuarentena por 10 días. En vista de la frecuencia de desplazamientos transfronterizos, equivale a un aislamiento perenne para los no vacunados.

  • Resulta difícil aseverar el número de manifestantes: hay quien habla de 250K, pero la policía de Toronto, observando el paso de los camiones dirigidos hacia Ottawa, arrojó una cifra de 50K, hasta ahora cuestionada por PolitiFact, sitio web estadounidense de marcado sesgo demócrata.

  • Sea como fuere, los manifestantes han cosechado apoyos multitudinarios: a través de la plataforma de donaciones GoFundMe, que luego suspendió la campaña, obtuvieron C$10M ($7,9M), y el Partido Conservador (oposición), en pleno desplazamiento hacia la derecha, ha considerado oportuno cuestionar al primer ministro liberal Trudeau, quien se refugió en un «lugar secreto» mientras los camioneros entraban en la capital, para luego decir que tenía COVID-19.

Sea astuto. Canadá es el segundo país más extenso del mundo, pero el 66% de su población reside a menos de 100 km de la frontera sur, es decir, una supermayoría ocupa sólo el 4% del territorio. EEUU es, evidentemente, su principal socio comercial, sobre todo en materia agraria, y los supermercados canadienses se abastecen de productos yanquis; en efecto, Canadá importó $24.000M en productos agrícolas yanquis (2019). El país, gran exportador de ganado vivo, mantiene un déficit comercial en cuanto a los alimentos procesados.

  • Los camioneros, que acusan al Gobierno de empeorar la carestía de productos, también han intentado manifestarse en la frontera. Llevan razón: de los camioneros canadienses, un 10-20% (12K-20K) no está vacunado; tampoco lo está un 40% (16K) de los camioneros estadounidenses que cruzan la frontera, con la diferencia de que la nueva normativa les prohíbe entrar a Canadá.

  • Parecería un asunto provinciano —pocos pensamos en Canadá, admitámoslo—, pero la relación comercial EEUU-Canadá es de las más importantes del mundo, registrando un volumen de $718.400M (2019). También queda el otro miembro del T-MEC (sucesor de NAFTA): México. Canadá es, después de EEUU, el principal mercado para sus exportaciones. Incluso en 2020, año enrevesado por la pandemia y la entrada en vigor del nuevo tratado, el volumen de comercio ascendió a $36.000M.

Sociología del camionero. El camionero norteamericano, sea estadounidense o canadiense, ocupa un eslabón extraño. Es evidentemente de clase obrera, y su labor, complicada por la necesidad de frecuentemente cruzar el ancho de un continente, es indudablemente ardua. Sin embargo, es un excelente ejemplo del obrero próspero, del kulak de este siglo: los más exitosos pueden aspirar incluso a los C$100K.

  • También votan en bloque: Las provincias de las praderas —Alberta, Manitoba y Saskatchewan— son las que más camioneros tienen per cápita, y en todas gobiernan partidos conservadores regionales. La política canadiense, tan idiosincrática, se caracteriza por el nulo poder de los partidos federales a nivel provincial, pero las simpatías se extienden al Parlamento en Ottawa.

  • Alberta, la más grande de las antedichas regiones, es petrolera y posiblemente la región más conservadora del país; como Texas, es dado a los amagues separatistas. En efecto, la estrategia de infinitos convoyes de camiones ya fue desplegada en 2019, ocasión en la que sirvió para protestar la negativa de Ottawa a la construcción de oleoductos.

Espejos regionales. Todo esto recuerda a las ya olvidadas protestas brasileñas de septiembre de 2021. En esa instancia, los camioneros se movilizaron en pro del presidente Bolsonaro, a la sazón investigado por la Corte Suprema; participaron de al menos 110 bloqueos en 14 Estados brasileños y no cedieron hasta que Bolsonaro les pidió desistir.

  • En Brasil, donde el transporte interno es caro, el 60% de las mercancías se transportan por carretera. Además, los 696K camioneros del país no dudan en convocar huelgas; en 2018 se vio sacudido por una el puerto de Santos —el de mayor movimiento en Latinoamérica—, ocasionándole al puerto pérdidas de R$1.500M ($400M en aquel momento) en apenas 11 días.

  • Captamos, no sin algo de picardía, que, a lo largo del continente, los convoyes camioneros se yerguen como efectivos métodos de protesta. En tanto, los camioneros confirman tanto su nueva faceta de martillos de la derecha como su importancia económica. Sin ellos, resulta inconcebible el funcionamiento de las cadenas de suministros, sobre todo en los colosos americanos.

NICOLÁS PRADOS | OXFORD

II. Elecciones en Costa Rica ¿el fin de la «Suiza de las Américas»?

1018 palabras. 5 minutos de lectura. 11 fuentes.

Es noticia. Más de 3,5M de ticos acudirán a las urnas el 6 de febrero para elegir presidente en medio de una acuciante crisis política y económica. La república centroamericana podría inaugurar un periodo de inestabilidad inédito en su historia.

Elecciones. Con un alto nivel de indecisos, es difícil adivinar quién ganará. Todo parece indicar que se decidirá en segunda vuelta, el 3 de abril.

  • Por primera vez en la historia se postulan hasta 25 candidaturas a la presidencia. En un país con una larga tradición bipartidista (quebrada a principios del siglo XXI), se acelera la fragmentación política.

  • Según los sondeos, un alto porcentaje de votantes se declara dispuesto a acudir a las urnas. La mayoría, sin embargo, no ha decidido aún su voto. Se desprende de estas cifras cierta decepción entre el electorado. Los partidos políticos enfrentan una crisis de legitimidad social.

  • Tres candidatos lideran las encuestas: José María Figueres Olsen, del Partido Liberación Nacional (PLN, centro-izquierda), Lineth Saborío, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC, centro-derecha), y Fabricio Alvarado, del Partido Nueva República (PRN, evangélico).

Crisis económica. El panorama económico de Costa Rica no es halagüeño. La pandemia, como en el resto del mundo, ha exacerbado las debilidades del sistema tico.

  • La deuda pública alcanza récords históricos. Costa Rica ya es el tercer país de Latinoamérica con mayor deuda proporcional al PIB (52,9%), sólo por detrás de Brasil y Argentina.

  • El Gobierno de Carlos Alvarado (Partido de Acción Nacional, PAC) firmó un rescate con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por valor de $1.778M en marzo de 2021. Este dinero llega con condiciones, y quien herede el Gobierno en Costa Rica deberá poner en marcha una serie de reformas estructurales impopulares.

  • Asimismo, Costa Rica fue admitida en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), otra prestigiosa organización internacional que también exige reformas al ejecutivo tico. Entre ellas, una política de austeridad para subsanar la deuda pública que ya empezó a implementar el Gobierno de Alvarado, enfrentando duras protestas.

  • El panorama pospandémico no es alentador. La actividad económica volvió a sus niveles de febrero 2020, pero no así el empleo. El país afronta un alto número de parados, un 16,8% de la población activa, y no se vislumbra todavía un retorno a los niveles del 2019.

  • La desigualdad avanza, y Costa Rica ya es más desigual que Brasil o Chile. Con un 0,5 en el índice de Gini, el país tico se asemeja más a la India que a México.

El fisgón histórico. Costa Rica se está adentrando en un periodo de zozobra inédito.

  • Desde la fundación de la Segunda República en 1949, tras la breve guerra civil de 1948, el país había vivido en un plácido bipartidismo, donde un partido socialdemócrata (el PLN) se disputaba rutinariamente la presidencia con un partido democristiano (el PUSC).

  • Costa Rica es el único país de América Latina que no ha sufrido una dictadura desde 1950, reforzando su reputación de oasis que le valió el apodo de la «Suiza de las Américas».

  • La crisis de la deuda que sacudió al continente en la década de los 1980s afectó al país tico. Como en otros países, el partido socialdemócrata emprendió una serie de reformas liberales y privatizaciones que dividió a su electorado. Para la década de los 1990s, el modelo bipartidista se resentía ante acusaciones de que los dos partidos eran económicamente idénticos. No ayudaron sucesivos casos de corrupción que afectaron al PLN y al PUSC.

  • Las elecciones de 2002 marcan el fin del bipartidismo con el auge del PAC, actual partido del Gobierno, y escisión del PLN. Aunque no llegó a la presidencia ese año, el PAC continuó su ascendencia hasta ganar las elecciones de 2014 en segunda ronda. En 2018 repitió, venciendo una vez más en la segunda convocatoria electoral.

  • Se dibuja claramente una trayectoria donde la fragmentación política va al alza. 2014 fue la primera vez que los ticos iban a segunda vuelta: hasta entonces uno de los principales partidos (o ambos) siempre lograba superar el mínimo de 40% de votos para ganar en el primer asalto. Desde entonces, la segunda ronda parece haber venido para quedarse: los sondeos indican con una alta probabilidad que en 2022 volverá a ocurrir, y todo se decidirá el 3 de abril.

¿La República en crisis? Lo descrito hasta ahora evidencia cierto agotamiento del modelo político establecido en 1949. El país con una característica estabilidad política podría enfrentar cambios en los próximos años.

  • Algunos comentaristas políticos han señalado la posibilidad de fundar una tercera república para sacar al país del estancamiento político y económico. La escasa identificación entre votantes y partidos podría reforzar esta idea.

  • Costa Rica vivió una serie de protestas en 2020 contra las reformas económicas que han suscitado comparaciones con el estallido social chileno de 2019. Todo parece indicar que quien gane las elecciones de 2022 deberá continuar con la agenda económica marcada por la OCDE y el FMI. Si los contagios por COVID-19 descienden, las movilizaciones populares podrían reactivarse y marcar los próximos años.

La clave. Los funcionarios y empleados públicos podrían ser decisivos en segunda ronda.

  • El sector público tiene un gran peso en la economía tica. Según la OCDE, el país gasta la mitad de sus ingresos en sueldos públicos. La reforma del sector es una prioridad para las agencias internacionales.

  • Sin embargo, el sindicato de empleados públicos, ANEP, es fuerte, y dice controlar hasta 900K votos de cara a las próximas elecciones. Por ahora se niega a respaldar a ningún candidato; lógico, pudiendo vender más caro su apoyo durante la crucial segunda vuelta.

  • Quien aspire a la presidencia afronta un dilema: el apoyo de la ANEP puede ser crucial para ganar, pero las demandas económicas del sindicato chocan con las exigencias de OCDE y FMI. En caso de obtener una mayoría de votos sin los funcionarios, quien resida en el palacio presidencial puede esperar un cuatrienio lleno de movilizaciones sectoriales si no es capaz de manejar la situación con excepcional habilidad política.

  • Una cosa está clara: todo parece indicar que la tradicional estabilidad política y económica de la «Suiza de América» tiene los días contados.

III. TRIBUNA | FELIPE GALVIS | BOGOTÁ

Cabalgar a palacio, a lomos de unicornios ///

Emerge una élite de emprendedores latinoamericanos que disputa el poder económico a los oligopolios tradicionales. Estos reclutas de la «creación destructiva» andan armados con software y modelos económicos escalables. Van más allá de capturar las cuotas de mercado a los incumbentes en banca, minería, CPG, etc: desarrollan productos innovadores, construyen plataformas distribuidas en varios países latinoamericanos y crean nuevos mercados. Su aparición no se le escapa a nadie que haga negocios en Latam. Llegados a este punto de inflexión, corresponde una reflexión sobre las implicaciones políticas que trae consigo está nueva élite. Si atendemos a la historia, a la redistribución del poder económico le ha acompañado una redistribución del poder político.

Fijémonos en la banca latinoamericana; tradicionalmente la más rentable del mundo, con un return on equity estimado de hasta el 15%. Retornos propios de la falta de competencia, propia de las estructuras de mercado oligopólicas, no de la eficiencia. Todo ello hasta la incursión de las fintech. El mito fundacional del banco digital Nubank, fundado por el colombiano David Vélez, es ilustrativo: Vélez vertió sangre, sudor y lágrimas para abrirse una cuenta corriente como profesional expatriado en Brasil. Nubank agiliza el proceso, y hoy vale $33.920M en bolsa. Compárese a la capitalización bursátil de las empresas más potentes de Colombia; Ecopetrol ($30.282M), Bancolombia ($8.519M) y Aval ($6.160M).

El patrimonio de Vélez supera al de apellidos icónicos en el imaginario latinoamericano. Solo falta que los emprendedores detrás de otras startups multilatinas como Rappi o Kavak tengan exits para que los oligopolios y sus accionistas históricos pierdan peso político. Entonces estaríamos ante un momento comparable a cuando la revolución industrial alzó a una clase mercantil por encima de la nobleza feudal, salvando las distancias. Concentrados en grandes urbes, acumularon riqueza e intercambiaron las ideas de la Ilustración, que a la postre inspiraron el cambio social y político. La transformación desembocó en la Revolución francesa, que se explica no tanto por los sans culottes tomando la Bastilla, sino por las reivindicaciones de los nuevos burgueses, verdaderos depositarios del poder político.

Es cierto que el auge de las startups en Latam coincide con el boom global del capital riesgo, que desplegó inversiones récord por $621.000M en 2021. Hay mucha demanda persiguiendo unas pocas oportunidades atractivas. Las valoraciones por tanto son jugosas. Para el emprendedor local, es el momento para captar capital, tirando de las redes personales cada vez más densas que unen a EEUU con la región, a menudo a través de sus escuelas de negocio, donde se forma esta nueva élite. El capital se ha ido a buscar riesgo y retorno a emergentes, y Latam está a tiro.

Mas el potencial de Latam es específico. La capitalización bursátil de las compañías tecnológicas latinoamericanas, como proporción del PIB regional, es de menos del 4%, comparado con el 14% en India y el 30% en China. Hay mucho que recorrer: según el Banco Interamericano de Desarrollo, el valor del sector tech en la región creció de los $7.000M en 2010 hasta los $221.000 en 2020. Los VC han detectado la oportunidad y según CB Insights, durante 2021 entraron más de $20.000M de capital riesgo a Latam, distribuidos en 952 deals. El resultado es que Latam ya cuenta con 27 unicornios –startups privadas con valoraciones por encima de $1.000M–, mientras que en 2018 contaba con 4. Desde luego que hay algo más que hype en LinkedIn.

La idiosincrasia multilatina de startups como Nubank, que tratan todo Latam como mercado potencial, justifica sus valoraciones. Tienen mayores opciones de captarlo –por su agilidad y escalabilidad– que players tradicionales (Itaú, por ejemplo, difícilmente va a ser un banco líder en México). Por algo Warren Buffet invirtió en Nubank y no en Bancolombia, a pesar de su expansión centroamericana. En cambio los oligopolios tradicionales tienden a ser nacionales, o con filiales internacionales no muy fuertes –lo justo aquí es excluir a Chile–.

A Nubank le ayuda en su desempeño el hecho de que su negocio sea multilatino, pero también son multilatinos sus mandos. ¿Podría ayudar el auge de las startups multilatinas a la formación de una élite política con conciencia panlatina?

Aterricemos las visiones de la «patria grande» escalable en el fango del día a día empresarial. El costo de contratación de un empleador colombiano puede doblar lo que el trabajador percibe líquido en su bolsillo a final de mes –semejante «cuña fiscal» no le será ajena a los lectores de El Americanista en la Europa latina, si bien por el momento tienen la contraprestación de un Estado de bienestar decente–. Pero la pérdida de poder adquisitivo del trabajador continúa dados los aranceles de más del 35% para los carros, la ropa, y el trago; sin contar el IVA del 19% que paga por consumo y toda clase de impuestos adicionales. A Rappi no le conviene un IVA del 19%, a Nubank no le conviene un impuesto de transacciones digitales, a KAVAK no le conviene aranceles e impuestos de importación de automóviles de más del 25% y a nadie le conviene una población con un poder adquisitivo tan deteriorado.

No es tarea fácil la de esta nueva clase emprendedora. Ni está garantizado el éxito. En muchos casos, la misión es nada menos que la de desarmar el armazón proteccionista, diseñado a imagen y semejanza de intereses arraigados, que en el pasado fueron capaces de capturar al Estado. Pero habiéndose curtido como operadores en esta contextura empresarial tan densa y tan poco conducente, estos nuevos emprendedores incorporan los valores de apertura y eficiencia a su visión para sus países. Es deseable que inviertan parte de su capital social y económico en materializar esas visiones. También pueden trasladar soluciones prácticas al terreno de las políticas públicas. Aunque desde afuera su peso relativo en la economía aún parezca escaso, si asumimos que la historia la hacen las élites conductoras, con visiones claras y recursos para implementarlas, se vienen cambios.

JACOBO RODRÍGUEZ-DE FONSECA | BILBAO

IV. Peritaje peronista

448 palabras. 2 minutos de lectura.

Acuerdo. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha aceptado refinanciar $44.500M a cambio de una vaga promesa del Gobierno argentino de acotar su déficit fiscal –financiado imprimiendo moneda– progresivamente, en los próximos tres años. Es un acuerdo de intenciones para salvar a Argentina del default y el colapso económico total.

  • El Gobierno de Alberto Fernández lo ha presentado prácticamente como un cheque en blanco y un reconocimiento del FMI de la imposibilidad del pago de la deuda ¿Reformas de calado? Eso será cosa (en principio) del próximo Gobierno. Lo trágico del asunto es que la actual irrelevancia de la economía argentina es precisamente lo que evita demasiadas preguntas y allana el acuerdo.

  • El FMI aplaza decisiones difíciles, Kristalina Georgieva procura represtigiarse, y el recuerdo del fracaso de 2001 se mantiene a distancia.

Máximo K. Al acuerdo, convalidado rápidamente por la oposición, siguió un terremoto político, sobredimensionado por el «comentariado» argentino. En realidad, las eternas internas peronistas cada vez cuentan menos. El hijo de Cristina, Máximo Kirchner, dimitió de la jefatura del grupo de parlamentarios oficialistas por discrepancias con el acuerdo. Lejos de ser un desafío abierto a Fernández, no es más que un intento de la familia Kirchner de desvincularse de cualquier efecto negativo del pacto con el Fondo.

  • ¿Afecta a la coalición de Gobierno? No, Cristina y Alberto se siguen necesitando mutuamente. ¿Afecta la estabilidad argentina? Siembra dudas de un compromiso real de implementar las reformas. Pero a juzgar por el plazo del acuerdo, esto ya lo descuenta el FMI de Kristalina, con sus propias prioridades.

En perspectiva. La semana deja otra noticia más sustancial. Los chinos construirán y pondrán en marcha la cuarta central nuclear del país, Atucha III, previa inversión de $8.000M. Murmullos en Washington. China lleva casi dos décadas buscando una gran inversión en Argentina que no termina de concretarse, desde el inicio de la construcción de las represas en el feudo de los Kirchner en la provincia de Santa Cruz.

  • A Pekín llegó Fernández; a la inauguración de los JJOO de invierno. Buscará inversiones y yuanes para apuntalar sus menguantes reservas internacionales, y un respaldo alternativo a Washington.

  • Un grupo de académicos viene hablando de «no alineamiento activo» para Argentina –y Latam– entre superpotencias en pugna. Lo cierto es que Fernández está en aprietos en casa, y la necesidad no conoce leyes. Hizo escala en Rusia, donde dijo «Tenemos que ver la manera de que Argentina se convierta de algún modo en una puerta de entrada para América Latina, para que Rusia ingrese en América Latina de un modo más decidido».

  • Desconcertante, teniendo en cuenta el pacto con el Fondo y la situación en Ucrania. Su jefe de prensa no tuvo una tarde tranquila.

Olavo de Carvalho (1947-2022)

El 24 de enero falleció en Richmond, Virginia, el profesor brasileño Olavo de Carvalho. La opinología mainstream anunció su muerte con desprecio y altanería: poco se ha dicho de él en la prensa internacional que no fuese sobre el tiempo que dedicó a la astrología y sus posiciones frente a la situación pandémica.

Olavo estaría sereno: siempre fue un outsider. Uno brillante. Autodidacta, renegó de la academia y se aventuró al estudio de la filosofía, la literatura, la teoría política y los fenómenos religiosos y esotéricos. Comenzó su vida intelectual con intensas incursiones en el marxismo y el islam. Luego descubrió el catolicismo. Dedicó el resto de su vida a enfrentar el problema humano de la nueva configuración mundial, sin detenerse ni moderarse un ápice: «a moderação na defesa da verdade é serviço prestado à mentira».

Como los antiguos eruditos, Olavo no ganó su reputación escribiendo artículos científicos insulsos, sino decenas de libros, acompañados de cursos de filosofía abierta que formarían gran parte de la clase dirigente del Brasil de hoy, siendo entonces artífice principal de la «nueva derecha».

Sus ideas irrumpieron en el terreno de la acción política en 2018: el presidente Jair Bolsonaro y Olavo no se entienden por separado; son teoría y praxis del conservadurismo brasileño. Desde el despacho de Olavo en Virginia, donde residía amenazado hacía décadas, se recomendaron miembros fundamentales del gabinete federal tal y como el excanciller Ernesto Araújo, el exministro de educación Abraham Weintraub y el asesor Filipe Martins.

El desconocimiento deliberado sobre su figura que profesan la mayoría de comentaristas políticos separa al mundo de la realidad del Brasil de Bolsonaro. Con todo, el siglo XXI brasileño se ha ido desenvolviendo tal y como el Olavo predijo. Olavo tem razão, rezaban los carteles contra Dilma, ya en el 2015. D.E.P.

MARCOS SUÁREZ SIPMANN | RIBADESELLA

V. Actores alternativos en Latam (VI): Israel

789 palabras. 4 minutos de lectura. 8 fuentes.

Israel -9M de habitantes y trigésima economía mundial por PIB– mantiene relaciones diplomáticas plenas con todos los países latinoamericanos excepto Cuba, Bolivia y Venezuela. Ha firmado acuerdos de libre comercio (TLC) con México (en vigor desde 2000) y Colombia (desde 2020). El TLC con Panamá es su primero en América Central.

Panamá. A 2 años de la entrada en vigor del TLC se han fortalecido unas ya excelentes relaciones bilaterales. Se exploran temas beneficiosos para Panamá: energía, educación, high tech, tecnologías médicas, agricultura y recursos hídricos.

  • El posicionamiento de Panamá como hub y líder en banca digital es una oportunidad de expansión comercial para Israel. La comunidad judía panameña, unos 16K individuos, constituye una fuerte presencia en un país de tan solo 4M.

Mercosur. En 2007, Israel se convirtió en el primer país no latinoamericano en firmar un TLC con Mercosur, que entró en vigor en 2011

  • Israel es un país con un ingreso per cápita muy elevado y una franja de consumidores de perfil muy alto. Mercosur, una plataforma para la industria y tecnología israelí.

Guatemala y Honduras. Son dos de los nueve países que en 2017 –los únicos en Latam– se opusieron a la resolución de la ONU que condenaba la decisión de EEUU de reconocer a Jerusalén como capital de Israel. Guatemala trasladó su embajada de Tel Aviv a Jerusalén en 2018. Israel ha donado a Guatemala vacunas, equipo de protección de personal, respiradores a hospitales, así como productos para la recuperación agrícola.

  • En octubre la Liga de Amistad Parlamentaria Guatemala-Israel, apoyó la iniciativa «Economía a Cambio de Seguridad» entre Israel y Gaza, presentada por el ministro de exteriores, Yair Lapid. Primer y único apoyo en Latam a la iniciativa.

  • El expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, viajó a Jerusalén para la inauguración de la Embajada. Se reunió con empresarios, académicos, líderes religiosos y autoridades sanitarias. Con el premier Naftalí Bennett firmó memorandos en agricultura, educación, innovación y salud acordando profundizar la cooperación en alta tecnología y cibernética.

  • En Centroamérica y Latam en general, Israel ocupa un lugar privilegiado en el imaginario evangélico; muchas corrientes sienten devoción por el Estado de Israel.

El Salvador y Colombia. Se inicia una nueva era en las relaciones con El Salvador. Durante año y medio Israel no había tenido embajador en este país amigo, cuyo cónsul en Ginebra salvó en su día la vida de miles de judíos otorgando documentos oficiales salvadoreños en una Europa ocupada por los nazis.

  • En Mashav –programa de educación de la cancillería israelí para entrenar a extranjeros en medicina, agricultura y tecnología– Colombia es el país latinoamericano con más alumnos.

Nicaragua, polo opuesto. En el acto de asunción de Daniel Ortega, estuvo presente el vicepresidente de Asuntos Económicos de la República Islámica de Irán, Mohsen Rezai, acusado de ser partícipe intelectual del atentado contra el centro de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

  • Jonathan Peled, Director de la Cancillería de Israel para Latinoamérica, repudió el hecho, calificando la presencia de Rezai como «afrenta a las víctimas del atentado y a las normas del derecho internacional».

Fisgón histórico. El voto latinoamericano fue fundamental en la Resolución 181 en 1947 para el establecimiento de Israel. Guatemala fue el segundo país del mundo en reconocerlo oficialmente en 1948.

  • Los dos casos más graves de ataques contra objetivos israelíes: en 1992 un ataque suicida contra la embajada en Buenos Aires mató a 29 personas y en 1994, el atentado contra la AMIA causó 85 víctimas mortales. Hezbolá e Irán, implicados en ambos.

Startup Nation. Las nuevas empresas israelíes recaudaron un récord de $25.600M, 150% más que en 2020. Más de 30 empresas convertidas en «unicornios» (startups con valoración de más de $1.000M).

  • Israel es referencia mundial en tecnología y áreas como agricultura, agua y alimentación, ciberseguridad, inteligencia artificial y medicina. Cuenta con el segundo mayor número de empresas emergentes en el mundo tras EEUU. Y el tercero de empresas que cotizan en el NASDAQ.

  • La «Experiencia IN en Israel», creada por Conexión Israel y el Instituto Cinman, permite a personas de Latinoamérica y España conocer las empresas, instituciones y figuras clave en el éxito del ecosistema innovador israelí. El programa de marzo próximo incluye visitas a startups, instituciones públicas, empresas, espacios de networking, un encuentro con la Autoridad de Innovación de Israel, etc.

Diáspora. Tras alcanzar en los 60 un pico de 500K, la población judía en Latam hoy se estima en algo más de 300K. La más importante, la de Argentina, casi 200K (seguida de Brasil, México y Colombia). A su vez viven en Israel más de 120K latinoamericanos. Según números de la Agencia Judía para Israel (Sojnut), organización designada para supervisar y aprobar el proceso migratorio (Aliá), en 2021, 924 argentinos emigraron a Israel (561 en 2020).

UN MENSAJE DE EMAIL METER

¡Hola americanistas!

El equipo de Email Meter quiere tener un detalle con empresas amigas de El Americanista — y por ello queremos ofrecer una licencia gratuita de Email Meter Teams para cinco personas.

¿Qué es Email Meter?

Email Meter es la plataforma líder en estadísticas de correo electrónico. Genera reportes detallados sobre el uso del correo electrónico, para ayudar a equipos y empresas a entender sus hábitos, flujos y mejorar su productividad. Si alguna vez te has preguntado quién de tu equipo envía más correos electrónicos, qué cliente es el más exigente, cómo se compara tu tiempo medio de respuesta con el de otras empresas en tu sector, o cualquier otra información sobre el uso del correo en tu empresa — Email Meter tiene las respuestas.

¿Qué tengo que hacer?

  1. Regístrate con una cuenta gratuita en emailmeter.com
  2. Rellena el siguiente formulario: https://forms.gle/CAWpMwMnc1aS1GRu7

Nuestro equipo se encargará del resto.

∞. América ¿Qué más?

Revista de prensa

     HEMISFERIO

  • FT: Líderes latinoamericanos buscan premios durante JJOO de invierno de Pekín | «Fernández de Argentina y Lasso de Ecuador están en China buscando apoyos para prioridades económicas nacionales, prueba de la creciente influencia de Pekín en la región»

    NORTEAMÉRICA

  • Bloomberg: México hace lobby a empresas estadounidenses para elijan México en vez de China | «Queremos coordinar con EEUU; con grupos empresariales y con el Gobierno, debemos de hacer roadshows en EEUU para concienciar al público de que las ventajas que propiciaron que la manufactura se moviera a China ya no son lo mismo. Los salarios son superiores y los costes de flete se han cuadruplicado»

    GRAN CARIBE

  • EFE: El Senado de Haití pide al primer ministro que entregue el poder este lunes | «El Senado de Haití instó este viernes al primer ministro, Ariel Henry, a entregar el poder a la Cámara alta el próximo lunes 7 de febrero, fecha en la que habría finalizado el mandato del presidente Jovenel Moïse, asesinado en julio de 2021»

    ANDES

  • EFE: El presidente de Perú anuncia nueva recomposición de su gabinete de ministros | «Pedro Castillo, anunció este viernes que recompondrá su gabinete de ministros, tan solo tres días después de tomar juramento al que preside el congresista Héctor Valer, cuyo nombramiento generó una andanada de críticas por las denuncias que este tiene por violencia familiar»

OFRECIDO POR EMAIL METER DESDE MADRID

I. Tema de la semana. Vigencia de la Alianza del Pacífico y la OCDE

1113 palabras. 6 minutos de lectura.

Es noticia. Entre tanta convulsión política en Latam, la ortodoxia económica puede tomarse un respiro. La Alianza del Pacífico (AP) celebró esta semana su XVI Cumbre Presidencial con éxito. El bloque se ensanchará con la entrada de Ecuador como miembro pleno, y se proyectará hacia Asia a través de Singapur, primer Estado Asociado.

  • A la vez, el solapamiento de la AP con la OCDE es cada vez mayor. Perú inició esta semana su proceso de adhesión a la OCDE –junto a Brasil y Argentina, del Mercosur–. Tanto la AP como la OCDE orientan las políticas públicas y fijan estándares en cuanto a gobernanza económica.

  • «A la AP, organismo internacional del neoliberalismo en América Latina, que se constituyó desde 2011 con México, Chile, Perú y Colombia, ya solo le queda un gobierno de derecha», comentó desde México un vocero en la órbita de Morena.

  • No miente: diversos gobiernos latinoamericanos aspiran afianzarse en la AP y OCDE con independencia de su signo político. Preferencias reveladas, diría un economista. «Todo el que en política y en historia se rija por lo que se dice, errará lamentablemente», dijo Ortega.

Vive la AP, entre momias de la integración regional. Gobiernos presuntamente populistas y de izquierda como el mexicano y el peruano están comprometidos con la AP. También Gabriel Boric, quien asumirá la presidencia chilena en marzo, ha dejado entrever que la AP es política de Estado. ¿Hijo de Bachelet o nieto de Allende?, se preguntaba un articulista recientemente. Parece ser que lo primero, como señala la elección del banquero central Mario Marcel para la cartera de hacienda. Huele a Concertación.

  • En cuanto a Ecuador, Lasso cumplirá su objetivo de integrarse en la AP, completando la continuidad territorial del bloque en Sudamérica. «230M de consumidores / 43% PIB LATAM / Octava economía del mundo / 50M de turistas potenciales / Integración Bolsas Valores / Promoción internacional conjunta negocios y turismo / Ventanillas únicas de inversión / Innovación y visión de futuro / Acceso al Asia», se congratulaba su ministro de producción.

  • El lugar elegido para la cumbre está cargado de importancia simbólica y estratégica: Buenaventura es el principal puerto de la bioceánica Colombia, abierto al Pácifico.

El siglo del Pacífico. La incorporación de la República de Singapur como Estado Asociado cobra importancia en cuanto a que el siglo XXI se juega en el océano Pacífico, y ya no en el Atlántico.

  • Singapur se posiciona como un puente hacia y desde Asia-Pacífico. Por la ciudad-estado, a orillas del crucial estrecho de Malaca, transita hasta un 40% del comercio mundial. Si bien el intercambio comercial entre los cuatro países de la AP y Singapur fue de apenas $6.100M en 2019, último año con cifras consolidadas, el intercambio habrá de incrementarse con arreglo al Tratado de Libre Comercio firmado durante la Cumbre.

  • Por otro lado, los dos brazos inversores estatales de Singapur están presentes en Latam hace décadas. El fondo GIC, antes conocido como Government of Singapore Investment Corporation, es un fondo soberano que gestiona $360.000M en activos. Se define como «global connector, particularly to Asia». Tiene el 3% de sus posiciones en Latam. El otro es Temasek, con $283.000M gestionados y el 20% de su cartera en América. Ambos cuentan con oficinas en Brasil.

El fisgón histórico. Singapur también es relevante como modelo de desarrollo. En unas generaciones, ha pasado de ser un pedacito de tierra con tensiones étnicas de puertas para dentro, y rodeado de vecinos hostiles puertas para afuera, a gozar de una renta per cápita de $60K. Hablar de desarrollo en Singapur es hablar de su principal hombre de estado, Lee Kuan Yew (1923-2015) –un raro caso de un dictador benévolo, dirán algunos–.

  • En sus memorias From Third World to First, relata como primero llegaron los emprendedores taiwaneses y hongkoneses en los 60, quienes se dedicaron a las manufacturas textiles y jugueteras, intensivas en factor trabajo pero bajas en tecnología. Para colmo, los vecinos de Singapur querían cortar vínculos. Entonces, Lee se inspiró en Israel; su entorno era aún más hostil, pero Israel había conseguido puentear a sus vecinos y enlazarse con Europa y América. Por tanto, Lee se lanzó a atraer manufactureros americanos, europeos y japoneses a producir en Singapur, para después exportar sus productos a los países desarrollados, donde promovía la retirada de aranceles.

  • A diferencia de los emprendedores taiwaneses y hongkoneses, las multinacionales estadounidenses traían tecnología más alta aplicada a operaciones de gran escala, además de los puestos de trabajo. Creían que su gobierno permanecería en el sudeste asiástico y que por tanto sus negocios estaban a salvo de confiscación o pérdida de guerra.

  • Por aquel entonces, las ideas convencionales entre los economistas desarrollistas, así como líderes del tercer mundo, era que las multinacionales no eran más que explotadoras de tierra, trabajo y materias primas baratas. Los teóricos de la dependencia no veían más que la perpetuación de patrones coloniales «but Keng Swee [exviceprimer ministro] and I were not impressed. Teníamos un problema de la vida real que resolver y no podíamos permitirnos ser conscriptos por ninguna teoría o dogma. De todos modos, Singapur no tenía recursos naturales que explotar. Todo lo que tenía era gente trabajadora, buena infraestructura básica y un gobierno determinado a ser honesto y competente. Nuestra obligación era darle a 2M de singapurenses una manera de ganarse la vida. Si las multinacionales podían proveer a nuestros trabajadores empleo y enseñarles skills técnicos y de ingeniería y de gestión, deberíamos acoger a las multinacionales».

  • Hoy más del 85% de la tierra en Singapur es propiedad estatal, y el 81% de la población ocupa viviendas públicas, pero a la vez el capital extranjero es sacrosanto; es solo uno de los contrastes dentro de este pragmático microestado de 5,5M de habitantes.

Aspirar a la OCDE. Un académico argentino toma la huella de la OCDE en Latam perfectamente: «Argentina fue invitada a iniciar proceso de acceso a la OCDE. Ni antioccidental ni antimercado. La carta de intención de Macri la continuó este gobierno. Será complejo lidiar con la OCDE porque estandariza y orienta políticas públicas. El proceso durará años. Es la primera vez en la historia que Argentina inicia proceso de acceso a la OCDE. Menem había presentado carta de intención en 1996 y no prosperó. El pedido de acceso del gobierno de Macri en 2016 se mantuvo por el actual gobierno. México, Costa Rica, Colombia y Chile son países miembros de la OCDE. Brasil y Perú también inician proceso de acceso hoy. La carta de Brasil es de 2017 y la de Perú de 2012. Los procesos de acceso de los países latinoamericanos duraron entre 7 y 10 años. El último en acceder fue Costa Rica en 2020, tras un proceso de 10 años».

EL PACÍFICO ES UNA SOPA DE LETRAS

SEBASTIÁN GENNARI | MIAMI

II. Momento M&A en Latam

942 palabras. 5 minutos de lectura. 17 fuentes.

Es noticia. En 2021 el volumen mundial de fusiones y adquisiciones (M&A, por sus siglas en inglés) sobrepasó los $5B por primera vez. Fue una consecuencia más del frenesí bursátil de la pandemia, que ha dotado a las economías desarrolladas de altas tasas de ahorro y bajas tasas de interés. Por ahora, los banqueros disfrutan —con cierta cautela, debemos admitir— de sus bonus, mientras que los inversores, que no siempre salen ganando con estas maniobras, esperan haber obrado bien.

  • La banca de inversión, cuyo principal ingreso son las comisiones por gestionar operaciones de M&A, gozó de un annus mirabilis: a pesar de cierto malestar y nerviosismo de parte de los banqueros, Goldman Sachs rompió su récord histórico en el tercer trimestre del año pasado, y todo JPMorgan se habrá llevado $45.000M.

  • Parecida ha sido la historia en Latinoamérica, donde el número de fusiones y adquisiciones —3.633— subió un 40,61% en comparación a 2020, mientras que el monto de las mismas —$166.781M— representó un incremento del 111,66%; el capital riesgo registró cifras similares. Fue, en definitiva, un año de más transacciones en general y de transacciones más grandes en particular.

El balance. Con sus 2.560 transacciones, Brasil, primera economía latinoamericana, supera con creces a los demás países de la región; México y Chile, con 394 y 349 transacciones, respectivamente, lo acompañan en el podio. Colombia, Perú y Argentina también han disfrutado de buenos ciclos, de ahí el énfasis de JPMorgan en su hub de Buenos Aires, donde estarán 450 de los 500 empleados que prevé agregar a su plantilla regional.

  • Pero no hay por qué pensar que la gran remontada se limita a las grandes economías: con el propósito de hacerse con la totalidad de las acciones de la telefónica Tigo Guatemala, la luxemburguesa Millicom (Tigo) pagó $2.200M por el 45% restante. Millicom, agregamos de paso, es una entidad curiosa: si bien su sede está en Luxemburgo y su capital fundador fue mayoritariamente sueco, su mercado principal es Latinoamérica y su director ejecutivo es colombiano.

  • También causan furor las tecnológicas latinoamericanas: las más notorias han debutado en Nueva York y, lo que es más, han sido mencionadas en El Americanista, pero otras tantas han sido adquiridas o se han fusionado con colosos preexistentes. Según el reporte anual de Transactional Track Record, el sector tecnológico es el más pujante: en efecto, en Brasil, Argentina, Colombia y Perú fue el sector con más operaciones, desterrando incluso al sector financiero.

Influjos e inflación. Ante semejante desempeño, ¿por qué la banca no se duerme en los laureles? Lo cierto es que el año nuevo trae vistas traslúcidas e inciertas. Permanecen interrumpidas las cadenas de suministros, esta vez sin el exigente resorte de la reapertura. Y, en lo atinente a Latinoamérica, causan dolores de cabeza la inflación y los quebrantos políticos ocasionados por la ola antiincumbente a la que antes nos hemos referido.

  • La inflación, sin embargo, puede estimular las transacciones de M&A. Es lo que se está viendo en Brasil, de cuyo tétrico panorama económico ya hemos hablado. Ante la recesión, la altísima inflación y unos tipos de interés que se han quintuplicado en menos de un año, las compañías más jóvenes y débiles se muestran vulnerables a agresivas ofertas de pública adquisición, aunque quizá no al estilo de los 80. Además, los elevados intereses eliminan el financiamiento como opción, y la volatilidad del índice Bovespa —aunque de igual forma podríamos referirnos a los mercados yanquis— agiganta los riesgos de salir a bolsa.

  • Más discutible resulta la cuestión política. En Chile se han calmado las aguas: entre Boric y los inversores ha surgido una suerte de resignación cordial, y el presidente electo, procurando evidenciar su reciente moderación, ha designado a Mario Marcel, presidente del Banco Central, como su futuro ministro de Hacienda. En Brasil, sin embargo, apenas comienza la ansiedad preelectoral, pero lo cierto es que tanto Lula como Bolsonaro son, a su manera, candidatos pro-business.

  • En todo caso, el capital yanqui se muestra impertérrito. Los estadounidenses se mantienen como los principales compradores en las grandes economías latinoamericanas, invirtiendo $17.024M, $4.895M y $4.785M en activos brasileños, mexicanos y chilenos, respectivamente. Se inmiscuyen los canadienses y los europeos, liderados por España y Reino Unido, pero lo más interesante es la penetración del cauteloso capital asiático. Limitándonos al mercado de M&A brasileño, las firmas chinas invirtieron $906M; las japonesas, $1.827M, y las singapurenses, $4.313M.

Patria Grande. Habida cuenta de los influjos de capitales extranjeros, nos place confirmar que el mercado interno de la región ha madurado. Se concluye un número sorprendente de operaciones intrarregionales, y las multilatinas invierten en Europa y Norteamérica. El fenómeno lleva algún tiempo fraguándose, y el Real Instituto Elcano lo ha analizado, centrándose en la Península.

  • De tal forma, los argentinos invierten $2.291M en Brasil y $656M en México, mientras que los brasileños invirtieron $2.557M en Chile, $505M en Países Bajos y $448.03M en Australia. Los mexicanos, procurando diversificarse y evitar el «riesgo político», se decantan por EEUU y España, donde compran $2.223M y $967M, respectivamente. Los chilenos, en tanto, muestran una marcada preferencia por las operaciones de M&A en España, donde invirtieron $832M, pero en 2021 acumularon posiciones en torno a los $500M en Perú, Colombia y Brasil.

  • Más allá de las cifras generales, se prevé un 2022 repleto de transacciones rimbombantes. La más esperada es la ya aprobada fusión de Televisa y Univisión, que pretenden forjar un cíclope que domine los medios de habla hispana del hemisferio. La startup argentina Ualá, que cuenta con el respaldo de la japonesa SoftBank y la china Tencent, hace lo propio, adentrándose en el mercado colombiano y adquiriendo un banco mexicano para apoderarse de su licencia bancaria.

III. TRIBUNA | EMILIANO J. POLO ANAYA | CIUDAD DE MÉXICO

Venezuela, frontera de la Corte Penal Internacional ///

Como en la infamia también se puede destacar, Nicolás Maduro logró colocarse dentro de un exclusivo grupo a nivel mundial que incluye a Slobodan Milosevic de Yugoslavia, Muamar Gadafi de Libia, Omar al-Bashir de Sudán o Laurent Gbagbo de Costa de Marfil. El nuevo fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, visitó Venezuela en noviembre de 2021 y sostuvo que es necesario comenzar una investigación por posibles crímenes de lesa humanidad de conformidad con el Estatuto de Roma. Es la primera ocasión en que la CPI inicia una investigación en un país americano.

Como reacción a la decisión, Maduro, cínicamente «[consideró] que las denuncias deben ser investigadas en el país por las instituciones nacionales creadas para tal fin»; abusando del principio de complementariedad que rige al Estatuto. Dicho principio obliga a la CPI a operar en el supuesto de que las jurisdicciones nacionales no ejerzan (o no puedan ejercer) su competencia. El artículo 1 establece que «[La CPI] estará facultada para ejercer su jurisdicción sobre personas respecto de los crímenes más graves…y tendrá carácter complementario de las jurisdicciones penales nacionales».

El mismo día en que el fiscal Khan anunció la apertura de la investigación, se firmó el Memorándum de Entendimiento por el que el gobierno venezolano promete adoptar medidas necesarias para asegurar la efectiva administración de justicia y coadyuvar en la investigación. Decisión criticada por ser evidente que el poder judicial, al menos desde la captura del Tribunal Superior de Justicia en 2004 por Hugo Chávez, ha sido cómplice de los abusos del gobierno por medio de detenciones sin evidencia, órdenes de arresto de forma posterior a detenciones ilegales y demoras procesales.

Desde febrero de 2018, la exfiscal, Fatou Bensouda, sostuvo que existían fundamentos suficientes para creer que se cometieron crímenes de lesa humanidad por parte de autoridades civiles, miembros de las fuerzas armadas e individuos afines al gobierno; particularmente a partir de las manifestaciones de abril y junio de 2017 donde, de acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de la ONU, al menos 124 manifestantes murieron y 5,000 personas fueron detenidos de forma arbitraria. Las acusaciones se concentran en el artículo 7 del Estatuto sobre «Crímenes de lesa humanidad», párrafo 1, entre los que se incluye: privación grave de la libertad en violación de normas fundamentales de derecho internacional, tortura y persecución de un grupo o colectividad con identidad propia fundada en motivos políticos. Adicionalmente, en 2018, bajo la Figura de Remisión, seis países (Argentina, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y Perú) solicitaron al fiscal el inicio de una investigación, la cual tiene por objeto «determinar la verdad y si existen o no motivos para formular cargos contra alguna persona»; cabe mencionar que el Estatuto no admite que se invoque un cargo oficial como inmunidad frente a la responsabilidad por crímenes de lesa humanidad. Algunos antecedentes históricos ayudan a comprender de qué forma la investigación contra Venezuela representa una oportunidad única para avanzar la agenda internacional de los derechos humanos.

En julio de 1994, Bill Clinton dio un discurso en la Casa Blanca condenando el genocidio de la población Tutsi por parte del gobierno Hutu en Ruanda. El presidente recibió fuertes críticas por su renuencia a utilizar la palabra «genocidio» durante la condena de los hechos. Para la administración, existía la preocupación de que el uso de la palabra implicaría la necesidad de algún tipo de intervención norteamericana en el conflicto; una resistencia probablemente motivada por el reciente desastre militar de la Batalla de Mogadiscio en octubre de 1993 durante la guerra civil en Somalia.

No obstante, los genocidios de la última década del siglo XX -Yugoslavia y Ruanda- cuestionaron y tuvieron enormes repercusiones en el derecho internacional y, específicamente, sobre uno de los principios rectores de la ONU que comenzaba a percibirse como obsoleto: desestimar la guerra bajo una idea de no intervención. Sin embargo, estos cuestionamientos toparon con pared frente a la naturaleza jurídica de la ONU como producto de la Carta de las Naciones Unidas de 1945, es decir, de un tratado internacional. Resultaba imposible cambiar la estructura y misión de la organización sin un nuevo tratado. La creación de la CPI, junto con la adopción del principio de «Responsabilidad de Proteger» adoptado por todos los Estados miembros de la ONU en la Cumbre Mundial 2005, son dos de los mecanismos creados para superar una idea anticuada de no intervención.

La creación de la CPI también funcionó como solución a otro antiguo problema. Los tribunales que se habían creado para juzgar a criminales de guerra, Núremberg, Tokio, Yugoslavia y Ruanda, fueron tribunales ad hoc. Esto generó fuertes críticas respecto a su legitimidad, al caer en la antigua advertencia ya mencionada siglos atrás por Tito Livio: el vae victis o la «justicia del vencedor». Particularmente, el Tribunal para la ex Yugoslavia fue severamente criticado por políticos serbios, quienes acusaron al Tribunal de dejar impunes los crímenes cometidos por oficiales de la OTAN durante la Guerra de Kosovo en 1999. En conclusión, la creación de la CPI fue el resultado de una acusación, el vae victis, mas la intención de eludir el criterio prevalente de no intervención.

La CPI ha sido atacada por políticos estadounidenses por su falta de legitimidad, ha enfrentado críticas por el bajo número de condenas y acusaciones por un presunto sesgo anti africano. Por otro lado, algunos defensores subrayan la importancia de su existencia por el supuesto efecto disuasivo que ésta puede generar respecto a los crímenes que pretende castigar. Mientras que sus detractores, utilizando ejemplos como la oportunidad que tuvo Idi Amin de refugiarse en Libia y Arabia Saudita después de la captura de Kampala, y siguiendo las ideas del economista alemán, Albert Hirschman, sostienen que es preferible mantener el «costo de salida» relativamente bajo como una de las condiciones necesarias para que los dictadores abandonen el poder. Es decir, evitar la situación en la cual el poder ya no sólo se necesite para mandar, sino para sobrevivir.

La investigación contra Venezuela representa una gran oportunidad para la CPI. Permite ratificar su propósito fundacional de defensa del derecho internacional frente a la manipulación de la idea de soberanía como cortina para la impunidad. En segundo lugar, comienza a romper el supuesto sesgo antiafricano de sus condenas y es una respuesta contundente frente a las recientes acusaciones de prescindencia por parte de EEUU. Adicionalmente, en el plano político, quizá dañe aquella ingenua pretensión de querer atribuir ideología política al crimen cuando éste se encuentra en el poder. En caso de que la investigación no prospere, quizá los venezolanos puedan encontrar cierto consuelo al recordar que los crímenes de lesa humanidad son imprescriptibles.

JORGE LUIS DE LEÓN KOSTKO | MADRID

IV. Putin, padrino de los parias

1006 palabras. 5 minutos de lectura. 10 fuentes.

Ante el conflicto en Ucrania, conviene repasar la política exterior rusa, desde su lógica más fundamental, hasta sus ramificaciones en el hemisferio que nos ocupa en El Americanista.

En perspectiva. La política exterior rusa tiene poco o nada que ver con la afinidad ideológica o con la forma de gobierno de sus aliados. Esto es fácil perderlo de vista; ya sea por la fuerza de la narrativa neocón; la división del mundo entre izquierda y derecha; o la división entre democracias liberales y regímenes autoritarios.

  • La estrategia rusa difiere de la china –más comercial– y de la estadounidense –que promueve o impone su modelo político y económico–. A Moscú le interesa, llanamente, agrupar mercados y aliados para constituirse como un rival de Washington. Y lo está logrando.

  • Formalmente, Rusia respeta los asuntos internos de cada país, lo que se traduce en la posibilidad de aliarse con cualquier clase de políticos, desde Bolsonaro, hasta Al-Assad y Ortega y Maduro (informalmente, medra según sus intereses, como toda potencia).

  • De esta manera Putin se ha convertido en el padrino de todos aquellos jefes ejecutivos aislados de la comunidad internacional mainstream por ser extremos.

  • La multipolaridad ha sido central en el discurso diplomático ruso desde hace tiempo: a medida que se consolida el bloque de Eurasia, un creciente debilitamiento de EEUU supone la oportunidad perfecta para constituir otros polos civilizacionales bajo el amparo —y la vigilancia constante— del Kremlin.

Bolsonaro, rumbo al Kremlin. Brasil constituye una ocasión quizás atípica para la presencia rusa en América Latina, ya que la costumbre eslava ha sido de alinearse con líderes de izquierda en el continente. Pero no es atípico visto desde una perspectiva global, tomando en cuenta el objetivo predominante de la multipolaridad. Rusia no se ha alineado con la izquierda latinoamericana, sino contra el hegemón y contra «Occidente» y su manera de hacer las cosas. De este modo, en otras latitudes, Moscú se ha acercado a Irán, Siria y Hungría.

  • Desde hace un tiempo, Putin ha elogiado ampliamente a Bolsonaro y le ha invitado a visitarlo a Moscú, un viaje que se ha confirmado esta semana para los días 14-17 de febrero. Bolsonaro pareciera abocado a los brazos del Kremlin, ante el odio que le profesa «Occidente».

  • En seno del bloque de los BRICS –Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica– los dos mandatarios ya han sostenido conversaciones y, aunque son relevantes las grandes inversiones rusas en el país sudamericano, lo que realmente llama la atención es la capacidad rusa para jugar «entre dos aguas» y su capacidad para proyectarse como potencia líder de los países «excluidos».

Rusia en Venezuela. Venezuela constituye el centro operativo desde donde emana la actividad rusa hacia el resto del continente. Las relaciones entre Moscú y Caracas se acentuaron con Chávez y se han intensificado con Maduro. La presencia militar rusa en Venezuela no es simplemente una realidad reconocida por la comunidad internacional, sino que también existen declaraciones recientes de chavistas disidentes que afirman que la presencia es aún mayor que la que se conoce.

  • En los desfiles militares venezolanos marchan tropas rusas y los acuerdos de compra armamentística son el pan de cada día: esto viene ocurriendo desde hace tiempo.

  • Puede resultar curioso cómo se han afianzado relaciones de otra índole: cada vez se ven más turistas rusos en las playas del Caribe venezolano, algunos han aparecido habitando en barrios marginales de las principales ciudades del país, otros han abierto pequeñas y medianas empresas y suena música rusa en conciertos estatales.

  • No es de extrañarse que los rusos se sientan particularmente cómodos con el capitalismo abstracto y oligárquico del nuevo chavismo. En este sentido, los rusos no han dejado de ignorar la posibilidad, ya prevista, de una paulatina privatización del sistema petrolero venezolano: quieren estar ahí cuando esto pase. Eso es lo legal.

  • Por otro lado, los intereses comerciales más turbios de Rusia en el país sudamericano, que nadie sabe muy bien cómo operan, se enfocan en el Arco Minero del Orinoco, una zona de delicada seguridad donde confluyen múltiples actores armados, como delincuentes comunes y guerrillas colombianas, pero donde a la vez se encuentran, en el subsuelo, cientos de miles de toneladas de diamantes, oro y coltán. Los rusos están mirando hacia el futuro: su presencia en Venezuela no sólo significa presencia militar cerca de EEUU, sino también recursos naturales a más no poder y un acceso directo al agua del Amazonas.

Rusia en Cuba. Es la más antigua amistad regional de Rusia, heredada de la Unión Soviética. Son bien conocidas la Crisis de los misiles y la visita de Fidel a Moscú hace casi sesenta años. Aunque ha modulado su intensidad a través del tiempo, es una realidad: los rusos están a poco más de 140km de la Florida.

  • Más allá de la cansina retórica con la que se inunda todo informativo sobre el asunto, la prensa cubana viene reportando desde hace meses la constante llegada de ayuda humanitaria rusa a la isla, cientos de millones de toneladas de insumos de toda índole.

  • Si bien el pie de fuerza ruso en Cuba se ha ido disipando, el foco de la cooperación, reiterada hace un par de días por los mandatarios de ambos países, es, por supuesto, la industria militar. A principios de diciembre del año pasado, la directiva del Servicio Federal para la Cooperación Técnico-Militar ruso anunció que, aunque Cuba posee «suficientes armas», es necesario «elevar el nivel de su competencia, brindar capacitación y transferir las tecnologías que tenemos».

  • Más allá de una tenue cooperación a nivel comercial y turístico a nivel privado, la relación no parece trascender de lo netamente geopolítico.

En Nicaragua. La presencia rusa se articula de una manera interesante. Aparte de los típicos acuerdos de cooperación militar, los eslavos operan —de paso muy cerca a la Embajada de EEUU— un satélite calificado «de espionaje» por el Pentágono, similar a otro que poseen en Argentina. Por otro lado, hace un par de meses una delegación nicaragüense integrada por los hijos de Ortega firmó en Moscú un acuerdo de cooperación bilateral en materia energético-nuclear.

UN MENSAJE DE EMAIL METER

¡Hola americanistas!

El equipo de Email Meter quiere tener un detalle con empresas amigas de El Americanista — y por ello queremos ofrecer una licencia gratuita de Email Meter Teams para cinco personas.

¿Qué es Email Meter?

Email Meter es la plataforma líder en estadísticas de correo electrónico. Genera reportes detallados sobre el uso del correo electrónico, para ayudar a equipos y empresas a entender sus hábitos, flujos y mejorar su productividad. Si alguna vez te has preguntado quién de tu equipo envía más correos electrónicos, qué cliente es el más exigente, cómo se compara tu tiempo medio de respuesta con el de otras empresas en tu sector, o cualquier otra información sobre el uso del correo en tu empresa — Email Meter tiene las respuestas.

¿Qué tengo que hacer?

  1. Regístrate con una cuenta gratuita en emailmeter.com
  2. Rellena el siguiente formulario: https://forms.gle/CAWpMwMnc1aS1GRu7

Nuestro equipo se encargará del resto.

∞. América ¿Qué más?

Revista de prensa

     NORTEAMÉRICA

  • LPO: El asesinato de una periodista que pidió ayuda a López Obrador sacude a México | «Lourdes Maldonado tenía un conflicto con el ex gobernador oficialista, Jaime Bonilla, y había pedido ayuda a AMLO en una conferencia de prensa por presiones y amenazas de muerte»

    GRAN CARIBE

  • AP: Xiomara Castro asume en Honduras | «Castro, quien ganó la Presidencia con un amplio margen de votos el 28 de noviembre, juramentó en medio la incertidumbre política luego de una crisis en el nuevo Congreso Nacional desatada en torno a quién presidirá ese órgano»

    ‌‌ CONO SUR

  • elEconomista: Argentina llega a un acuerdo con el FMI para reestructurar su deuda a cambio de frenar su déficit e inflación | «Según explicó el ministro de Economía, Martín Guzmán, el acuerdo supone que el Gobierno se compromete a equilibrar sus gastos presupuestarios para 2025: pasará de un déficit del 2,5% este año a uno del 0% para entonces. El objetivo de este punto es frenar la emisión monetaria, ya que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) financia el déficit del Gobierno con la impresión de nuevos pesos. Este círculo vicioso ha provocado una inflación disparada, que ha superado el 50% anual en dos de los últimos cuatro años, lo que está detrás de los grades desequilibrios macroeconómicos que sufre el país, como la fuga de capitales, el mercado negro de cambios o la devaluación permanente del peso»

  • El País: La generación de la protesta chilena entra en La Moneda por la puerta grande | «Gabriel Boric llega a la sede del Gobierno arropado por quienes lideraron, junto a él, las protestas universitarias de 2011»

OFRECIDO POR EMAIL METER DESDE MADRID

SEBASTIÁN GENNARI | MIAMI

I. Tema de la semana. La isla redimida: República Dominicana

1005 palabras. 5 minutos de lectura. 14 fuentes.

Es noticia. Esta semana empezó en Madrid la Feria Internacional de Turismo (Fitur), evento culmen de la industria turística latinoamericana. Buscando enfatizar el retorno a la normalidad, se ha apostado por la vieja estética Deloitte-Zarzuela: la apertura ha contado con la presencia de los Reyes, así como de representantes de 107 países y 6.933 empresas. Debemos destacar, con evidente sesgo, la asistencia de 17 países latinoamericanos —seis más que en la telemática edición 2021— y de EEUU.

  • Recuperada la presencialidad, elemento sine qua non para un evento que depende de sus pabellones y espectadores —además de reuniones privadas entre gobiernos e inversores—, los partícipes lucen optimistas. Bien saben que la recuperación total no llegará hasta 2023, pero presagian un 2022 exitoso, sobre todo cuando se disipen los temores a causa de la variante ómicron.

  • Es posible que pequen de ingenuos: la Organización Mundial del Turismo (OMT), también asentada en Madrid, ve poco halagüeñas las cifras de 2021, posponiendo hasta 2024 el total restablecimiento del sector. En cuanto a volumen de turistas, la Europa mediterránea sólo ha recuperado un 54%; Centroamérica, 56%, y el Caribe, 37%. Podría decirse, eso sí, que los turistas pospandemia son de mejor calidad: son más largas y costosas sus estancias.

Lo tiene todo. La excepción es República Dominicana, socio invitado de esta edición de Fitur. Al presidente Abinader, anteriormente empresario hotelero, le satisfará el protagonismo, pero este no será el único galardón: llegó a Barajas el lunes y anticipa reunirse con el Rey, Pedro Sánchez y José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid; ser agasajado por la diáspora dominicana, y cenar en el Wanda Metropolitano, cortesía del Atlético de Madrid y la OMT.

  • Lejos del fatalismo de la OMT —y del optimismo infundado del resto de Fitur—, República Dominicana se ha recuperado casi por completo, si bien pudiera tambalearse por la variante ómicron. En 2021 arribaron 4,97M de turistas, es decir, un 77,05% de los 6,44M de 2019; pero el país se repuso en el último trimestre, recibiendo 728K de turistas en diciembre, la cifra más alta jamás registrada.

  • La nueva consigna de Santo Domingo es recuperar el turismo europeo, para el cual tiene en Madrid su hub perfecto, de ahí la insistencia de Jacqueline Mora, viceministra de Turismo, en que «las relaciones con España son obligatorias». En efecto, ambos países han concluído un acuerdo de transportes aéreos cuyo propósito es amparar los vuelos entre República Dominicana y terceros países, utilizando la Península como enlace.

  • El Gobierno dominicano pretende acrecentar la ocupación hotelera, pasando del 60% actual al 80%, y diversificar su oferta turística, alejándose del modelo todo incluido. Apelando a un turista más joven y urbano, el Estado está «revitalizando» la Ciudad Colonial de Santo Domingo, mientras que en Miches (costa atlántica) busca desarrollar el ecoturismo. En Fitur ha declarado que ofrecerá $250M en préstamos a inversores.

La clave. No es secreto que el país pasa por un buen momento, al menos en términos relativos. Dejando a un lado nuestro enfoque turístico, la economía creció más de un 10% en 2021 y se benefició de un influjo de $10.403M en remesas; el Presupuesto General del Estado incluso se quedó corto en su proyección de ingresos, de manera que el déficit pudo reducirse al 2,7% del PIB, a pesar de haber destinado el 4% del PIB a estímulos por la pandemia.

  • Existe un amplio consenso proturismo. Como señalaba a El País el ministro David Collado, el turismo, lejos de ser un «lujo», es la «principal lanza» de la economía dominicana. En 2019, por ejemplo, las divisas turísticas ascendieron a $7,47M (8,4% del PIB); en 2021 prometen al menos $5.000M. Salvo un renacimiento de las manufacturas, el turismo es simplemente imprescindible para la República; a esto se debe su empeño, incluso a mediados del año pasado, en abrir las fronteras.

  • El turismo es de los principales beneficiarios de la estabilidad del país. Se trata, en fin, de una economía plenamente predecible: el peso está en perenne, pero controlada, caída frente al dólar, y el Banco Central actúa cuando la devaluación se excede.

  • El país es gobernado, sin importar el partido, por unos mandos completamente desideologizados. En 2020 tomó las riendas del Estado el PRM, suplantando al PLD, que había gobernado los 16 años anteriores. Fueron unas elecciones marcadas por el desgaste del oficialismo, envuelto en un sinnúmero de escándalos de corrupción, pero el trasfondo ideológico resultó idéntico: corruptos o no, según el parecer, son todos desarrollistas pragmáticos.

Marca España. Al inmiscuirse en el turismo dominicano, resulta interesante comprender el papel del capital español. Podría esperarse, tanto por proximidad geográfica como por compenetración económica, que preponderase el capital yanqui, como de hecho lo hace cuando contabilizamos toda la inversión extranjera directa, llevándose México la plata y España el bronce.

  • No es así en el turismo: los estadounidenses ocupan el primer lugar en cuanto a turistas se refiere (los españoles el séptimo), pero la inversión hotelera española representa un 70% de la industria. El capital peninsular se estructura bajo Inverotel, un consorcio de 16 familias hoteleras, entre ellas Meliá, Iberostar y Riu.

  • El predominio de los hoteleros españoles en el Gran Caribe es innegable, pues los mexicanos, deseosos de conservar su boom pospandemia, también se reúnen con ellos. En República Dominicana, considerada por Inverotel como su mercado de mayor crecimiento, la relación es plenamente simbiótica: en octubre las 16 cadenas se comprometieron a invertir $500M al cabo de tres años.

  • Impera el optimismo en la primada de América, que haría bien en recordar los versos del español Francisco Villaespesa, amante-viajero del país. «¡Ten confianza! / Con este Signo todo se alcanza, / porque es el signo de Redención. / Solar de veinte pueblos hermanos vela tus fuerzas, y aunque los grillos / sierren los huesos de tus tobillos / y entre cadenas sangren tus manos, / ni en los sudores de tu agonía / doblegues nunca tu frente: / pon el pasado sobre el presente / y en tu futuro de luz confía». Se cumplen 100 años de la publicación de su poemario Isla cruxificada.

JULIO A. FRANJUL MEJÍA | SANTO DOMINGO

II. La gran liquidación ideológica dominicana

1054 palabras. 5 minutos de lectura. 2 fuentes.

Salta a la vista de cualquier observador que ponga sus ojos por primera vez en la vida política de la República Dominicana la aparente inexistencia de antagonismos ideológicos de los partidos en pugna por el poder. Fuera de actores políticos individuales, y varios partidos minoritarios con escasa o ninguna representación, los grandes partidos de la actualidad mantienen una similitud e igualdad en cuestiones políticas, económicas y sociales.

El fisgón histórico. No siempre fue así. A partir de los años 60, con la muerte del dictador Rafael Leónidas Trujillo, y con la 2ª intervención estadounidense en 1965, surgieron una serie de partidos políticos que representaban distintas corrientes ideológicas que encontraban asidero en ciertos sectores de la población.

  • En primer lugar, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), de corriente liberal-democrática, fundado por Juan Bosch. Bosch fue una figura de primer orden, ocupando la silla presidencial en 1963, y dejando una ingente obra literaria y política.

  • Después surge el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) con la salida de Bosch del PRD. En sus inicios este partido tuvo un alto componente caudillista en torno a la figura de Bosch, quien dotó al mismo de una ideología fundada en sus escritos.

  • Por último, el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), fundado por Joaquín Balaguer, representante del ala «conservadora». A Balaguer, el «zorro de Navarrete», se le ha catalogado de enigmático. Fue presidente títere de Trujillo, desarrolló una obra poética y literaria de suma importancia para RD, y su accionar político determinó la vida nacional desde los años 60 hasta finales de los 90, habiendo ocupado la silla presidencial en cuatro ocasiones.

  • Durante la segunda mitad del siglo pasado, pugnaron demócratas, liberales, y marxistas –y todos ellos en contra del trujillismo y balaguerismo–. Como detallaremos más adelante, tales antagonismos desaparecieron al cierre del siglo con la alianza del PRSC y el PLD en las elecciones de 1996, y la rápida caída del primero.

Una izquierda inoperante. Podría decirse que si la consigna de los yanquis para América Latina en el albor de la Guerra Fría fue «no más Cubas», la izquierda dominicana facilitó el asunto. Juan Isidro Jimenes Grullón, intelectual dominicano de tendencia marxista-leninista, que tuvo una relevancia en la vida política durante Trujillo y postrujillo, pudo avizorar una serie de tendencias dentro de la izquierda dominicana que configuraban su accionar político, y que son claves para entender la desaparición de la izquierda marxista como fuerza política, así como la liquidación de los antagonismos de final de los 90.

  • Lo primero a lo que hacía alusión era la indigencia teórica de estos movimientos (que él catalogaba de «falsa izquierda»). Es decir, la falta de preparación doctrinal en los ideales a los cuales decían representar.

  • Producto de esta indigencia teórica, la falsa izquierda padecía de otros males que impedían su edificación como una fuerza política capaz de hacerse con el poder y mantenerlo. Entre estos se encontraban el aventurerismo, tendencia caracterizada por el emprendimiento de hazañas guerrilleras y terroristas que terminaban con el fusilamiento de sus dirigentes; el oportunismo, actitud política consistente en hacer de la coyuntura el eje y la finalidad del partido; o el seguidismo, que no es más que extrapolar de golpe y porrazo cualquier cuerpo doctrinario o ideológico extranjero (el estalinismo o el maoísmo).

  • Por otro lado, las bases estudiantiles y pequeñoburguesas de estos partidos acentuaban la tendencia de los mismos de coquetear con el poder estatal, más que de construir cualquier proyecto para el proletariado. La preeminencia de la clase media como actor político fue fundamental para que los movimientos más importantes propugnaran por la democracia representativa más que la «dictadura del proletariado».

Ocaso de un gigante y auge del PLD. Las victorias obtenidas en el año 78 y el año 82 por parte del PRD advirtieron a Balaguer de que sus tácticas tenían que someterse a un cambio dentro del electoralismo local.

  • Así, en el año de 1994, tras una crisis electoral, Balaguer arriba a un acuerdo político con su contrincante más importante, José Francisco Peña Gómez, candidato del PRD, en el cual se establecen las bases y las reglas de las próximas elecciones a celebrarse. Peña Gómez, quien se destacó dentro de la Internacional Socialista, había atraído a las masas al PRD con sus grandes dotes de orador.

  • Dichas elecciones se celebraron en el 1996. Balaguer, al verse vencido en primera vuelta por Peña Gómez con un 46% de los sufragios, concertó una alianza con el PLD y su candidato, Leonel Fernández, dándole el apoyo a este y propiciando su victoria. El PRSC caería como fuerza política de primera categoría, y no volvería a renacer y a renovarse como partido.

  • El PRD fue partido de gobierno durante el período 2000-2004. Tras esto, el PLD volvió a gobernar entre 2004-2020. Hasta 2020, PLD y PRD se disputaron el poder manteniendo líneas programáticas iguales.

Nuevo milenio y actualidad política. Los partidos ya no competían en base a antagonismos de carácter ideológico o doctrinario; los cuadros directivos de los distintos partidos no hacían gala de la pureza de sus ideales ni de la bajeza de los contrarios; las corrientes guerrilleras, de corte marxista, sea bajo influencia maoísta o guevarista fueron totalmente liquidadas, solamente quedaron como simbología romántica.

  • En el presente no se perfila ningún futuro con partidos disímiles en cuanto a posiciones doctrinales o ideológicas. El ya mencionado PLD, más el oficialista Partido Revolucionario Moderno (PRM) y Fuerza del Pueblo (FP) se mantienen como los actores principales del sistema, siendo los partidos minoritarios o personas individuales quienes sostienen posiciones radicales o polarizadas entre sí.

  • En el año 2014 tuvo lugar una escisión en el seno del PRD, producto de la cual una parte importante del partido forma el PRM. En 2020, el PRM llega al gobierno de la mano del presidente Luis Abinader.

  • En el año 2019, Leonel Fernández abandona el PLD, producto de elecciones primarias en el seno del partido, resultando en la creación de FP.

¿Desideologización=estabilidad política? Todo lo anteriormente expuesto conecta con la afamada estabilidad política de RD. La carencia de antagonismos ideológicos en las altas esferas de los partidos ha librado al país de los padecimientos de las tempestivas y cruentas batallas electorales que ocurren en otros países de la región. Este clima político, tan propicio para la inversión extranjera, es uno de los argumentos que ha llevado la misión dominicana a Fitur 2022.

III. TRIBUNA | JULIO CASTILLO SAGARZAZU | VALENCIA

Normalización y revolución ///

En el imaginario colectivo está anclada la idea de acuerdo con la cual las revoluciones y los cambios de régimen han sido el resultado de actos extraordinarios que han resuelto en un día contradicciones de siglos anteriores. Todo esto tiene que ver con la épica que, normalmente y a posteriori, los vencedores y sus propagandistas han desparramado sobre la opinión pública.

Así las cosas, pensamos que la Revolución Francesa comenzó con la Toma de La Bastilla y la rusa con la Toma del Palacio de Invierno.

Nada más lejano de la verdad. Cuando esos dos acontecimientos tuvieron lugar, ya habían ocurrido profundas transformaciones económicas, sociales y culturales en esas sociedades. La Francia de Luis XVI estaba dominada culturalmente, en sus clases intelectuales, por las ideas de la Ilustración. El poder económico ya no estaba en manos de la monarquía y la aristocracia. La corte de Versalles era un sindicato de manganzones y parásitos que no producían nada. Las posesiones feudales habían sido vaciadas por los siervos de la gleba que se fueron a las ciudades, aprendieron oficios y, con la platica ganada, devinieron en burguesía de comerciantes y banqueros que terminaron prestando dinero al propio rey y empeñando las joyas de los aristócratas arruinados. Esta clase insurgente no fue la que asaltó la Bastilla, pero fue la que creó y patrocino universidades; creó asociaciones de oficios; se juntó con sus pares de toda Europa y crearon Ligas de comerciantes y finanzas globalizando la economía de la época. Con todo este proceso, ganaron la «batalla cultural» de aquella sociedad y aquel momento histórico (todo ocurrió cientos de años antes de que Gramsci postulara esta estrategia para que los comunistas tomaran el poder).

En Rusia ocurrió otro tanto. Su élite instruida (la mayoría de ella desde el exilio) fue postulando las ideas y creando los partidos que provocaron en 1905 la primera irrupción contra el régimen de los zares. Luego, desarticulada por la guerra, aquella sociedad gobernada por una dinastía de siglos de pericia y acumulación de poder, terminó cayendo en un proceso gradual desde aquel «domingo sangriento» en 1905, hasta 1917, cuando un regimiento de cosacos apostados frente al Palacio de Invierno resolvieron, sin autorización del Soviet de Petrogrado, entrar sin conseguir resistencia alguna. El palacio, por cierto, estaba resguardado por un regimiento femenino de la guardia zarista con quienes terminaron confraternizando y bebiendo té, alrededor de un humeante samovar.

En la historia ciertamente ocurren irrupciones y cambios radicales de régimen, como los que resultaron de los acontecimientos que acabamos de citar, pero lo relevante es que estas transformaciones son el resultado de procesos de acumulación de fuerzas de los grupos insurgentes que suelen pasar por momentos de flujo y reflujo y de desarrollos irregulares y a veces imprevistos.

Lo cierto del caso es que las sociedades siempre combinan estos picos de insurgencia con tiempos de «normalización». Todo esto es el reflejo lejano de lo que ocurre en la naturaleza y en el propio cuerpo humano. En la naturaleza, los procesos de irrupción (los volcanes, por ejemplo), los choques de grandes cuerpos celestes y los mega cataclismos son seguidos por largos periodos de relativa calma. Los cambios geológicos documentados, así lo demuestran.

En la fisiología humana ocurre otro tanto. La vida está asociada al proceso de división celular y de desencadenamiento de tormentas bioquímicas. No obstante, esta frenética actividad, consigue el momento para que las células colaboren entre sí para formar los tejidos, y los tejidos a los órganos para que se cumplan las funciones vitales.

Si estas ideas las aplicamos (con cierta dosis de arbitrariedad, obviamente) a lo que ocurre hoy en Venezuela, podríamos afirmar que luego de la irrupción social de los años del 2013-2019, el país que no logró su Toma de la Bastilla o su asalto al Palacio de Invierno, ha entrado, sin duda en un periodo de relativa «normalización» (comillas exprofeso para evitar la lapidación de quienes van a decir que Venezuela no se ha arreglado. Afirmación con la que estoy de acuerdo. Aprovecho, incluso, para declarar que bajo la aparente quietud, duerme el monstruo de una espantosa realidad social).

En realidad para lo que nos interesa esta temeraria afirmación es para poner en evidencia el que pensamos que es el modelo por el que está apostando el régimen y sobre cómo podríamos (con las reglas del Jiu Jitsu) aprovechar lo que ocurre para hacer avanzar el cambio y el rescate de la democracia y la libertad.

Veamos: en notas anteriores hemos manifestado que la burbuja (con sus dosis de dolarización y expansión del consumo para ciertos grupos), al contrario de ser un desencadenante de adormecimiento social, puede ser aprovechado precisamente para lo contrario. Dicho en otras palabras, deshacerse de la esclavitud de la bolsa CLAP, del bono de la patria y las limosnas organizadas, ha representado la conquista de parcelas de libertad individual que pueden tener su correlato político si se hace lo adecuado para que esto ocurra.

Otro elemento importante a considerar, en esta línea, es que el régimen chavista y el madurista no han tenido éxito en crear lo que los clásicos llamaban «una clase dominante». El enraizamiento de la boliburguesia con la estructura económica del país es endeble y frágil. Los negocios a los que están vinculados estos sectores, aparte de opacos, son de efímera existencia: importaciones desenfrenadas; explotación ilegal de minerales; tráfico de gasolina; contrabando de extracción etc. Su formación como élite social está muy lejos también de lo que ha sido la conducta universal de quienes se preparan para dominar a largo plazo. Las elites suelen formar a sus hijos, estimulan la academia, se hacen rodear de artistas e intelectuales que les ayuden a crear una cultura de largo aliento. En Venezuela, el nuevorriquismo ha producido una casta de gente cuyo fin cultural más importante es demostrar cómo le sobra el dinero. El mal gusto de los barrigones con guayas de oro en las cubiertas de los yates; las filas de Ferraris en los lugares de lujo; la estética «kitsch» de los Guaicaipuros de latón, así lo atestiguan. Sus hijos no están en las mejores universidades de Europa y los EEUU formándose para dirigir el país, sino gastando la plata mal habida de los padres.

Con todo, esta burbuja de relativa «normalización» no ha conducido a un afianzamiento popular de Maduro. Todo lo contrario: incluso las encuestas que revelan un crecimiento sostenido de gente que opina que su situación económica ha mejorado, no revelan un correlato de popularidad hacia el régimen.

Esto último no es un dato menor. Es la prueba elocuente de que es necesario aprovechar este momento para cumplir las tareas importantes en las que las fuerzas democráticas venezolanas deberían estar ocupadas.

En ese sentido hoy se debería estar trabajando en poner orden en la casa. Primero, en rescatar la credibilidad de la dirección política opositora para que vuelva a entusiasmar. Para ello es imprescindible que se haga un profundo balance crítico de la actuación (hasta que duela); una reorganización de las estructuras y un remozamiento del pensamiento. Segundo, prepararse para el próximo desafío político visible y previsible (los imprevisibles suelen agarrar a todas las vanguardias sin pañuelo para el catarro) que son unas eventuales elecciones en 2024. Para ello, las estructuras remozadas deberán ponerse a trabajar para lograr una plataforma y un candidato unitario. Tercero, ir preparando la narrativa del país que se sueña (el Proyecto País es un capital semilla). Cuarto, trabajar como aconseja Gramsci, en el liderazgo cultural del país. No entendido como el intelectual o artístico, que también, sino en el que representan millones de compatriotas que desarrollan iniciativas concretas y tienen contacto concreto con gente de carne y hueso. Una profunda tarea de scouting es necesaria para ubicar las iniciativas, las dotes de líder de miles de esos venezolanos que andan en la búsqueda de una dirección unitaria y de una suerte de «estado mayor» que indique hacia dónde y cómo llegamos a la Tierra Prometida del fin de esta pesadilla.

Eso es lo que voluntariamente podemos decidir. La historia, caprichosa siempre, puede tenernos deparadas otras sorpresas. Si estas llegan, es mejor tener partidos fuertes y fuertes lazos con la gente para no equivocarse en la coyuntura, pero si esos acontecimientos no ocurren hay que ponerse a trabajar en lo previsible y en lo que tiene fecha fija.

Dos años en Venezuela no son mucho tiempo. ¡Manos a la obra!

IV. Crisis en Ucrania: a qué estar atentos en Latam

842 palabras. 4 minutos de lectura. 2 fuentes.

Cuba y Venezuela. A nuestro pesar, abrimos dedicando preciosos kilobytes a una aclaración. Y es que, quien se guíe por los titulares aparecidos en la prensa estas semanas, se imaginará a las puertas de una nueva crisis de los misiles de Cuba. «Rusia amenaza con un despliegue militar en Cuba y Venezuela», tituló el diario mexicano La Jornada. «Rusia amenaza a EEUU con desplegar tropas en Venezuela y Cuba» tituló el ABC de España.

  • ¿Cuál es el origen remoto de esta desinformación? Una respuesta del viceministro de exteriores ruso Serguéi Riabkov a una periodista en una entrevista televisiva lejos de los canales oficiales. La pregunta es «¿Se contempla la posibilidad del despliegue de infraestructura militar rusa más allá de Europa, como en Venezuela o Cuba?». La respuesta de Riabkov: «Yo no quiero confirmar nada pero tampoco puedo descartarlo».

  • Rusia ya cuenta con activos militares en Cuba y Venezuela, es un secreto a voces. Pero la pregunta es si, en base a las declaraciones de Riabkov, existe un aumento real de las probabilidades de un despliegue militar ruso de fuerzas convencionales en el hemisferio occidental. Negativo. Además, la cobertura mediática omite los incentivos de los propios gerifaltes de Maduro, celosos de su soberanía y de sus asuntos propios, que no necesariamente verían con buenos ojos la llegada de tropas rusas.

Latam petrolera. Las implicaciones más evidentes de la crisis se dan en el ámbito energético. Un shock de oferta petrolera rusa derivado de la situación en Ucrania aceleraría la remontada del precio del crudo.

  • Aún cuando Washington publicita su independencia energética –fue exportador neto de energía en 2019 y 2020– y advierte a sus aliados europeos contra la sobredependencia de Moscú, las refinerías estadounidenses están adquiriendo más petróleo ruso que nunca. A falta de una desescalada entre Washington y Moscú, EEUU estaría forzado a salir de compras a por recursos energéticos saudíes, kuwaitíes e iraquíes —pero también latinoamericanos—.

  • En términos económicos, la energía rusa y el venezolana son bienes sustitutivos, pero sobre el crudo caribeño recaen las sanciones de EEUU. Las necesidades petroleras yanquis podrían pesar en el debate sobre su levantamiento, pero ya no existe la interdependencia de antaño con Caracas.

  • En términos fiscales, el auge del petróleo beneficia a los gobiernos de países petroleros que elaboraron presupuestos conservadores en cuanto al precio/barril proyectado. Los beneficia con más margen fiscal para redistribuir hacia sus electorados. Aumentan sus opciones de supervivencia política. En principio sería el caso de México. Ahora bien, PEMEX está diezmada, la refinería de Dos Bocas va tarde –y un 40% por encima de presupuesto–, muchos inversores privados están en stand by, o a la defensiva por sus derechos económicos, o directamente en retirada por el clima de inversión (el plan de AMLO a medio plazo sería no exportar petróleo ni importar gasolina).

  • La panorámica es que Latam está en un momento petrolero, una tesis que hemos sostenido antes, después y durante la COP26 de Glasgow. Ecuador gana atractivo por sus recursos energéticos, pero requiere de inversión: los obstáculos de la política doméstica y la normativa ESG la frenan. Brasil subasta sus vastos campos y obtiene necesitados ingresos fiscales.

Kazajistán y México. Los grandes medios han hallado ecos –y clics– en Venezuela, Cuba y analogías con la Guerra Fría. Para nosotros resulta más interesante la simetría entre México y Kazajistán. Los kazajos comparten la frontera terrestre continua más extensa del planeta con Rusia. Moscú tiene intereses vitales en materia de seguridad y energía en el país. Recordemos que las protestas a principios de año contra el gobierno kazajo ocurrieron a las puertas de las negociaciones entre la OTAN y Rusia sobre Ucrania.

  • La percepción del Kremlin es que no fue un movimiento popular sino otra color revolution patrocinada por Washington: primero las ONG, luego las protestas masivas para derrocar al gobierno incumbente de signo desfavorable. Kazajistán habría sido objeto de un nuevo episodio de «guerra híbrida», semejante al que desembocó en el derrocamiento del gobierno prorruso de Ucrania en 2014. La intención de Washington habría sido comprometer recursos rusos a Kazajistán para mejorar su propia posición negociadora respecto a Ucrania.

  • Retomemos la simetría con México. Si la intención de Rusia fuera ganar bazas negociadoras, presionando a EEUU en «su» hemisferio, sería más interesante intentar desestabilizar México que en acumular tropas convencionales en Cuba y Venezuela. La vía indirecta de un ciberataque a México, por ejemplo, causaría daño real a EEUU y exoneraría de culpas directas a Rusia. Rusia también podría cebarse con los socios económicos clave de EEUU en Sudamérica: Brasil, Colombia y Ecuador. Pero la imbricación de EEUU con México es única: comparten frontera, cadenas de suministro e intereses empresariales, con nombres y apellidos.

  • La idea de influir indirectamente en EEUU a través de su bajo vientre no es descabellada. Si atendemos a la crisis de los opiáceos que asola el país: el fentanilo proviene de China, con parada en México, desde donde cruza la frontera. Puestos a buscar analogías históricas, estamos más cerca de las Guerras del Opio que de una nueva Crisis de los misiles de Cuba.

JUAN CARLOS LOZANO | MADRID

IV. México, en el punto de mira de la gran banca española

916 palabras. 5 minutos de lectura.

Con los fundamentales económicos dejando atrás la larga crisis financiera de 2008 y el efecto Covid, con los beneficios del sector ya en niveles prepandémicos (los bancos españoles cotizados en bolsa ganaron $22.800M en 2021, un 45% más que un año antes), con la expectativa de subidas de tipos, que darán más márgenes al negocio financiero, y con el maná de los fondos europeos, que dinamizarán la actividad económica, la gran banca española vuelve a fijar su punto de mira en Latam, una región con márgenes de beneficio muy sabrosos. Y en la región, México es un objetivo prioritario. Estratégico.

  • En el caso del BBVA para defender su posición de líder y por supuesto los grandes beneficios que le reporta el país, donde logra casi la mitad de sus beneficios, que en 2021 se estima que totalizaron $5.200M.

  • En el caso del Santander, para crecer en el país, fortalecerse y dar impulso a su megaproyecto de un eje Brasil-México-EEUU.

Es noticia. El estadounidense Citi anunció que sale del negocio de banca minorista en México, agrupado en Banamex. No es una cuestión menor: más de 1.200 sucursales, más de 31.000 empleados, más de $35.000M…es decir, una entidad sistémica.

  • No parece ser totalmente un problema de falta de confianza en el país ni de temor a la deriva izquierdista. Citi, que desde 2016 vino vendiendo su actividad de banca de particulares en Argentina, Brasil y Colombia, quiere centrarse en Latam en lo que mejor sabe hacer: banca de inversiones. Tampoco le vendrá mal lo que ingrese por la venta de Banamex: las valoraciones oscilan en un rango de entre $4.500M y $15.000M.

Por qué el Santander es favorito. Para el Santander, México es un país estratégico y los analistas le dan como el principal candidato a llevarse el gato al agua en la operación. Ahora mismo, controla una cuota de mercado en México del 13,3% que le aporta un 10% de los beneficios del grupo. Con Banamex, la entidad de Ana Botín controlaría, si ganase, alrededor del 23% del mercado mexicano y hablaría de tú a tú al líder, el BBVA, que controla un 24%.

Un eje para aspirar el liderazgo mundial. Pero además de la posición de dominio, el Santander quiere reforzar su sueño de crear un eje Brasil-México-EEUU para dominar el podio bancario mundial. Varias operaciones realizadas en los últimos años demuestran esta idea. En Brasil, tras fuertes inversiones, el Santander consigue ya entre ⅓ y ¼ de sus beneficios como grupo. En México, el año pasado realizó una opa para tomar el control total de su filial mexicana, donde ya tiene el 96,1% del capital.

  • También conviene recordar que en 2016, el Santander se hizo con el negocio minorista del Citi en Argentina.

  • Respecto a EEUU, el Santander solo está a la espera de conseguir las autorizaciones necesarias para aumentar su participación en Santander Consumer USA, una filial donde suma 5 millones de clientes y gestiona $150.000M en activos.

¿Se autodescarta el BBVA? Hasta ahora, así lo parece. El que es el gran dominador del mercado bancario mexicano, con una cuota de mercado del 25%, quiere mantener esa posición privilegiada, pero también tiene varios frentes que atender.

  • El primero es que sumar Banamex, en caso de que pujara por la entidad, le otorgaría una posición de dominio cercana al 36% del mercado, lo que chocaría con las autoridades de la competencia mexicana.

  • El segundo es que la entidad lleva años, a nivel mundial, en un fuerte proceso de digitalización impulsado por su anterior presidente, Francisco González, que desde 2008 invertía de manera recurrente entre $675M y $900M anuales en el proceso, con la consiguiente reducción de costes y mejora de la eficiencia, un proceso inverso al que supondría la compra de Banamex.

  • Por último, BBVA quiere centrarse en arreglar su presencia en Turquía, un mercado que considera prioritario por potencial, pero que en los últimos años solo le ha aportado quebraderos de cabeza, entre otras cosas porque el régimen de Erdogan se ha dedicado a favorecer descaradamente a los bancos públicos frente a los privados como Garanti.

¿Y si AMLO tiene un favorito? Como era de esperar, el poder político mexicano, personificado en el izquierdista Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ya se ha dejado oír con fuerza. AMLO, en plena recuperación del Covid, dijo que le gustaría que se mexicanizara el Citi.

  • Como parte del plan, hay quien advierte de que si el Santander se hace con Banamex, la gran banca española controlará la mitad del sistema financiero mexicano, algo que no todos ven con buenos ojos. Por eso, aunque lanzó un mensaje tranquilizador, aclarando que los  extranjeros pueden participar en el proceso, AMLO puso la pelota en el tejado del empresariado mexicano al nombrar a Ricardo Salinas Pliego, Carlos Slim, Carlos Hank González o José Javier Garza Calderón como inversores con los suficientes recursos para vencer en la puja.

  • Eso explica porqué algunos analistas (no financieros, claro) apuntan entre los favoritos a quedarse con Banamex al Banco Azteca, ya que el dueño de la entidad, Ricardo Salinas, parece contar con una simpatía especial por parte de AMLO. ¿Será esta una opción suficiente? AMLO  podría disfrazar ese movimiento intervencionista como un intento de que el empresariado mexicano (el afín, claro) recuperase una parte muy relevante del negocio bancario. Además de entidades como Banorte o Scotiabank, también habría que tener en cuenta una firma como Inbursa, cuyo dueño es el magnate Carlos Slim y donde CriteriaCaixa tiene el 9,1%. Las espadas están en todo lo alto.

∞. América ¿Qué más?

Revista de prensa

     HEMISFERIO

  • EFE: La ciudad de Los Ángeles acogerá este año la Cumbre de las Américas | «La anterior cita, que reúne los líderes del continente americano, se celebró en Lima (Perú) en 2018. Sin embargo, solo en la cumbre celebrada en Ciudad de Panamá en 2015 asistieron todos los líderes de los 35 países que integran la Organización de Estados Americanos (OEA) y a la que se sumó también Cuba. La cita de Lima de 2018 estuvo marcada por la ausencia de Venezuela, a la que Perú le retiró la invitación...Además, en 2018, por primera vez no asistió el mandatario de EEUU...Donald Trump delegó en el vicepresidente Mike Pence»

  • FT: Monedas latinoamericanas señalan daños económicos a pesar del boom de las materias primas | «[Marcos Casarin de Oxford Economics] "Los mercados prevén que este boom no trajo prosperidad, o sea que las monedas no merecen subir. Fue un boom para una docena de compañías que no se tradujo a una prosperidad económica más amplia"»

    GRAN CARIBE

  • AP: Taiwán da 900.000 dólares a Guatemala para cabildeo en EEUU | «Guatemala es uno de los apenas 13 países, en su mayoría pequeños y en desarrollo, que tienen relaciones diplomáticas plenas con Taiwán, escindido de la China continental durante la guerra civil de 1949»

    ‌‌ CONO SUR

  • BloombergLínea: [Chile] Boric presenta a su gabinete: más mujeres y diversidad de partidos | «Todas las expectativas estuvieron puestas en quién dirigirá el destino económico del país. Finalmente, Mario Marcel, el economista más influyente de Chile actualmente, ha decidido aceptar el reto, lo que significa una buena señal para el mercado»

OFRECIDO POR EMAIL METER DESDE MADRID

I. Tema de la semana. Muestra de propagandistas hispanoamericanos

1458 palabras. 7 minutos de lectura. 13 fuentes.

Veteranos y noveles comunicadores sociales, con el español como material de trabajo, se lanzan a segmentar un mercado de 500M de hablantes nativos. A continuación, perfilamos a algunos de ellos. Para poder cerrar el artículo, hemos seleccionado propagandistas que atraen audiencias panhispanas y masivas.

Custodios del centro. El primer gran vocero del demoliberalismo sistémico es Andrés Oppenheimer (Buenos Aires, 1951). Conduce Oppenheimer Presenta, que llega por cable a los hogares de las Américas vía CNN en Español. Su columna de The Miami Herald se republica semanalmente en más de 40 periódicos. Ha sido coganador del Pulitzer, ganador del Premio Ortega y Gasset y del Maria Moors Cabot. Podría decirse que sus 523K seguidores en Twitter lo convierten en un medio de masas unipersonal.

  • De su misma generación es venezolano Moises Naím (Trípoli, 1952), si bien tiene un perfil más político: se desempeñó como ministro de Industria y Comercio a comienzos de los 90, director del Banco Central y director ejecutivo del Banco Mundial. Sindica sus columnas con los principales diarios de América Latina, así como con El País y La Repubblica. Naím también dirige y presenta Efecto Naím, un programa semanal que se transmite en todos los países del continente americano a través de NTN24/DirecTV. Sus libros venden: en 2013, publicó The End of Power. Seguirán vendiendo: acaba de publicar The Revenge of Power. Sus bestias negras: los «aspirantes a autócratas» Trump, Putin, Orban, Bolsonaro. 250K seguidores en Twitter.

  • En este saco cabe Jorge Ramos (Ciudad de México, 1958), el célebre presentador de Univisión, el gigante para el mercado hispano de EEUU que estos días completa su fusión con la mexicana Televisa.

  • De México es León Krauze (Ciudad de México, 1975), aparente relevo generacional, elevado a co-conducir el Noticiero Univision Edición Nocturna hace apenas días. De la camada de Krauze Jr. es Carlos Loret de Mola (Mérida, 1976), impulsor de la plataforma digital Latinus, desde donde carga contra AMLO día sí, día también. 8.8M de seguidores en Twitter. Parece que las voces mexicanas seguirán dominando los noticieros panamericanos.

La cara amable de Moscú. Inna Afinogenova (Daguestán, 1989) se presenta como «Periodista. Amplia experiencia en injerencias. Es por su bien». Su introducción anticipa el tono de su exitoso semanario auspiciado en YouTube, Ahí les va: una crítica heterodoxa e irónica de la realidad iberoamericana. Formalmente, es la subdirectora de la página web de la cadena de noticias propiedad del gobierno ruso RT en Español.

  • Afinogenova le pega a todos, aunque a algunos más que a otros: en su retórica aguerrida permea el mundo multipolar ansiado por el Kremlin. Ya supera 1M de suscriptores en YouTube. Recursos limitados; bien dirigidos; máxima influencia. Los rusos acostumbran a golpear por encima de su peso, valga el anglicismo. Es una producción excelente. «Tenía que vincular mi vida al idioma español», dijo recientemente al digital cubano Cubadebate.

Frontera friki. Alfredo Jalife-Rahme (Mérida, 1948) bordea lo esotérico. «Con los oprimidos del mundo. Auténtico semita. Apasionado de la Geopolítica. Enemigo de los hipócritas», se presenta en redes. Su prisma geopolítico lo distingue, en una región tan dada a las ideologías propias y extrañas: Jalife piensa en términos de poder, recursos, territorio —sí, también la mitad del territorio mexicano que se quedó EEUU—. Es un perfil difícil de encuadrar. Carga contra élites «itamitas» (en referencia a la prestigiosa universidad mexicana) y «loretitos» por el ya mencionado Loret de Mola. También le brinda su apoyo tácito a AMLO por el vaso comunicante del nacionalismo.

Enfant terrible. No podemos referirnos sino a Jaime Bayly, (Lima 1965). Cultiva su imagen de irreverente, incisivo, hedonista, liberal; su don es «una relación musical con el lenguaje», como diría él. Su primera novela, No se lo digas a nadie, de 1994, agitó a las capas finas de la conservadora Lima por tocar todos los tabús posibles. Amado u odiado, su chispa genial vive en BAYLY, un programa donde narra la actualidad iberoamericana y entrevista a personajes tan variopintos como Enrique Iglesias –hurgando en la relación con su padre Julio– e Iván Espinosa de los Monteros. Desde Miami, comparte su señal con media docena de canales televisivos, más YouTube.

Quijote cordobés. Tras su paso por la Universidad de Navarra, el argentino Augustín Laje (Córdoba, 1989), continúa conferenciando por toda Iberoamérica, dando la batalla valórica. Su libro El libro negro de la Nueva Izquierda sirve de introducción al mundo del pensamiento político a millares de jovenes (Laje tiene 525K seguidores en Twitter). En República Dominicana, por ejemplo, sus visitas en plena conversación nacional por la despenalización parcial del aborto causaron furor. Uno de sus rivales en la «guerra cultural» sería la libertaria guatemalteca Gloria Álvarez (Ciudad de Guatemala, 1985). 377K seguidores en Twitter.

Cosas de liberales. El principal divulgador de las ideas liberales en español, Juan Ramón Rallo (Benicarló, 1984), ya cuenta con 350K suscriptores en su canal de YouTube. A su compañero en la cruzada antiestatista, Axel Kaiser (Santiago de Chile, 1981), lo siguen 233K fieles en Twitter.

Radio identitario. Federico Jiménez Losantos, a priori, le habla cada mañana, sin pelos en la lengua, a las derechas peninsulares. Mas lo curioso es que su voz resuena en hogares clasemedieros cubanoamericanos y entre la derechona peruana. Sirva como anécdota: durante el exasperante recuento de votos de las presidenciales peruanas en verano, charlando con una conocidísima periodista peruana, se confesaba extenuada por el circo mediático limeño. Tan solo quería escuchar a Federico por las mañanas. Se lo descarga de Apple Podcasts. La fórmula de Federíco funciona en Hispanoamérica con una derecha hispanófila, quizás más por la identidad del narrador y de los escuchas que estrictamente por sus contenidos.

Fisgón histórico. ¿Propaganda, periodismo, o relaciones públicas? Para Edward Bernays (Viena, 1891), pionero del negocio de la influencia, las tres se fundían en la práctica. Esto era algo que el público instruido debía asumir con naturalidad. Empero, la propaganda no conseguía desprenderse de las malas connotaciones. Tenía un problema de reputación y, como no podía ser de otra manera, Bernays pretendió resolverlo en su obra Propaganda (1928):

  • «La revista Scientific American aboga por la restitución de un uso respetable para aquella hermosa y antigua palabra que es propaganda: “no hay otra palabra en lengua inglesa cuyo significado haya padecido una deformación tan triste como la palabra propaganda».

  • « “El cambio ocurrió sobre todo durante la última guerra, cuando el término cobró un aspecto resueltamente siniestro. Si consultamos el Standard Dictionary, descubriremos que la palabra se aplicaba a una Congregación o Sociedad de Cardenales para el cuidado y supervisión de las misiones en el extranjero que se instituyó en Roma en 1627. También se aplicaba al Colegio de la Propaganda con sede en Roma que fundó el papa Urbano VII para la formación de los sacerdotes misioneros. De ahí que en años sucesivos la palabra terminase siendo aplicada a cualquier institución o plan para propagar una doctrina o sistema”».

  • «A juzgar por esta definición, podemos ver que en su sentido verdadero la propaganda es una forma de actividad humana perfectamente legítima. Cualquier sociedad, ya sea social, religiosa o política, que esté animada por ciertas creencias y las exponga a fin de darlas a conocer, sea de viva voz o por escrito, practica la propaganda».

Un sobrino de Freud en Guate. Los destinos de Bernays, sobrino de Sigmund Freud, y de la América Latina, se entrelazaron en el albor de la Guerra Fría.

  • En 1944, Bernays fue contratado por la notoria United Fruit Company. La reforma agraria del presidente guatemalteco Juan José Arévalo, y más adelante su sucesor Jacobo Árbenz, amenazaba sus intereses en Centroamérica.

  • Bernays viajó al istmo a estudiar la situación de primera mano. Sus esfuerzos propagandísticos convirtieron el reto empresarial de la United Fruit –la confiscación de sus terrenos– en un problema para los EEUU –el auge comunista en Centroamérica–. Su estrategia consistió en convencer a la opinión pública estadounidense de la presencia comunista en Guatemala, convencer a los congresistas de que era un winning issue, convencer a la CIA –que es quien realmente podía actuar sobre el terreno– de que era hora de actuar.

  • La United Fruit, por ejemplo, financió la publicación de Report on Guatemala, redactada por un periodista y distribuida a congresistas. Bernays «plantó» historias en The Herald Tribune, The Atlantic y Time. También en el New York Times: la esposa de Bernays estaba relacionada a la familia propietaria, los Sulzberger. Bernays describió las piezas como «obras maestras del periodismo objetivo».

  • El golpe de estado en Guatemala en 1954, respaldado por EEUU, inaugura la infame serie de involucramientos de Washington en su «patio trasero» a lo largo de la Guerra Fría. Lo cierto es que la historia no libera ni a Bernays ni a la propaganda de las connotaciones «siniestras». Tampoco a la opinión pública del inevitable solapamiento entre propaganda, periodismo y relaciones públicas.

Medio preferido para mantenerse al corriente de la actualidad:

II. TRIBUNA | JULIO CASTILLO SAGARZAZU | VALENCIA

Los Sudetes, Ucrania y Venezuela ///

Venezuela es un problema geopolítico mundial, por eso, en el título de esta nota aparece junto con Ucrania y los Sudetes checoeslovacos, en lo que aparentemente pareciera un batiburrillo o una sopa de letras sin relación alguna.

Síganos a los párrafos siguientes donde trataremos de explicar el por qué.

Veamos: la entrega a Hitler de los sudetes checoeslovacos en el Tratado de Múnich, por parte de Chamberlain y Daladier, es la operación geopolítica más vergonzosa y terrible de la que se pueda dar cuenta en la historia moderna. Creyeron que, con ese «gesto» de humillación, calmarían al Fuhrer y disiparían el horror de la guerra. Como les dijo Churchill, al final tuvieron «la humillación y la guerra». Ese territorio de la entonces Checoeslovaquia fue cedido sin siquiera participar Benes, su presidente o sin invitarlo a la conferencia donde se repartieron su territorio, como los soldados romanos la túnica de Cristo al pie de la cruz. Ese acto bochornoso fue, no obstante, la demostración de cómo un pequeño territorio, que formaba parte del tablero de los intereses geopolíticos de la época, podía llegar a jugar un papel determinante en el curso de los acontecimientos y de cómo, al final del día, «los países no tienen amigos sino intereses».

Lo propio ocurrió en la crisis del 62 que se saldó con el quid pro quo del retiro de los misiles soviéticos de Cuba, a cambio del retiro de los norteamericanos de Turquía. Las grandes potencias siempre se despachan y se dan el vuelto cuando eso es lo que les conviene.

Hoy, en el marco de la resurrección del espíritu Gran Ruso, el Bonaparte del Kremlin, emulando a Catalina La Grande, se apresta a lanzar una apuesta y parece que pone casi toda la carne en ese asador. Luego de haberse anexado a Crimea, ante la mirada complaciente de occidente, que pensaba que hasta allí llegaría (remember Sudetes), ahora lanza su baza concentrando en la frontera oriental de Ucrania una fuerza militar con capacidades de invadir el territorio. Ya allí, alienta una sublevación de separatistas pro rusos (remember Sudetes) y no es descartable una operación de «falsa bandera» (remember Polonia 38) que le diera excusas para aumentar la tensión.

Ya Putin ha logrado con todo esto (como Hitler) llamar la atención del mundo. Luego de ningunear a la Unión Europea (recordemos que hace meses ridiculizó a Borrel en vivo y directo) ha logrado que en conversaciones directas, Biden se haga cargo del asunto.

En esta etapa, Venezuela ha entrado en juego en el tablero geopolítico del que hablamos. Una portavoz del Kremlin ha dicho que si la OTAN mantiene su idea de incorporar a Ucrania, Rusia podría incrementar su presencia militar en Cuba y Venezuela y para muestra de lo que pueda hacer envía una fuerza especial a Kazajistán para ayudar a la dictadura de ese país a reprimir un levantamiento popular de gran amplitud.

¿Hasta dónde llegará todo esto? Nadie lo puede saber. En realidad lo que nos interesa a los venezolanos es evaluar hasta donde nos pueden servir estos juegos de tronos de la geopolítica mundial.

Veamos: Es cierto que Venezuela interesa a Rusia por la capacidad de latirle en la cueva a los Estados Unidos, en su patio trasero. De allí, que el acuerdo de defensa firmado con Maduro contemple la provisión de armamento y asesores. Hace poco, por cierto, un oficial retirado hacía una larga relación de cuantos sistemas de armas ha provisto Putin a Maduro y sacaba la conclusión de que le menospreciábamos  al no tener tal dato en cuenta.

Hay que decir que, efectivamente,  se trata de un dato relevante, pero que está muy lejos de convertirse en decisorio sobre el destino de nuestra democracia. Si los ejércitos armados hasta los dientes y la superioridad militar cancelaran la lucha por la libertad, no habría habido pueblos libres en el mundo. A este argumento habría que recordarle como en el año 89, el ejército del mundo comunista mejor armado por Moscú y la mejor policía política del mundo (la STASI, métodos rusos con disciplina alemana) no pudieron hacer nada ante la caída del muro de Berlín.

Allí no fue que los rusos le regalaron Alemania del este a Occidente, como algunos dicen que Maduro regalo Barinas a la oposición. No. Allí ocurrió que una acción inesperada (cisnes negros, los llaman ahora) en medio de una situación geopolítica de extrema debilidad del mundo comunista, impidió que los tanques del Pacto de Varsovia entraran en Berlín como lo hicieron en Hungría el 56 y en Praga el 68.

¿Y todo esto, por qué nos interesa? Por muchas razones, pero la más importante es que hoy las fuerzas democráticas venezolanas debaten entre varias opciones o vías estratégicas para continuar la lucha por recuperar la democracia y la libertad para el país.

Estas opciones más visibles son las del Referendo Revocatorio; las elecciones libres para presidente y la relegitimación del liderazgo. Un menú interesante para un banquete de comienzo de año.

Sin embargo, sin ánimo de aguar la fiesta. Tenemos que decir que, independientemente de que abracemos cualquiera de las iniciativas, la realidad es que tenemos muy pocas posibilidades de cristalizar las dos primeras, a partir de nuestras propias fuerzas.

Es así que, desde esta ventanita, se nos ocurre sugerir que las fuerzas democráticas del país se enfoquen en volver a presionar para que se reanuden las negociaciones en México. No es realista, lo repetimos, creer que podremos imponer un RR o unas elecciones, si ello no forma parte de una negociación CON GARANTES (mayúsculas exprofeso) La presión, el debate, las iniciativas de calle son importantes, pero, como ha ocurrido, en otras ocasiones, son limitadas si no convertimos la lucha en un “issue” de la geopolítica mundial.

De manera que allí pensamos que está la primera tarea y allí se deberían centrar nuestros mejores esfuerzos.

Queda pendiente, no obstante, un tema, a nuestro juicio el más importante, aunque no sea el más visible y el que en realidad sí que no depende de la realidad geopolítica del mundo: se trata de la legitimación de la dirección política opositora. Para esto no necesitamos ninguna crisis internacional. Solo es necesario ponernos de acuerdo entre nosotros. Sin una dirección política con autoridad ante el pueblo y legitimada por él, no será fácil adelantar exitosamente ninguna de las otras iniciativas.

Al final, al final, la segunda guerra mundial; la entrega de los Sudetes; el «Anschluss» austriaco y la invasión a Polonia, ocurrieron, porque a la cabeza de las democracias que debían evitarlo estaban Daladier y Chamberlain. Otro gallo habría cantado si en lugar de estos dos inefables sujetos, hubieran estado Churchill o De Gaulle.

SEBASTIÁN GENNARI | MIAMI

III. Inflationomics: Latam

997 palabras. 5 minutos de lectura. 22 fuentes.

La inflación y la recuperación económica, y no el COVID-19, serán los principales rompecabezas del año. Los mercados se han resentido por el avance de la variante ómicron, que no permite un corte nítido entre pandemia y pospandemia, pero no hay desesperación: hay tratamientos antivirales, una tercera (y ahora cuarta) dosis y un reducido apetito para reinstaurar restricciones.

  • Lo que sí desespera es la inflación, así como la sensación de que los bancos centrales podrían sobrepasarse y deshacer una recuperación económica que, aunque medianamente robusta en 2021, da signos de decaimiento en 2022 y 2023. A esto debemos sumar la tendencia global hacia países más endeudados. Latinoamérica, cuya deuda pública gira en torno al 78% del PIB, no queda excluida y es, en palabras de El País, «la región emergente más endeudada del mundo»; ya ha agotado su margen fiscal.

  • Es prudente recordar que incluso en EEUU la inflación ascendió a un 7% en diciembre, cifra récord para los últimos 40 años; muy parecida fue la situación en México, donde llegó a 7,36%, y mucho peor en Brasil, cuya tasa del 10,06% es aventajada sólo por el grotesco 50,9% de una Argentina en creciente dolarización.

  • Alguna vez esta ola inflacionaria se consideró un fenómeno efímero, en parte ocasionado por el desbarajuste en los mercados laborales y las cadenas de suministros. La tesis no ha dejado de ser factible —persiste la crisis de contenedores, que transportan hasta los insumos agropecuarios de la región—, pero su persistencia ha causado desconcierto.

Es noticia. En Washington dan muestras de querer azotar la inflación, y todo parece indicar que en marzo la Reserva Federal sumará 25 puntos básicos (0,25%) a la tasa de interés, existiendo la posibilidad de tres subidas más a lo largo del año. La maniobra estaba prevista para este año, si bien no antes del verano, pero la actitud de la Fed ha visto un endurecimiento notorio motivado por las cifras del último trimestre de 2021.

  • En tanto, Lael Brainard, miembro de la Junta de Gobernadores y candidata de Biden a la vicepresidencia de la Fed, presume de una «poderosa herramienta» antiinflacionaria. Y es que, además del alza en tipos, la Fed ahora confirma que cesará sus compras de activos, cuyo monto total llegó a los $8,77B en la primera semana de este año.

  • Algo habrá de amague y exageración, que para los bancos centrales con frecuencia tienen el mismo efecto que las políticas reales, pero no sería la primera vez que EEUU recurre a la terapia de choque en contra de la inflación. Ya lo hizo en los años 80, sometiéndose a grandes penurias en aras de la estabilización.

  • Ante semejantes noticias, los bonos estadounidenses y alemanes, prácticamente exentos de riesgo, han recuperado su rentabilidad de finales de 2019, si bien la rentabilidad del Bund sigue siendo negativa y la Unión Europa no habla de una subida de tipos. También se prevé una ola de endeudamiento privado; las grandes empresas buscarán crédito barato antes de que cierre la ventana, y los hogares estadounidenses podrán refinanciar sus hipotecas, aprovechándose del exquisito —y moribundo— cóctel de bajos tipos y altas cotizaciones inmobiliarias.    

En perspectiva. Latinoamérica carece de soberanía monetaria real. Formalmente dolarizadas o no, sus economías dependen de la tasa de cambio, reforzada por las remesas y debilitada por la poca confianza en monedas nacionales; los precios de los commodities, que son su principal contribución a los mercados internacionales, y de los flujos de capital extranjero.

  • Ante la subida de tipos de la Fed, la región tendrá que sufrir. El efecto se verá moderado por la negativa, hasta ahora, de Japón y la UE a subir sus tipos; la recuperación europea ha sido más débil, y en Japón no cunde el pánico, pues, antes de la pandemia, llevaban años temiendo entrar en deflación y aún no alcanzan su meta del 2% de inflación (en noviembre se quedaron en 0,6%).

  • Como mercado emergente, Latinoamérica se beneficia de los bajos tipos en el mundo desarrollado, cuyo capital busca mayor rentabilidad, dando lugar a las bicicletas financieras, que permiten endeudarse a un bajo interés (en un país desarrollado, por ejemplo) y destinar el capital a un país emergente, donde previsiblemente tendrá mejor rendimiento. Se está fraguando la coyuntura opuesta: si el capital extrae mejores rentas en EEUU y Alemania, mercados que además suponen menos riesgo, Latinoamérica estará ante una gran deserción, una fuga.

  • Para evitar esto, y por las inviables tasas de inflación, los bancos centrales latinoamericanos han procurado subir tipos. México los subió cinco veces en 2021; en febrero la tasa se ubicaba en un 4% y acabó el año en 5,5%. En diciembre Brasil sumó 150 puntos básicos de golpe, llevando la tasa de referencia a 9,25% al mismo tiempo que anunciaba incrementos posteriores. Perú ha buscado, con algo de éxito, salvaguardar el valor del sol, que en 2021 retrocedió un 10,3% frente al dólar, mediante subidas de su tasa de referencia, elevada a un 3% la semana pasada.

El porvenir. Latinoamérica quiere demostrar su probidad financiera y evitar a toda costa algo parecido a la década perdida de los años 80, cuando el alza de tipos en el mundo desarrollado provocó una feroz fuga de capitales, devaluando así las monedas nacionales e imposibilitando la industrialización regional.

  • Como señalan Maria Eloisa Capurro y Maya Averbuch para Bloomberg, las ansias antiinflacionarias de los banqueros latinoamericanos corren el riesgo de caer en la impotencia. La elevada importancia de la economía informal (en México, un 21,9% del PIB y un 56,3% del empleo), que no tiene acceso al crédito bancario, aminora la importancia de los tipos de interés.

  • Por lo demás, los gobiernos latinoamericanos carecen de control sobre las cadenas de suministros y los precios de energía, principales artífices de la inflación internacional. Es aquí donde encontramos razonable el optimismo: la inflación, aunque alta, prometía ser mayor y muestra tendencia a la baja; los superávits comerciales, que refuerzan las monedas nacionales, son extraordinarios, y la región ha entrado en un boom tecnológico.

UN MENSAJE DE EMAIL METER

¡Hola americanistas!

El equipo de Email Meter quiere tener un detalle con empresas amigas de El Americanista — y por ello queremos ofrecer una licencia gratuita de Email Meter Teams para cinco personas.

¿Qué es Email Meter?

Email Meter es la plataforma líder en estadísticas de correo electrónico. Genera reportes detallados sobre el uso del correo electrónico, para ayudar a equipos y empresas a entender sus hábitos, flujos y mejorar su productividad. Si alguna vez te has preguntado quién de tu equipo envía más correos electrónicos, qué cliente es el más exigente, cómo se compara tu tiempo medio de respuesta con el de otras empresas en tu sector, o cualquier otra información sobre el uso del correo en tu empresa — Email Meter tiene las respuestas.

¿Qué tengo que hacer?

  1. Regístrate con una cuenta gratuita en emailmeter.com
  2. Rellena el siguiente formulario: https://forms.gle/CAWpMwMnc1aS1GRu7

Nuestro equipo se encargará del resto.

MARCOS SUÁREZ SIPMANN | RIBADESELLA

IV. Actores alternativos en Latam (V): Japón

1239 palabras. 6 minutos de lectura. 13 fuentes.

La geopolítica impone su lógica. Japón es miembro del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT) que excluye a China pero al que también pertenecen Chile, México y Perú.

  • Para Tokio «la importancia estratégica de Latam se ha incrementado al ritmo del ascenso global de Pekín» según el think tank Diálogo Interamericano. Preocupa que la gestión china de terminales portuarios en Latinoamérica y el Caribe limiten el movimiento de buques japoneses. Y que su influencia pudiera interferir, en caso de conflicto, en el acceso por mar a fuentes de energía y otros recursos vitales para Japón, dependiente de las importaciones para surtirse de casi todos los productos del sector primario.

  • Todo apunta a la continuidad tanto en política exterior, seguridad y defensa como en economía: la Kishidanomics poco se diferenciará de la Abenomics. El escenario geopolítico deja escasos márgenes de maniobra.

  • En un discurso pronunciado en México en 2013 el entonces ministro de Exteriores y desde otoño Primer Ministro, el conciliador y moderado Fumio Kishida (oriundo de Hiroshima), expresó su respeto a los firmantes del Tratado de Tlatelolco (1967), «pioneros de la desnuclearización».

Comunidades nikkei en Perú y Brasil. Perú requería mano de obra para su industria azucarera. El Museo de la Inmigración Japonesa al Perú es un espacio de difusión cultural con  información sobre este proceso migratorio iniciado en 1899. Se estima que en la actualidad componen esta comunidad unas 100 mil personas.

  • Alberto Fujimori, fue celebrado cuando visitó la remota aldea de donde es originaria su familia en los 90 tras su sorpresiva entrada en política. Hoy tanto él como su hija Keiko apenas despiertan interés.

  • En Brasil la inmigración japonesa empezó en 1908, con la contratación para trabajar en las plantaciones de café. Una década más tarde, se convertía en el principal polo de atracción. De los 245.000 japoneses que habían migrado a América Latina hacia la década de los 40, tres cuartos fueron a Brasil, según los registros de la JICA. Hoy la comunidad japonesa más grande en el exterior está allí, con 1M y medio de personas de origen nipón.

  • Tras la contienda mundial se produjo la segunda ola. Desde los 70 se revirtió el fenómeno. Nisei (hijos de los nikkei) y sansei (nietos) empezaron a instalarse en Japón. Los brasileños son la tercera minoría más grande allí.

Presencia empresarial. Según el listado Forbes Global 2000 8 compañías de la 3ª economía mundial se encuentran entre las 100 mayores. Destaca el sector automotriz. Toyota y Nissan trasladaron a Latinoamérica parte de su producción. Así como sus competidoras Honda, Mazda o Suzuki. Toyota vende la mayoría de sus automóviles de la región en Brasil. Su presidente y director ejecutivo para América Latina y el Caribe lamenta la baja adopción de coches eléctricos –prevé que sea apenas el 5% del mercado latinoamericano para 2030– y acusa falta de estrategias, «debido a la falta de directrices de los distintos gobiernos de América Latina». Incide en la necesidad de que sea Brasil quien tome la iniciativa, al ser uno de los pocos con una industria automotriz completa.

  • Electrónica de consumo y entretenimiento. Latam es uno de los mercados más dinámicos para Sony al demostrar un particular interés en los contenidos audiovisuales de alta calidad. El mítico fabricante de videojuegos Nintendo lanzó la versión oficial de su eShop para Latinoamérica el año pasado.

  • El número de «unicornios» se multiplica en Latam. Ya son 36 las start-ups valoradas en más de $1.000M gracias a una favorable constelación: avance digital (acelerado por la pandemia), iniciativa empresarial y llegada masiva de fondos de inversión tecnológicos. En este último factor interviene Softbank, gigante de tecnología, telecomunicaciones y comercio electrónico. El conglomerado japonés que se ha erigido en el mayor inversor del mundo aterrizó allí en 2019 con una cartera para invertir de $5.000M convirtiéndose en uno de los grandes impulsores.

  • En 2021 aportó otros $3.000M. Participa en 13 unicornios, entre ellos Nubank (el banco digital brasileño respaldado por Warren Buffett). La entidad, fundada en 2013 y que opera en Brasil, México y Colombia, logró en su reciente salida a la Bolsa neoyorquina una capitalización de mercado de casi $52.000M. Brasil concentra el 60% de los unicornios y acapara el 70% de la llegada de fondos seguido por México, Chile, Argentina, Colombia y Uruguay.

  • En cuanto al nearshoring, la relocalización de empresas y líneas de suministros situados en Asia más cerca de sus mercados de destino, tan solo es financiado a día de hoy por dos organizaciones: el BID y el Gobierno de Japón.

Manga y anime son dos de las formas artísticas más reconocidas del Japón moderno. Ambos de aceptación creciente en Latam. El primero, una forma de cómic, el segundo una serie de animación o dibujo animado.

  • Tras un año de pruebas vuelve Anime Ongai siendo la primera plataforma de animación exclusiva para Latinoamérica. Se enfoca en el doblaje en español latinoamericano. Libera una animación con doblaje en español el mismo día de su lanzamiento en Japón (las plataformas estadounidenses tienden a estrenar las versiones dobladas semanas después de su estreno). Además pone en primer plano el talento latinoamericano haciendo énfasis en las actrices y actores de doblaje.

  • Ha estrenado series no distribuidas antes en Latam, además de algunas otras que nunca habían sido dobladas al español latinoamericano, lo que le ha permitido expandir el horizonte y entender mejor sus gustos.

Fisgón histórico. Entre 1613 y 1620 la misión de la Embajada Keichō encabezada por el samurái Hasekura Tsunenaga llegó a España y la Santa Sede recalando en el virreinato de Nueva España. La expedición no fructificó por el progresivo retraimiento de Japón.

  • La era Meiji (1868-1912) significó el fin de la larga política de aislamiento. Japón firmó tratados de amistad y comercio con los distintos países latinoamericanos. El más temprano con México en 1888.

  • A lo largo de la profunda transformación Meiji (de un régimen feudal y agrario a una economía industrial) comenzó la primera gran ola migratoria. Migrantes conocidos más tarde como nikkei. EEUU, junto a Canadá como opción preferida, prohibió más llegadas ante la avalancha. Latinoamérica fue el nuevo destino.

  • 1893 abrió una serie de migraciones que llevaron colonos a México (10 mil solo en la primera década del siglo XX), Guatemala, Cuba, Perú, Argentina, Brasil y Colombia. Destacó la inmigración por contrato a través de empresas mineras y de construcción de ferrocarriles.

  • En la Guerra Sino-Japonesa (1894-95) y Ruso-Japonesa (1904-05), buques de guerra cedidos por Argentina tuvieron un importante papel en las victorias niponas.

Generosidad latinoamericana, solidaridad japonesa. Finalizada la IIGM, Japón recibió ayuda financiera. Junto a programas estadounidenses y canadienses, percibió hasta 1951 asistencia material y alimentaria de México, Chile, Brasil, Argentina y Perú. Por su parte, el país nipón, durante su boom económico en los 60 y 70, definió su Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD) expandiéndola y diversificándola. En 1974 fundó su Agencia de Cooperación Internacional (JICA) como entidad ejecutora de la AOD y encuadrada en el Ministerio de Asuntos Exteriores. Desde 2003 es una  administración independiente del Gobierno.

  • En octubre, JICA firmó un acuerdo de empréstito con Honduras constituyendo el primer préstamo de Japón de apoyo de emergencia para la respuesta a la crisis derivada de la COVID-19 en la región.

  • Con Guatemala avanza conjuntamente en la construcción de un nuevo sistema de gestión de prevención de desastres.

  • En Cuba con motivo de la apertura de la Oficina de JICA, la cooperación se extiende a proyectos en nuevas áreas como energía y transporte.

Hispanoamérica: unidad de destino en lo Universal (Music Group)

Canciones #1 en la región según datos de The Pudding

∞. América ¿Qué más?

Revista de prensa‌‌‌‌‌‌‌‌

     HEMISFERIO

  • WSJ: China busca asegurar insumos a medida que tensiones con EEUU y sus aliados aumentan | «Desde la entrada de China en la OMC en 2001, el país se ha hecho dependiente de países como EEUU y Brasil para sus necesidades de soja. Ahora, Pekín planea incrementar la producción nacional, empleada mayoritariamente para alimentar cerdos, comprometiéndose a aumentar la producción en la región noreste de Heilongjiang un 19,6% y 2,24M de hectáreas»

  • AP: EEUU: Posible despliegue ruso en Latam es “fanfarronería” | «Rusia aumentó el jueves la intensidad de su disputa con Occidente en torno a Ucrania y la expansión de la OTAN cuando un alto diplomático se negó a descartar un despliegue militar a Cuba y Venezuela en caso de que recrudezcan las tensiones con Estados Unidos. El viceministro del Exterior, Sergei Ryabkov, dijo que “no podía confirmar ni descartar” la posibilidad de que Rusia envíe activos militares a Latinoamérica en caso de que Estados Unidos y sus aliados no pongan fin a sus actividades militares cerca de territorio ruso»

  • WSJ: Porqué la iglesia católica está perdiendo América Latina | «Siete países en la región —Uruguay, República Dominicana y 5 en Centroamérica—tenían una mayoría de no católicos en 2018...En lo que supone un hito, se espera que en Brasil, que tiene el mayor número de católicos de cualquier país en el mundo, los católicos sean minoría tan pronto como este año»

    NORTEAMÉRICA

  • El Economista:  ¿Por qué Citi vende Banamex? | «Podemos poner la lupa a las perspectivas de crecimiento económico de México y cómo esto afectará los negocios de los que Citi se quiere desprender. La banca de consumo, incluyendo el negocio de tarjetas, y el crédito a mipymes dependen mucho del ciclo económico...Nos falta poner en la mesa el factor fintech. El negocio financiero está viviendo una transformación brutal, en México y en el mundo. Los bancos tradicionales compiten ya no solo entre sí, cada vez más con empresas de base tecnológica que son más ágiles para llegar al mercado con soluciones dirigidas a consumidores o pequeñas empresas. Cuando Citi explica que quiere concentrarse en negocios en los que es más competitivo, hay que tomarlo al pie de la letra: en un negocio que se transforma, los grandes bancos tienen más posibilidades de seguir en el juego en la atención de los grandes clientes. Citi seguirá en México operando la Casa de Bolsa y la banca corporativa y patrimonial. Ahí está alrededor de 30% de su negocio en México»

Latam en datos. Podio de presidentes latinoamericanos por aprobación (Consulta Mitofsky):

  1. Nayib Bukele de El Salvador: 81%

  2. Luis Abinader de República Dominicana: 65%

  3. Andrés Manuel López Obrador: 64%

OFRECIDO POR EMAIL METER DESDE MADRID

SEBASTIÁN GENNARI | MIAMI

I. Tema de la semana. Latam 2022: se buscan soluciones, no ideologías

1434 palabras. 7 minutos de lectura. 26 fuentes.

Se habla —ya con pesar, ya con regocijo— de una ola izquierdista en LATAM. La reciente victoria de Gabriel Boric en las presidenciales chilenas supuestamente ampararía esta tesis, pero no es así.

  • Más que una onda expansiva de izquierda, el denominador común es un rechazo general a los gobiernos en ejercicio. Estamos, si se permite el anglicismo, ante un momento antiincumbente. Han pagado los platos rotos quienes gobernaron durante el caos covidiano, esto a pesar de las numerosas ayudas sociales, que por inercia engendrarán Estados del bienestar en la región.

  • «De 16 elecciones presidenciales latinoamericanas celebradas en los últimos tres años, sólo dos partidos/coaliciones han retenido el poder. De las 14 en que hubo cambio, siete oficialismos quedaron incluso peor que segundo lugar, algunos hasta 8.º o 9.º. Gobernar hoy es más difícil», apunta un mirlo blanco de la diplomacia hemisférica, el dominicano Jatzel Román.

  • Desinflemos el peso de la política, de la ideología y del péndulo izquierda-derecha en la narrativa regional: en el plano económico, mediocridad; problemas estructurales con intensidades y soluciones distintas para cada país, práctica irrelevancia para todos en el sistema internacional, salvo por las materias primas. Chile, por sofisticación económica e institucional, se salva a la postre, y República Dominicana y Uruguay emergen como oasis dotados de una fortísima recuperación y halagüeños augurios.

  • Sin subestimar tendencias, sobre todo de las doctrinas anglosajonas de justicia social, se distinguen a lo largo de la región vistas y panoramas muy variados. Entrevemos menos apetito ideológico; hay un deseo innegable de soluciones y, por consiguiente, una obsesión por desterrar oficialismos. Es momento de cuidarse de las generalizaciones en lo tocante a Latam. Recuerden, hoy más que nunca, el título Las 20 Américas Latinas, de Marcel Niedergang.

Chile sigue barato. Ganó Boric y no se ha caído, hasta ahora, el techo de la Bolsa de Santiago. En noviembre, cuando no se había decidido la contienda presidencial, el Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) creció 14,3% en términos interanuales, superando ampliamente las expectativas.

  • Numerosas estadísticas invitan a pensar que la recuperación marcha viento en popa. El desempleo ha llegado a niveles prepandemia, situándose en torno al 7,5%. El peso chileno, sacudido por la incertidumbre ad portas de elecciones y, posteriormente, por el miedo a Boric, empieza su morosa estabilización.

  • A pesar de ser Boric presidente electo, Chile no ha quedado como un señorío de izquierdas: el Congreso está básicamente empatado y la Convención Constitucional, que acaba de reemplazar autoridades, está entrando en sus últimos seis meses de trabajo sin un primer borrador de la próxima Constitución.

  • Boric se ha comprometido a respetar la autonomía de la Convención y respaldar a su nueva presidenta, la izquierdista independiente María Elisa Quinteros, pero es evidente el disgusto de su campaña por la falta de coordinación en la elección de los altos mandos constituyentes (o, por usar el término en boga, «convencionales»).

Velha cachaça. En Brasil resurge Lula da Silva, político añejo más propio de las fotografías con líderes idos a destiempo que de las controversias de Twitter. Como antes hemos señalado, los sondeos avalan su liderato. Su estancia en prisión no ha supuesto desgaste alguno, pues su nivel de apoyos —un 44% en 1.ª vuelta— es prácticamente idéntico a los cosechados en 2002 y 2006; incluso hay quienes afirman, con excesivo optimismo, que podría ganar en 1.ª vuelta, circunstancia no vista desde el ascenso de Cardoso en 1998.

  • A Lula se le tiende a ubicar dentro de la marea rosa. La categorización es correcta, mas no excesivamente amena: siempre fue el más pro-business de la caterva. Durante su mandato combinó la retórica socialdemócrata, exhibida en programas sociales como la Bolsa Familia, con cierta probidad fiscal auspiciada por economistas de centroderecha. Este cóctel, condimentado con un boom de commodities, hechizó a medio mundo. Era la época, recordemos, del BRICS.

  • Lula, no obstante sus 76 años, trama una gira internacional para recobrar apoyos. Ya lo han recibido en el Elíseo, y este año pasará por la Ciudad de México, Washington, Moscú y varias capitales europeas. También hay una tentativa de alianza entre él y el centrista Geraldo Alckmin, que equivaldría a una candidatura atrapalotodo en contra de Bolsonaro.

  • Sin importar quién gane en octubre, Brasil encara un pésimo panorama económico. El superávit comercial ascendió a $61.000M en 2021, debido al alza de los commodities e incluso de industrias con alto valor agregado, pero la inflación está en 10,7% y el real se ha debilitado a pesar del repunte del comercio con EEUU. Como tantísimos países de la región, la pandemia ha traído consigo un sinnúmero de carísimas ayudas sociales. Hay fuga de capitales, y se cierne la recesión sobre el país. No hay duda alguna de que subirán los tipos de interés. El Gobierno busca su salvación en las grandes petroleras, que desde 2019 han pagado $25.000M en tarifas por concesiones otorgadas.

Gloria inmarcesible. Si bien Gustavo Petro tiene todas las de ganar la 1.ª vuelta, donde se llevaría un 25%, programada para el 29 de mayo, el panorama político se mantiene fragmentado, complicando las previsiones para la 2.ª vuelta. La pandemia ha hecho estragos, pero se estima, previa certificación oficial, que el PIB creció en un 9,7% el año pasado.

  • Para Bogotá, la inflación y la caída del peso son los principales dolores de cabeza. En 2021 la inflación fue de 5,62%, una cifra a simple vista respetable, pero los alimentos subieron en un 17,23%. El tiro de gracia lo da el peso colombiano, que perdió más de un 15% de su valor en 2021.

  • Colombia también enfrenta un desafío diplomático. Washington es su aliado tradicional: los une un gran volumen de comercio, estimado en $40.700M en 2019, además de ocho instalaciones militares en territorio colombiano. Pero el capital chino es tentador y va desde la compra de materias primas a la inversión en ferrocarriles.

  • Esto ha dado lugar a cierto parloteo de un «no alineamiento activo», que permitiría que los países latinoamericanos cultiven lazos simultáneos con Pekín y Washington, al margen de la guerra fría a medias que se va fraguando.

Miras al norte. En México gobierna AMLO y faltan dos años para las presidenciales, pero, de antesala a varios comicios estatales, se conforma una alianza heterodoxa entre PRI, PAN y PRD. Bajo AMLO o Va por México, en el país prima la influencia estadounidense; mientras Sudamérica cae rendida a los pies de Pekín, México se beneficia de su pleno acceso a mercados norteamericanos.

  • México es, hoy por hoy, el principal socio comercial de EEUU. De enero a noviembre de 2021, exportó bienes y servicios tasados en $351.464M e importó $252.718M. Esta relación se vería beneficiada por el nearshoring, motivado por las dificultades pospandemia en las cadenas de suministros.

  • Ahora bien, a Washington le desagrada la predilección del Gobierno mexicano por entes estatales, sobre todo Pemex, a la hora de administrar su reforma energética, así como el apoyo que México presta a los gobiernos autoritarios de la región.

  • Como en toda la región, el país se ve asolado por la inflación, estimada en 7,1% para 2021. El Banco de México busca moderar los estragos con dolorosas subidas en la tasa de interés. México, hace tiempo envuelto en la trampa de la renta media, se acerca a la estanflación: el crecimiento real es bajísimo, por no decir negativo.

Oasis. Uruguay y República Dominicana emergen como oasis de tranquilidad ante las convulsiones políticas y desilusiones económicas vistas en otros países de la región. Uruguay creció al 4% y prevé entrar en una «fase de crecimiento fuerte». República Dominicana, en tanto, creció un 12%, redujo su déficit fiscal e incrementó sus reservas extranjeras; ha recuperado, como Chile, su tasa de empleo prepandemia y su recuperación es quizá la más fuerte de Latinoamérica.

  • Ambos países impugnan la tesis de un renacimiento izquierdista. En Uruguay gobierna el Partido Nacional de Luis Lacalle Pou, que en 2019 batió al izquierdista Frente Amplio; en República Dominicana, donde los partidos principales carecen de definición ideológica (resultan más seductivas, comprenderá el lector, las proclamas anticorrupción), el empresario Luis Abinader puso fin a los 16 años en el poder del Partido de la Liberación Dominicana.

  • También demuestran la penetración del Estado del bienestar en la región, que pasará a la historia como principal secuela de la pandemia. El batllismo uruguayo —con sus prestaciones por desempleo, derechos laborales y pensiones a la vejez— se ha esparcido: en Uruguay se han expandido las asignaciones familiares y el llamado bono crianza; en República Dominicana, además de las ayudas por la pandemia, se entregó un bono navideño, y acaba de ser aprobado en el Senado un préstamo de $300M para afrontar gastos especiales.

JORGE LUIS DE LEÓN KOSTKO | TENERIFE

II. Maduro, Boric y las dos izquierdas de América Latina: Petkoff revisitado

1380 palabras. 7 minutos de lectura. 7 fuentes.

La victoria de Gabriel Boric en Chile ratifica la coexistencia de dos corrientes dentro de la izquierda latinoamericana. A priori, poco tiene que ver el millennial Boric –que toma muchas de sus referencias del progresismo estadounidense– con la izquierda curtida de Maduro, Ortega y Díaz-Canel.

  • En esencia, es un problema de vieja data en la izquierda, con episodios tan notorios como el reformista Bernstein vs. el maximalista Lenin. Quizá nadie lo haya trasplantado a Latinoamérica y planteado sus matices regionales con tanta luminosidad como el socialdemócrata venezolano Teodoro Petkoff. Su célebre artículo «Las dos izquierdas» se ha convertido en lugar común, e incluso germen de todo un subgénero político regional, ocupado en bifurcar la izquierda autóctona puntualmente.

  • Recordemos que Petkoff cerró su artículo describiendo los «vasos comunicantes» de ambas izquierdas. Hoy, transcurridos más de tres lustros, y tras una panorámica regional, cabe hacer lo mismo.

En perspectiva. El «viraje a la derecha» regional durante la pasada década no parece haber alcanzado los objetivos planteados: la izquierda latinoamericana vuelve a ser lo típico.

  • «Por primera vez, las seis principales economías más grandes de América Latina y que representan el 90% de su PIB podrían estar gobernadas por presidentes progresistas. Lo son ya Argentina, Chile, México y Perú, y tendremos que esperar unos meses para confirmarlo cuando se den las elecciones de Brasil y Colombia, en las que todo indica que ganarán Lula da Silva y Gustavo Petro», reportó El País.

Cono Sur. Más allá de Boric, en Argentina, el kirchnerismo, después de doce años en el poder, volvió a la Casa Rosada después del mandato de Macri, con Alberto Fernández y su vicepresidenta, Cristina Kirchner, a la cabeza.

  • En Uruguay, quince años comparte la izquierda de Tabaré Vázquez y Pepe Mujica. Aunque ha vuelto la derecha a Uruguay, es cierto que sigue teniendo relevancia a nivel mundial «el mito de Pepe».

Andes. En Perú, quince años de izquierda sumaron Toledo, García y Humala con pocas variaciones, a pesar de las diferencias discursivas. Después del meollo de Pedro Kuczynski y los presidentes constitucionales, la izquierda —mucho más radical— de Pedro Castillo ha vuelto al Perú.

  • En Bolivia, trece años de Evo Morales se vieron interrumpidos por la irrupción de Jeanine Áñez. Los bolivianos no valoraron el cambio, se hizo encarcelar a la presidenta «golpista» y se legitimó la vuelta del moralismo a la presidencia con Luis Arce.

  • En Colombia, a pesar de que nunca ha gobernado la izquierda, el candidato que puntúa en las encuestas es Gustavo Petro, exguerrillero cercano al madurismo y a sectores belicosos y radicales ¿desmovilizados?

  • En Ecuador, diez años de Rafael Correa fueron interrumpidos por el revolcón de su aparente sucesor, Lenín Moreno. A pesar de que gobierna la derecha moderada, el «mito de Correa» sigue vivo dentro de la narrativa izquierdista.

Gran Caribe. Venezuela, suma 22 años de dictadura, catorce de Chávez, ocho de Maduro. En Cuba van 62. Poco ha cambiado con la muerte de Fidel y la salida —nominal— de Raúl. Manda Miguel Díaz-Canel con el vigor de sus predecesores.

  • En Nicaragua, después de un primer mandato de cinco años en los ochenta y una amplia interrupción, Ortega inaugura junto con su esposa —la vicepresidenta— su quinto mandato. El sandinismo ha gobernado por catorce años seguidos.

Los dos gigantes. En México, el eterno candidato Andrés Manuel López Obrador, AMLO, llegó por fin a la presidencia en 2018.

  • En Brasil, entre Lula y Dilma suman doce años de mandato. A pesar de los problemas y las acusaciones —no gratuitas— de corrupción, Lula asoma la cabeza en las encuestas contra Bolsonaro.

El fisgón histórico. El primero en ver una clara distinción entre las dos realidades de la izquierda latinoamericana fue Petkoff. Exguerrillero, fue de los primeros en marcar distancia de la Unión Soviética y Cuba para plantear un modelo de desarrollo alternativo para América Latina pragmático y de bienestar.

  • Aunque ministro a finales de los noventa, puso de relieve las complicaciones institucionales y el aumento desmedido de la desigualdad que había traído el desarrollo económico frenético de la región. Desde el primer día, advirtió desde la izquierda del peligro chavista. Premio Maria Moors Cabot y Ortega y Gasset, falleció en Caracas en 2018.

La izquierda dura: el castrochavismo. Llamada por Petkoff «izquierda borbónica» —que no olvida ni aprende—, se desprende de dos grandes ejes: Castro y Chávez. Alimentada por profundos problemas sociales, como la pobreza y la discriminación racial, su discurso mágico-religioso evoca, así anacrónico, la narrativa cubana y ha constituido quizás el fenómeno de masas más relevante de la historia de América Latina.

  • A pesar de la tutela de «Papá Fidel», Chávez logró articular su propia forma de autoritarismo con apariencia democrática. La cohabitación de una oposición blandengue, alcahueta y corrupta —que todavía sobrevive—, los rifirrafes en la prensa, las expropiaciones en cadena nacional… todo esto constituye un modelo perfectamente exportable cuya «onda expansiva», en palabras de Petkoff, es más poderosa que la cubana. Y así se ha demostrado. Chávez, con su influencia, llevó al poder bajo la idea de «la Patria Grande de Bolívar» en menos de veinte años a más líderes de izquierda que la Revolución Cubana en toda su historia, tal es el caso de Evo Morales y Daniel Ortega.

  • Hoy, aunque el discurso ha variado poco, la praxis del castrochavismo es radicalmente distinta. En Venezuela, no obstante, Maduro, apoyado en las nuevas y viejas oligarquías, ha empezado a consolidar un modelo similar al chino, mucho más rígido y ajeno al populismo de Chávez. Esta nueva realidad venezolana, el chavismo-madurismo —ya no marxismo-leninismo ni castrochavismo— parece ser perfectamente exportable a otros países. A pesar de que lo puedan negar, se le asemejan mucho los planteamientos del recién elegido Pedro Castillo en el Perú y del colombiano Gustavo Petro, que lidera las encuestas presidenciales.

La izquierda woke. La victoria de Boric en Chile no es ajena al otro paradigma izquierdista de la región: siguen vivos los mitos de Lula, Correa y Mujica. El discurso de esta izquierda, en principio moderado, ha buscado mostrarse como conciliador y democrático. Su práctica histórica ha tendido hacia el estado de bienestar y el acercamiento pragmático a EEUU y la Unión Europea, que, en palabras de Petkoff, se resume en «tensiones probables pero convivencia inevitable».

  • Esta izquierda, por un lado contempla un respeto mínimo a las normas generales de la macroeconomía y, por otro, ha interiorizado una serie de valores democráticos que le impiden un viraje autoritario por haber enfrentado las dictaduras militares del siglo pasado, como afirma el venezolano. Esto último le ha merecido las loas del primer mundo, aunque los resultados de sus gobiernos hayan sido poco más que desastrosos.

  • Primero Fernández y ahora Boric, levantando las banderas de Lula, Correa y Mujica, han modelado esta izquierda en vegetariana —Álvaro Vargas Llosa dixit—. Influenciados ampliamente por la ola expansionista del progresismo woke, nacido en las universidades estadounidenses, han empezado a abordar con vehemencia la cuestión del aborto, el matrimonio homosexual, la ideología de género y las teorías decoloniales.

¿Dos izquierdas? La teoría de Petkoff alumbra una realidad que no deja de asomarse en el panorama regional: las izquierdas latinoamericanas son dos, su práctica y su discurso es diametralmente distinto, pero obran conjuntas para perpetuarse, protegerse y promoverse.

  • Si bien es cierto que el castrochavismo es autoritario y más bien conservador frente a estas cuestiones —especialmente cierto en el caso de Chávez y Castillo—, la izquierda woke no se le desvincula de ninguna manera. Por el contrario, esta izquierda no ha sido sólo garante de los intereses de la otra en la región, sino que son frecuentes las referencias discursivas en las que defiende su praxis con fuerza y la forma de sus relaciones de amistad, con su consentimiento, son abordadas como entre hijo y padre.

  • Esta estabilidad es la consolidación del proyecto geopolítico de Chávez: la patria grande, pero roja-rojita, cueste lo que cueste. Si bien podríamos remontar la idea al Foro de São Paulo –todos, o casi todos, los mandatarios izquierdistas latinoamericanos están adscritos al Foro de São Paulo– lo cierto es que el fenómeno definitivo que hizo de la izquierda una realidad política certera en América Latina y el Caribe es la victoria de Hugo Chávez por tres elementos que rara vez concurren: petrodólares, desvergüenza y presencia continental, como detallan algunas declaraciones de disidentes chavistas.

UN MENSAJE DE EMAIL METER

¡Hola americanistas!

El equipo de Email Meter quiere tener un detalle con empresas amigas de El Americanista — y por ello queremos ofrecer una licencia gratuita de Email Meter Teams para cinco personas.

¿Qué es Email Meter?

Email Meter es la plataforma líder en estadísticas de correo electrónico. Genera reportes detallados sobre el uso del correo electrónico, para ayudar a equipos y empresas a entender sus hábitos, flujos y mejorar su productividad. Si alguna vez te has preguntado quién de tu equipo envía más correos electrónicos, qué cliente es el más exigente, cómo se compara tu tiempo medio de respuesta con el de otras empresas en tu sector, o cualquier otra información sobre el uso del correo en tu empresa — Email Meter tiene las respuestas.

¿Qué tengo que hacer?

  1. Regístrate con una cuenta gratuita en emailmeter.com
  2. Rellena el siguiente formulario: https://forms.gle/CAWpMwMnc1aS1GRu7

Nuestro equipo se encargará del resto.

SEBASTIÁN INCHÁUSTEGUI | CIUDAD DE MÉXICO

III. En el tintero de la Suprema Corte de México se decide el proyecto político de AMLO

987 palabras. 5 minutos de lectura. 12 fuentes.

Mucho se juega AMLO en el 2022. Esta vez, en el campo jurídico. Han pasado ya más de 3 años cumplidos de gobierno de AMLO, por lo que México atraviesa ya el ecuador de su administración. Después de declarar lo mínimo indispensable para delimitar su gobierno dentro del marco de lo democrático y negar tener la intención de reelegirse, la ventana de tiempo que tiene el presidente mexicano para cimentar su legado se estrecha.

  • Por ello, destaca que la gran mayoría de sus políticas públicas, leyes, y decretos más controversiales se encuentren sujetas al escrutinio y decisión de las ministras y ministros de la Suprema Corte de Justicia de México (SCJN).

Es noticia. Todas las canicas. El 3 de enero de 2022, la SCJN comenzó sus labores del año con la Sesión Pública Solemne de Apertura de Sesiones del 2022. En ella, el ministro presidente Arturo Zaldívar Lelo de Larrea dirigió interesantes palabras respecto de lo que espera para el resto del año. «La Corte ha sido y seguirá siendo el tribunal constitucional del Estado mexicano. El poder equilibrador, autónomo e independiente que nuestra democracia constitucional exige. Este año, la Corte resolverá asuntos de gran trascendencia para el orden jurídico nacional».

El rezago de la SCJN. A la SCJN, se le ha reclamado la desatención de asuntos de la máxima trascendencia para México. En agosto de 2020, diversos intelectuales mexicanos publicaron «Los Pendientes de la Corte». Una obra que recopila algunos de los temas más relevantes que se encontraban en el tintero de la SCJN.

  • La obra refiere que «[p]rácticamente todas las nuevas leyes sancionadas por el nuevo gobierno han sido cuestionadas ante la [SCJN] (…). La Corte no ha resuelto la mayoría de esos cuestionamientos, por lo que puede decirse que México tiene ahora un gobierno sujeto a revisión constitucional».

  • Comenzando el 2022, varios de esos asuntos siguen en cancha de la Corte, y de acuerdo con el propio Zaldívar, éste será el año de su resolución.

En el radar. Lo que viene. El ministro presidente, mismo que encabeza su propia cruzada transformativa del poder judicial, anunció la resolución de una serie de asuntos de gran trascendencia para el primer semestre del año que ya tienen proyectos listos. «la controversia constitucional en que se impugna el acuerdo por el que se dispone de la Fuerza Armada para tareas de seguridad; las acciones de inconstitucionalidad en las que se impugna el Código de Justicia Militar, el Código Militar de Procedimientos Penales y la Ley Nacional de Registro de Detenciones», son solo algunos de los asuntos que aseguró Zaldívar se resolverán antes de junio. Declaró también que aquellos sin proyecto todavía, pero de gran interés público ,también serán resueltos.

  • Por otro lado está lo que falta. Además, la SCJN tiene todavía por resolver litigios relacionados con: Ley de Industria Eléctrica, Ley de Austeridad Republicana, militarización de puertos, régimen penal especial en materia de delitos fiscales, y hasta algunos asuntos penales relacionados con la familia del Fiscal General de México.

  • Tampoco puede faltar el «decretazo», como popularmente se le conoce al acuerdo por medio del cual AMLO pretendió blindar la información y construcción de sus obras de infraestructura (tren maya, aeropuerto, etc.) del escrutinio judicial. Mismo que ya fue parcialmente suspendido por la SCJN.

Militarización del país. A pesar de haber sido un fuerte crítico de la militarización de la seguridad pública en el gobierno de Calderón, AMLO no tardó en exponenciar la práctica A raíz de la creación de la Guardia Nacional (GN), que dotó de facultades al presidente de México para disponer de ésta para labores de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria (como lo estableció la Corte Interamericana de DDHH en Alvarado y otros vs. México). Al año de la creación de la GN, AMLO ejerció dichas facultades.

  • Contra ello la Cámara de Diputados promovió una controversia constitucional, aduciendo una invasión competencial por parte del presidente mexicano. En la Segunda Sala de la SCJN, la Ministra Ríos Farjat propuso un proyecto solapando el Acuerdo, pero finalmente será el Pleno del a SCJN quien decida.

  • Además, la SCJN también tiene pendiente la resolución de la controversia relacionada con el contenido mismo de la Ley de la Guardia Nacional.

Ley de la Industria Eléctrica. A raíz de una serie de modificaciones a la Ley de la Industria Eléctrica, que buscan proteger y favorecer a CFE, se promovieron una serie de procesos alegando dos principales argumentos:

  • Competencia económica. Se reclama que al favorecer injustificadamente a CFE se violan los principios de libre competencia previstos en la Constitución mexicana.

  • Derechos ambientales. Se reclama que las modificaciones tienen una tendencia a favorecer energías sucias al eliminar incentivos fundamentales para el uso de energías limpias a los  que antes podían aspirar los participantes de la industria.

  • Actores políticos, internacionales y medios como The Economist han manifestado grandes preocupaciones por el proyecto energético de AMLO. Se aduce que dichas políticas además de ser ambientalmente regresionistas, merman la confianza de la inversión extranjera en el país, dificultan que México cumpla con sus obligaciones ambientales, debilitan el Estado de derecho, y terminarán por afectar económicamente a los usuarios finales.

Quien avisa no engaña. «La Corte actuará con independencia e imparcialidad. Nuestros fallos podrán gustar o no dependiendo de las coyunturas políticas. Pero nuestro único compromiso es, ha sido, y seguirá siendo, con la Constitución y con los DDHH», decretó el ministro presidente Arturo Zaldívar.

  • Sin embargo, destaca que a la fecha AMLO ha designado a casi la mitad de la SCJN. Tan solo el 4 de enero de 2022 la Ministra Loretta Ortiz Ahlf tomó protesta y se incorporó a la Segunda Sala y Pleno de la SCJN. Uniéndose a la lista de ministras y ministros designados por el actual presidente junto con Ríos Farjat, Alcántara Carrancá, y Esquivel Mossa. Hasta ahora, quien ha demostrado claro favoritísmo por la «4T» es Mossa, quien, además, preside la Primera Sala de la SCJN.

MARCOS SUÁREZ SIPMANN | RIBADESELLA

IV. Actores alternativos en Latam (IV): India

1053 palabras. 5 minutos de lectura. 8 fuentes.

Es noticia. India estrecha relaciones con América Latina recortando distancias con competidores como China, Japón y Corea. Deberá asimismo profundizar su relación con los organismos regionales y procesos de integración, solicitando ser observador. Su presencia se expande con la apertura de nuevas embajadas en República Dominicana y Paraguay. Ya en 2006, los dos países habían establecido sus misiones en Nueva Delhi.

  • Abrió el pasado 1 de enero su embajada en Santo Domingo, hasta ahora adscrita a la de La Habana. Completando la infraestructura diplomática se aspira a crear nuevas áreas de cooperación en la relación bilateral y convertir República Dominicana en  centro logístico para conectar con América Central.

  • También ultima detalles para establecer una sede independiente en Asunción. Hasta ahora la legación en Buenos Aires era la encargada de los asuntos con Paraguay. La paraguaya en el subcontinente se abrió en 2005. El intercambio comercial ha aumentado en el último quinquenio ascendiendo a $376M. India importa de Paraguay sobre todo aceite de soja. Exporta productos químicos orgánicos, piezas de automóviles, medicamentos, etc. El laboratorio Bharat Biotech donó vacunas contra el Covid-19 al Paraguay, en los momentos más críticos de la pandemia.

  • «India abre embajadas en Paraguay y Dominicana. Dos países claves en la #DisputaEEUUChina. Paraguay enclave de Taiwán. Dominicana comparte isla con Haití que reconoce a Taiwán. Tensiones India-China crecen. Afinidad India-EEUU también», señaló en redes el profesor Bernabé Malacalza. India se integra en el Quad junto a EEUU, Australia y Japón, un grupo informal de grandes democracias ocupado con China.

El fisgón histórico. Si bien eclipsado por el protagonismo chino, India cuenta en la región con mayores referencias socioculturales que Pekín. Uno se refiere a su diáspora: en la actualidad más de 1M de descendientes de migrantes  indios vive en el Caribe (Guayana, Surinam, Trinidad y Tobago). Con todo, la mayoría de los 1350M de habitantes del subcontinente ignora las diferencias entre los países del Caribe, a los que suele referirse con el término genérico de West Indies, que remite a la colonización británica.

  • Otro factor de interés relaciona a India y Brasil, que comparten en cierta medida el legado portugués. Lisboa detentó los derechos sobre varias posesiones costeras –Goa, Damán, Diu– y enclaves en el interior desde la época de Vasco da Gama hasta la independencia india en 1947. Ambos países han sido abanderados históricos de la cooperación sur-sur. Además de integrantes del Foro Trilateral IBSA (2003) y los BRICS (a partir de 2006).

Buena imagen. Aunque el nacionalismo hindú gobierna con Narendra Modi, India es una democracia, al contrario que China. Más allá de esto, el temor de Washington y Nueva Delhi ante el expansionismo de Pekín los convierte en aliados en Latam, región donde –es cierto– la amistad con EEUU no es precisamente una ventaja.

  • Conviene, sin embargo, fijarse en los aspectos económicos de la presencia de los gigantes asiáticos con Latam. Las exportaciones chinas –mucho más cuantiosas– están más diversificadas. La negativa percepción de Pekín como destructor del tejido industrial y empleos locales constituye un aliciente más para que India incremente su presencia en la región. El volumen de sus intercambios es todavía modesto. Brasil, Argentina, México y Chile, los socios más importantes.

  • Uno como otro compran commodities. La demanda del producto estrella, la soja, irá en aumento gracias a su versatilidad como alimento, pienso y origen de biocombustibles. Latam es clave para los dos. La diferencia: India presenta un perfil más energético; China, minero. La primera apuesta por la inversión privada, la segunda por acuerdos de compra a largo plazo a sus empresas públicas.

  • La inversión y los préstamos –de nuevo, mucho menores que los chinos– son mejor considerados. Por regla general Nueva Delhi ha venido actuando con mayor transparencia y como socio habituado a las prácticas latinoamericanas.

Productos socialmente valorados. Las exportaciones indias a Latam parten de su status como «la gran farmacia del planeta». India es el mayor proveedor de medicamentos genéricos a nivel mundial. Abastece más del 60% de la demanda mundial de vacunas. Hace algún tiempo que se viene alertando de la presión que sufre esa industria con el consiguiente perjuicio para el acceso a los medicamentos en los países en desarrollo.

  • En Colombia de las 741.000 motocicletas nuevas registradas el pasado año, 118.381 correspondieron a la marca india Bajaj, segunda solo por detrás de la japonesa Yamaha.

  • El grupo Tata, el mayor holding empresarial, cuenta con más de 20.000 trabajadores en América Latina. La tecnológica Tata Consultancy Services pertenece al grupo. Muy presente en Chile, lanzó recientemente el primer Centro de Gestión de Amenazas para la seguridad informática en América Latina en Querétaro, México. Trabajan con las universidades para resolver el desafío de la disponibilidad de talento.

El fenómeno Bollywood. La industria tiene más de 100 años de historia. El término Bollywood fue acuñado en los 70 cuando su cine superó al estadounidense. Pieza fundamental en la cultura del subcontinente hay que añadir a las filmaciones en hindi rodadas en Bombay muchas otras realizadas en otros lugares y lenguas del país: maratí, tamil, telugu, bengalí, canarés y malayalam.

  • Estrenada en 2017, «Enredados: La Confusión», fue la primera película estilo Bollywood hecha en Latinoamérica (Costa Rica). El pasado día 10 VIX la estrenó en su multiplataforma totalmente gratis y sin suscripción.

  • Zee Mundo trae el glamour de India a Latam desde 2017. Es un canal de televisión por suscripción internacional de origen indio que transmite películas de Bollywood en HD dobladas al español las 24 horas.

  • Las similitudes entre la cultura latina y la india explican el éxito de Bollywood en Latam: el valor de la familia, la unión, el esfuerzo en conjunto y las vicisitudes. El colorido, la alegría y el baile.

Un maharajá en La Guaira. Los intereses del hombre más rico de Asia, Mukesh Ambani, hombre fuerte del megaconglomerado indio Reliance Industries, llegan hasta Venezuela.

  • Hasta finales de 2020, ante su incapacidad de refinación propia –irónica y trágica a partes iguales– PDVSA dependió de los llamados diesel swaps: combustible refinado a cambio de remolcar crudo venezolano, triangulando con Reliance, además de la española Repsol e italiana Eni. Todo ello hasta que Trump redobló su presión sobre estas operaciones.

  • Desde entonces, Reliance ha procurado resumir los swaps arguyendo que paliará la crisis humanitaria que atraviesa el país. Un hombre de Biden durante su etapa como senador, Ankit Desai, lidera el cabildeo.

OFRECIDO POR CLOUDASTA DESDE MADRID

I. Tema de la semana. Si Kennan levantara la cabeza

1813 palabras. 9 minutos de lectura. 10 fuentes.

La pulsión idealista de Biden lo lleva a dividir el mundo entre «demócratas» y «autócratas». La realista, a mantener a los «autócratas» fuera de la órbita de China. Washington y Pekín no están en una Guerra Fría –no exactamente– pero la falta de precisión conceptual y de líneas rojas claras  como las que entonces marcó el legendario diplomático George F. Kennan entre dos superpotencias rivales es peligrosa para el mundo.

Es noticia. Más o menos medio mundo fue invitado a la Summit for Democracy del 9 y 10 de diciembre. La cumbre virtual para defender el valor intrínseco de la democracia es la apuesta más ambiciosa en política exterior de la administración Biden hasta la fecha. Casi más importante es quién no fue invitado: Rusia y sobre todo China, cuyos embajadores ya firmaron una carta conjunta quejándose de la «mentalidad de Guerra Fría» de la cumbre. (Putin y Xi Jinping se han juntado virtualmente esta semana con Ucrania y Taiwán como telón de fondo).

  • Ciñéndonos a la Summit for Democracy, el criterio invitador ha dado mucho de qué hablar. Fueron convidadas democracias débiles –pero importantes estratégicamente para EEUU en su pugna con China– como Filipinas y Pakistán (que declinó por deferencia a Pekín). Fueron excluidas otras naciones, como Bolivia o por razones más evidentes Venezuela, Nicaragua y Haití.

  • La ausencia más alarmante fue la de El Salvador, Guatemala y Honduras. A El Salvador –alienado de los EEUU por los prejuicios ideológicos de los staffers de Biden hacia Centroamérica, dicen unos, por el pudor democrático de Bukele, dicen otros– no parece quedarle otra que bailar con China. En cuanto a Honduras, se especula con que Tegucigalpa podría estar por abandonar a Taipéi a favor de Pekín. Ahora bien, si la recién-electa Xiomara Castro es cauta, esperará unos meses para cumplir su promesa de campaña a fin de apuntalar su transición.

  • De largo, el bombazo durante la misma cumbre fue la ruptura de relaciones de Managua con Taipéi para pasar a reconocer a Pekín, que no tardó en anunciar asistencia para el COVID-19 a los Ortega-Murillo para corresponder. Un recado chino, timing y todo, por haber invitado a Taiwán a la cumbre. Todo un revés diplomático para Biden en el siempre sensible «patio trasero» de Washington.

Voces. El vicepresidente del think tank Council of the Americas se quejaba de que EEUU pusiera en el mismo saco a Nicaragua y a Guatemala, El Salvador y Honduras. «La administración no tiene una política muy matizada…estos son países con problemas profundos con los cuales EEUU debe de trabajar en asuntos cercanos a nuestra agenda como la inmigración…¿es Guatemala menos democrático que Pakistán?». Fair question.

  • Un catedrático de la Harvard Kennedy School se preguntó «¿Si la democracia es nuestro principal objetivo, deberíamos estar del lado de Arabia Saudí y de Egipto? ¿Si contener a China es nuestro propósito real, podemos ser exquisitos sobre con quién decidimos hablar?».

En perspectiva. EEUU, el hegemón, da un paso atrás en el hemisferio. Algunos lectores –los menos afines a EEUU dentro de la no-izquierda iberoamericana que acostumbra a leer estas líneas– ni se inmutarán. Pero han de ser plenamente conscientes de que junto a EEUU retrocede la occidentalidad de Latam. Sobre si esta occidentalidad es tal, o incluso sobre si es deseable, merece la pena detenerse en otra ocasión. Ya lo han hecho otros más doctos. Pero el vacío se llenará y los candidatos con opciones reales de hacerlo are not pretty.

La viga en el ojo propio. Anticipando la cumbre, la cancillería china publicó The State of Democracy in the United States. El white paper hurga en la herida del asalto al Capitolio por hordas trumpistas y pone en valor la «democracia sustantiva y de resultados» china frente al «exceso de énfasis de EEUU en la democracia procesal o formal». Notablemente, se refiere a la influencia de EEUU en Latam a través de una nutrida red de ONG y think tanks, cuyas fuentes de legitimidad no son precisamente la soberanía popular de cada país, y que El Americanista ha tratado en anteriores números.

  • A las puertas de la cumbre, China se hizo notar en Latam. El día 3, Xi se dirigió por vídeo a la Tercera Reunión Ministerial del Foro China-Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) –un foro regional de sesgo izquierdista que pretende sustituir a la Organización de Estados Americanos en la que predomina EEUU–.

  • En paralelo, un grupo de académicos congregados por el exembajador de Chile en China y sinófilo Jorge Heine, hoy en la Boston University, propone en un libro reciente el «no alineamiento activo» para Latam con respecto a EEUU y China. Es decir, jugar a dos bandas de toda la vida. Es una propuesta ambiciosa dada la fragmentación regional. Poco le importa su potencial real a Pekín, encantado con la equidistancia positiva y normativa que le concede un grupo de prominentes intelectuales progresistas.

Ecos del Containment. Las imprentas estadounidenses tampoco paran. No por casualidad, el Saturday Essay del WSJ anterior al Summit for Democracy fue Containment Can Work Against China, Too. Invoca al diplomático George F. Kennan, padre del Containment, la estrategia con la que EEUU derrotó al bloque soviético.

  • El Containment partía de la premisa de que la tradicional inseguridad rusa combinada con la ideología comunista hacían a la URSS irremediablemente hostil al mundo libre (había quien insistía en reconducir al Kremlin a las «buenas maneras» por aquel entonces). Para Kennan, si bien no se podía reconducir al Kremlin, se le podía disuadir.

  • Stalin sabía que la URSS era más débil que EEUU. Pero estaba ciegamente convencido de que las fuerzas históricas por sí solas llevarían al comunismo a la victoria. Por tanto no atacaría precipitadamente. Por este motivo, razonaba Kennan, solo había que «contener» a la URSS, «aplicando contrafuerza con vigilancia y con destreza en una serie de puntos geográficos y políticos en constante cambio». Si los soviéticos no lograban expandirse, entonces la historia le daría la razón a él, y la red de mentiras que era la URSS caería por su propio peso. Los doves de la época deploraban el peligro constante que implicaba el Containment, mientras que los hawks aborrecían el punto muerto semipermanente de la estrategia.

  • Las diferencias entre la URSS y China no se le escapan al autor. Tampoco las similitudes «el objetivo debería ser impedir que China altere el equilibrio de poderes…y su capacidad de moldear el orden internacional surgido de la victoria de los EEUU en la Guerra Fría…este rival, como antes la URSS, se mueve por una combinación de resentimiento y ambición –nacionalismo, intensa inseguridad autocrática, y los diseños grandiosos de un emperador de por vida–». Que juzguen nuestros apreciados lectores si la Summit of Democracy puede considerarse un diseño grandioso tal.

  • Para Kennan, el teólogo protestante y pensador político Reinhold Niehbur «era el padre de todos nosotros». Por aquel entonces, EEUU rebosaba de fe en la superioridad de sus valores y de su sistema político. ¿Puede decirse lo mismo hoy en día? Al Containment lo respaldó un amplio consenso social sin apenas fisuras. Si un nuevo Containment, mutatis mutandis, fuera la estrategia óptima para los EEUU, entonces para aguantar el pulso del siglo a China, EEUU tendría que creérselo y mucho.

¿Por qué hacemos la guerra? Es una de las preguntas perennes de la ciencia política. El ya clásico artículo Rationalist Explanations for War, de James Fearon (1995), cuestionó algunas de las respuestas tradicionales.

  • Una de ellas es que se guerrea cuando los estados calculan erróneamente sus fuerzas relativas basándose en información inexacta. Mas para Fearon la mala información es una condición necesaria pero no suficiente para la guerra. La respuesta tradicional pasa por alto que los estados están incentivados a compartir información sobre su fuerza y sus líneas rojas. Lo racional, lo económico es poner todas las cartas sobre la mesa, evitar un mal cálculo que lleve a la guerra, y negociar una solución de antemano que le ahorre a ambas partes el coste de la guerra, que no deja de ser una ineficiencia.

  • ¿Si podemos negociar y quedarnos con el balance, entonces por qué seguimos guerreando?, insiste Fearon. La causa de la guerra no puede ser la (mala) información, sino aquello que impide su diseminación. Para Fearon esto son los incentivos de las partes a exagerar su poder y su determinación y de esconder su debilidad para extraer las mejores condiciones de una negociación (incentives to misrepresent information es como lo expresa él).

El balance. Podemos dar por sentado que Washington y Pekín tienen canales privados para compartir información sobre sus respectivos límites. Sirva como ejemplo Bush padre cantándole las cuarenta a Pekín en público tras Tiananmén, pero ratificando su confianza en la apertura China en petit comité, apertura que nunca llegó, huelga decirlo. Ahora bien, cualquier ofuscación de estos canales puede llevar al error y a la catástrofe a escala planetaria cuando dos superpotencias andan en competencia geopolítica por medio mundo.

El fisgón histórico. Kennan llegó a representar a la élite WASP (White Anglo Saxon Protestant) –hoy prácticamente extinguida– ganándose sus mentes y sus corazones. Pero en realidad siempre fue un outsider. Su ascenso a las altas esferas políticas de la costa este comenzó en Princeton, donde se enroló siguiendo los pasos de otro célebre midwesterner que vivió angustiado en los márgenes de «la sociedad»: Scott F. Fitzgerald, autor de The Great Gatsby, pero sobre todo de This Side of Paradise. Kennan se identificaba con su protagonista, Amory Blaine, basado en el propio Fitzgerald. Blaine deja Princeton. A él lo deja su amada por un hombre más hecho o menos roto. Termina la novela vagabundeando, hasta que un rico desconocido se ofrece a recogerlo en su automóvil. Conversan y –ya sin nada que perder– Blaine abraza el socialismo. Admite estar improvisando. «I know myself, but that is all», concluye.

  • Kennan influyó en Latam, mas no brilló por su clarividencia, como lo había hecho en Eurasia. En el único viaje que hizo a la región en 1950, se bastó de los prejuicios de sus embajadores allí destinados, en plena paranoia anticomunista de la Guerra Fría temprana, en vez de hacer lo que mejor hacía: observar y analizar el tejido social para luego describirlo con una prosa magistral. Tras el viaje planteó su corolario a la Doctrina Monroe: «no podemos ser demasiado dogmáticos con respecto a los métodos con los que los comunistas locales deben ser tratados».

  • Quizá lo rediman sus memorias. En ellas se retracta de su juicio apresurado sobre Latinoamérica. «A pesar del énfasis de estos pasajes [cita su trabajo de mitad de siglo] en el elemento trágico de la civilización latinoamericana, tengo en otro sentido una alta opinión de ella, y hasta veo en ella la mejor esperanza de la humanidad para el futuro…el continente sudamericano puede algún día demostrar que es el último reducto y custodio de los valores humanistas y cristianos que los hombres de Europa y Norteamérica han descartado».

SEBASTIÁN GENNARI | MIAMI

II. Antología chilena

1062 palabras. 5 minutos de lectura. 2 fuentes.

Chile es causa célebre en Latinoamérica, donde su giro a la izquierda es tenido, según el parecer, por valeroso esfuerzo revolucionario o plena decadencia a la venezolana. Aunque se han suavizado los reclamos de la izquierda, el país aún no sale de aprietos: ha salido muy cara la gestión del COVID-19, así como la capitulación fiscal a las fuerzas del estallido social. El ganador de la contienda Boric-Kast tendrá que lidiar con todo esto. Desde El Americanista analizamos la situación chilena ad portas de elecciones el domingo y también repasamos nuestra cobertura chilena. (En imagen dos vidas paralelas. A la derecha, Alexis de Tocqueville. A la izquierda, el Tocqueville hispano: Juan Donoso Cortés)

Todos a las urnas. Boric y Kast se han desplazado al centro político, buscando atraer un electorado escéptico y poco entusiasta. Ambos han aceptado que no está el horno para bollos: Kast, libertario por excelencia, ha tenido que postergar su propuesta de reducir el impuesto sobre sociedades, mientras que Boric ya reconoce que busca recaudar un 5%, y no un 7%, del PIB en impuestos adicionales. En resumidas cuentas, Kast sabe que no habrá dinero para solventar un bajón de impuestos; Boric los quiere subir sin ahuyentar inversión. Se mantienen los matices ideológicos, pero la homogeneización nos trae un Boric recortado y afeitado, aunque incapaz de llevar corbata, y un Kast que no mete la pata hablando de Pinochet.

  • La economía chilena augura dificultades a corto plazo, si bien sigue siendo fundamentalmente sólida. Los retiros de fondos de AFP —$49.000M en total— estimularon la economía en su momento, pero han dejado en apuros a todo el sistema de pensiones privadas. Por lo demás, el miedo a la izquierda ha traído consigo la fuga de $50.000M, mientras que el peso cae en picada frente al dólar y la inflación asciende a 6,5%. Como prueba de la inquietud del chileno, podemos decir que en los últimos 24 meses se han triplicado los saldos de las cuentas en moneda extranjera, llegando a $1.600M.

  • Al calmarse las aguas, es factible que a esta época se le recuerde por el nacimiento del Estado del bienestar chileno, completando la evolución anhelada por la izquierda. Este era el reclamo fundamental de los manifestantes del estallido social. El generoso régimen de ayudas se solidificó con la pandemia, gastándose un 14% del PIB. Todo esto ha dejado un déficit cuantioso y una deuda externa que en 2018 ascendía a un 25,6% del PIB y el año que viene llegará al 37,3%. El Estado tendrá que encontrar la forma de costear las ayudas sociales: incluso Kast ha aceptado no tocarlas.

El Chile aristocrático. En nuestro primer artículo chileno, abordamos la cuestión constitucional y explicamos por qué la Constitución de 1980 es tan controversial. Se trata, en efecto, de un documento creado para legitimar la dictadura pinochetista. Jaime Guzmán, al que antes hemos tildado de «filocarlista y filodonosiano», reconoció este hecho y plasmó los motivos de la Constitución: establecer unas rígidas estructuras de gobierno para así «constreñir» al adversario incluso cuando este llegase al poder. En aquel artículo también trazamos la historia constitucional del país, que se ha caracterizado por su estabilidad desde la temprana República, cuando Diego Portales introdujo un estilo autoritario y elitista centrado en la figura del presidente. El presidente gradualmente perdió competencias, dando lugar a un parlamentarismo de facto, pero se mantuvo el absoluto respeto a las instituciones.

Tocqueville en Santiago. Las agitadas circunstancias harían pensar que el modelo económico chileno es singularmente cruel y desigual. Sin embargo, Chile es indudablemente el país más exitoso de Latinoamérica: es más rico, en términos per cápita, y menos desigual que Colombia, México y Brasil. Hasta el estallido social, era el referente regional en cuanto a estabilidad y el Estado de derecho. Las revoluciones rara vez surgen de la muchedumbre hambrienta y harapienta; como dijera Tocqueville de EEUU, la celosa defensa de la igualdad se da sólo cuando la sociedad es relativamente igualitaria. Chile sigue siendo desigual para los estándares de los países desarrollados, pero su coeficiente de Gini demuestra una tendencia a la baja. A medida que se consagre el Estado del bienestar, quedará reforzada esta tendencia.

Los Kast. José Antonio Kast es presidenciable. Analizamos su figura y orígenes en una entrega anterior, constatando sus facetas distintivas. Es católico devoto, conservador y libertario. Le persigue la herencia pinochetista, de la cual antes alardeaba, si bien hoy pretende disimularla; es innegable, pues su hermano, el Chicago boy Miguel Kast, fue ministro y después presidente del Banco Central durante el régimen. El patriarca de la familia fue, además de prolífero católico, teniente del Ejército nazi, una verdadera desgracia para su hijo político.

Izquierda domada. Hasta la primera vuelta electoral, en Chile sólo se observaba una ola izquierdista con un poder desmedido. Esto ha cambiado: Boric y Kast están prácticamente empatados; la Convención Constitucional, singularmente radical, no goza del apoyo popular. De ganar Kast, está claro que no prosperará la Constitución, en cuya contra se desplegarían todos los poderes de la presidencia. Incluso ganando Boric, la radicalización de la Convención podría ahuyentar a la izquierda más moderada, produciendo una gran coalición que rechazaría la Constitución en el referéndum aprobatorio.

Descuentos. Los chilenos van a votar con una alta tasa de inflación y una moneda considerablemente devaluada. También ha subido el riesgo país. Pero desde El Americanista opinamos que Chile está barato; la ansiedad provocada por los procesos políticos, entre ellos los comicios, oculta el valor fundamentalmente sólido de los activos chilenos. Gane quien gane, el modelo será reformado, mas no desmantelado: Chile es un país rico en recursos naturales, posee una fuerza laboral y un tejido industrial relativamente sofisticados y no se ha desprendido de su tradición de estabilidad política.

El atractivo de Kast. José Antonio Kast no goza de apoyos en la prensa internacional. Su popularidad es, en cierto sentido, un hecho incomprendido. Se fundamenta en la mano dura; para sus seguidores, Kast es el martillo necesario ante casi tres años de desórdenes políticos. Es el candidato de quienes resienten la criminalidad, en especial el narcotráfico, y la inmigración ilegal; es el principal partidario del estado de excepción en La Araucanía, donde arrasó en primera vuelta. Los de rentas altas son más propensos al conservadurismo del Partido Republicano chileno, pero Kast también ha atraído a los «fachos pobres», que ven en él un paladín del orden y la paz social.

SEBASTIÁN INCHÁUSTEGUI | CIUDAD DE MÉXICO

III. México vs. Smith & Wesson: la lógica de la campaña antiarmas del presidenciable Ebrard

1080 palabras. 5 minutos de lectura. 12 fuentes.

Por qué importa. La violencia y sofisticación del armamento del narco en México han aumentado de la mano y considerablemente. El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se ha visto forzado a desplegar fuerzas militares en zonas turísticas como las playas de Cancún (el destino más popular del país). A la vez, el canciller mexicano Marcelo Ebrard, un personaje recurrente en el grupo cercano del presidente que suena con fuerza para las presidenciales de 2024, ha decidido ampliar y protagonizar la lucha antiarmas en otro frente: el legal y diplomático. ¿Cómo? Tocando en la puerta de los tribunales estadounidenses y demandando directamente a las empresas de armas de EEUU, y aprovechando el transitorio protagonismo diplomático de México en la ONU para avanzar la campaña.

  • En el norte, el Gobierno Mexicano promovió una ambiciosa demanda ante las cortes estadounidenses acusando el involucramiento de la industria armamentística en la crisis de tráfico ilícito de armas de fuego provenientes de EEUU a México. A las empresas de armas, se les acusa de responsabilidad y negligencia en el suministro ilícito de pistolas y ametralladoras que acaban en manos del narco.

  • En el sur, el pleito con el narcotráfico ha obligado al gobierno mexicano a desplegar Fuerzas Armadas a lo largo de playas turísticas. Parte de la recuperación económica de la que depende México reside en el turismo. En lo que va del 2021, según datos del FT, más de 20 millones de personas han transitado por el aeropuerto de Cancún. Mantener la viabilidad turística de Cancún es prioritario para el Gobierno.

  • Como suele suceder, existe más de una justificación para comprender el actuar de AMLO. Además de la narrativa de combate al narcotráfico y la salvaguarda de los ingresos turísticos (suponen nada menos que el 28% del PIB), detrás se esconde la ruta más clara de Ebrard hacia la candidatura presidencial de Morena en 2024.

Voces. «Marcelo Ebrard ha hecho un buen trabajo, con su equipo, para controlar la entrada de armas de EEUU a México», aseveró AMLO en conferencia mañanera del 16 de diciembre. En el marco de la Reunión Regional de la Comunidad de Profesionales Contra el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego y Delitos Conexos de la UNODC en Panamá, representantes de la Secretaría de Relaciones Exteriores presentaron informes respecto del litigio que México enfrenta contra empresas armamentísticas de EEUU. El propio Ebrard compartió en redes su apoyo a los movimientos antiarmas de EEUU.

En perspectiva. Cuando se habla del fenómeno del narcotráfico en México, los lentes suelen enfocarse en los cárteles y sus protagonistas. Es raro escuchar dentro de la ecuación la inconmensurable demanda de drogas que existe en los EEUU (de la que se deriva el resto del negocio). Aún más extraño es escuchar sobre la responsabilidad que tienen los fabricantes y distribuidores de armas en EEUU, que basan una parte considerable de su negocio comerciando indirectamente con grupos de narcotráfico, permitiéndoles crear amenazas suficientes al gobierno como para matizar e influenciar en sus políticas.

  • Recientemente, México reviró su estrategia de combate al narcotráfico hacia la industria armamentística de EEUU. Su estrategia se centra en dos frentes principales: el jurídico y el diplomático.

La vía legal. El proceso es «Estados Unidos Mexicanos vs. Smith & Wesson». El 4 de agosto del 2021, el Estado mexicano, por conducto de la Secretaría de Relaciones Exteriores, promovió una demanda civil ante una corte federal en Boston, en contra de 11 empresas productoras y distribuidoras de armas de fuego. Se les reprocha responsabilidad y negligencia en el tráfico ilícito de armas hacia México.

  • Smith & Wesson, Barret Firearms, Beretta, Century, Colt’s, Glock, son algunas de las empresas demandadas. México alega daños cometidos en su territorio por gastos en materia de salud y seguridad pública, en que ha incurrido como consecuencia de la omisión de las empresas de ejercer el debido cuidado en sus procesos. También alega que las demandadas se han beneficiado económicamente de su negligencia. Ejemplo de ello es el incremento de ventas en estados fronterizos.

  • El 22 de noviembre las empresas demandadas solicitaron desechar la demanda promovida por México con base en 6 argumentos principales. Los más relevantes son que México no tiene legitimidad procesal, que el vínculo causal entre la conducta de las demandadas y los daños alegados es demasiado prolongado, y por lo tanto atenuado, que las demandadas no tienen deber de proteger a México de delitos cometidos en su territorio y que México no puede invocar el derecho nacional para subsanar lagunas del derecho estadounidense.

  • Gran parte del juicio se decidirá sobre quién gane el argumento de aplicabilidad extraterritorial de la Ley de Protección de Comercio Legal de Armas. En caso de considerar que aplica, excusa a las empresas demandadas de responsabilidad por delitos de terceros. En caso de que no aplique respecto de delitos cometidos fuera de EEUU, México daría un importante paso en el juicio.

La vía diplomática. Además de las acciones legales tomadas en EEUU, la diplomacia ha resultado un medio distinto para presionar a EEUU. En su calidad de miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, México asumió, en el mes de noviembre, la presidencia. Rápidamente se hizo evidente que aprovecharía su tiempo al frente de uno de los órganos más importantes para empujar sus pretensiones en materia de tráfico ilícito de armas.

  • «Los actores privados deben contribuir con acciones decisivas de autorregulación y de monitoreo de sus cadenas de distribución a fin de evitar el desvío y tráfico ilícito de las armas [y] asegurarse que las que fabrican […] no lleguen a manos criminales» expresó Ebrard en su comparecencia ante el Consejo de la Seguridad.

En el radar. Es bien sabido que la competencia por la sucesión presidencial de Morena ha comenzado. Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum (Jefa de Gobierno de la Ciudad de México) compiten por la delantera.

  • Mientras que a la Jefa de Gobierno se le ha señalado por haber iniciado actos de precampaña, el canciller mexicano tomó el papel protagónico en la búsqueda de vacunas a principios de año. Hasta fue nominado a «persona del año» por la Asociación de Control de Armas con motivo de la demanda promovida por la SRE.

  • Ebrard ha demostrado talento para posicionarse como protagonista de las causas justas de la «4T». Además, él es el único sucesor que ha tenido AMLO en una posición de gobierno anterior (sucedió a AMLO como Jefe de Gobierno de la CDMX de 2006 a 2012). Como se dice en EEUU: «no es su primer rodeo».

MARCOS SUÁREZ SIPMANN | RIBADESELLA

IV. Actores alternativos en Latam (III): Corea del Sur

1157 palabras. 6 minutos de lectura. 12 fuentes.

Es noticia. El lunes el ministro de Finanzas de Corea del Sur anunció la intención de su país de unirse al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT o CPTPP por sus siglas en inglés). En su versión renegociada tras la salida de EEUU, el TIPAT cuenta con 11 miembros entre los que se cuentan México, Chile y Perú. El ministro confirmó también que la 10ª economía mundial se prepara para retomar conversaciones para la firma de un Tratado de Libre Comercio con México.

  • Si aumenta la tensión con Pekín y la securitización de la cooperación tecnológica, las relaciones internacionales con China estarán expuestas a mayor riesgo. Ello incrementa para Latam el valor de socios con tecnología punta como Corea. Ante esto –y ante el proteccionismo chino–, Seúl se erige como puerta de entrada al mercado asiático.

Lazos de sangre colombiana. En agosto el presidente Iván Duque visitó Corea del Sur donde se reunió con su homólogo Moon Jae-in. Temas prioritarios: salud y fabricación de vacunas, así como la reactivación económica colombiana. Acompañado por 6 ministros y una decena de empresarios su agenda incluyó encuentros con directivos de hospitales de vanguardia y presidentes de empresas icónicas como Samsung, Hyundai y LG.

  • Su historia compartida deriva de la participación de los casi 5.000 combatientes del «Batallón Colombia» en la Guerra de Corea. Al ponerse fin a las hostilidades en 1953, Colombia acumulaba 196 muertos y desaparecidos, y más de 400 heridos. Una contribución que Corea del Sur agradece y recuerda. Prueba de estos lazos son las becas que la Agencia de Cooperación Internacional de Corea (KOICA) entrega a Colombia.

  • Otro ejemplo es visible en la cultura con la película «Bogotá». El rodaje con reconocidos actores de ambos países y aplazado por la pandemia finalizó en septiembre. Ambientado en la Colombia de los 90, este thriller criminal cuenta la historia de un joven coreano que emigra a la capital latinoamericana. El estreno previsto el año próximo es uno de los más esperados.

  • El TLC cumple 10 años y el viaje elevó la relación a una «asociación bilateral estratégica» apoyada por este acuerdo firmado en 2011. Seúl manifiesta su intención de acercarse a la Alianza del Pacífico.

El fenómeno «Pescorea» en México. En Pesquería, localidad del estado mexicano de Nuevo León, se inició en 2014 un boom industrial con la puesta en marcha de la automotriz Kia México. Junto a ella, llegaron constructoras, proveedoras de insumos y de ingeniería generando miles de empleos. Vinieron tantos coreanos que empezó a llamarse a la zona Pescorea. El término abarca también la transformación en zonas de otras municipios como Apodaca y San Pedro. La influencia coreana –en el área metropolitana de Monterrey– se muestra con los avisos español/coreano en los negocios: desde peluquerías hasta supermercados, pasando por restaurantes, agencias de viaje, academias de idioma y de taekwondo, tiendas de cosméticos y K-beauty o despachos de abogados.

  • En 2020, Pesquería contaba con 147.624 habitantes, un crecimiento del 608% respecto a 2010, según el portal oficial DataMéxico. Entre 2018 y 2020, fue el municipio que atrajo mayor inversión extranjera directa según la Secretaría de Economía del Gobierno Federal.

Visitas ticas. El mes pasado el costarricense Carlos Alvarado, visitó Corea del Sur para favorecer la recuperación económica. Su  objetivo: posicionar a Costa Rica como destino de inversión y reforzar las excelentes relaciones diplomáticas que cumplen 60 años en 2022. Se firmó un memorándum de entendimiento sobre la cooperación en gobierno electrónico en el país centroamericano.

  • Se acordó también impulsar el crecimento pospandemia centrándose en los sectores digital y de las tecnologías medioambientales con el acceso de compañías surcoreanas a proyectos tecnológicos y de infraestructura. Moon alabó el Plan Nacional de Descarbonización costarricense, «que está ocupando un rol estelar de cara a lograr la neutralidad de carbono», y cuya  estrategia ligarán con el llamado «New deal» del Gobierno surcoreano.

La Ola Coreana o «Hallyu». Es la punta de lanza del soft power coreano. Grupos exitosos de este tsunami mezcla de música y reality del K-pop son BTS o  EXO, de la agencia SM Entertainment. También YG y JYP Entertainment. Al principio el contenido cultural ingresaba en Latinoamérica mediante las embajadas. Las primeras fueron Chile, Venezuela, Panamá…Después se unieron Perú, Argentina y México. En estos últimos al éxito contribuyó la inmigración coreana.

  • A los aspirantes seleccionados se les enseña danza, actuación e idiomas. Si necesitan cirugía plástica la empresa paga. La «música ídolo» involucra a mucha gente. La cara oculta es que en esta forma de industria planificada de entretenimiento se ha dado una importante cantidad de acusaciones de abuso.

  • BTS, TWICE y otras bandas de K-pop visitarán México en 2022, donde por otra parte se prepara un reality show, lo que confirmó la agencia de noticias surcoreana Yonhap: «una vez lanzado el programa se formará un grupo masculino de género K-Pop de Sudamérica».

  • En las protestas en Colombia miles de seguidoras de K-pop  boicotearon tendencias de Twitter. Un activismo digital, según las k-popers, a favor de los derechos humanos.

  • «Hallyu» incluye también series televisivas coreanas o K-dramas con grandes éxitos como «Una estrella en mi corazón», «Escalera al cielo» o «La joya en el Palacio». A diferencia de las latinas, las coreanas tienen menos episodios. Relatos juveniles, románticos, dramáticos, a veces cómicos. Novedosa es la exquisita estética en las escenas de amor que tienen lugar en paisajes extraordinarios. Hay cero violencia a menos de que se trate de un thriller.

Korean New Deal. Este plan del Gobierno coreano reactivará la economía tras el COVID-19 mediante el impulso digital y verde, abriendo una ventana de posibilidades a grandes empresas y PYMES con una inversión de $135.000M. Se busca invertir en energía solar y eólica marítima y en hidrógeno.

  • El plan construye sobre la cuota de mercado de casi el 22% mundial en telefonía móvil, un 73% en dispositivos de memoria y 38,8% en baterías de litio de la que puede presumir Corea.

  • Los coreanos dedican el 4,5% de su PIB al I+D+i, con el 15,3% de los empleos relacionados con la investigación. Es un contexto favorable para las startups y muestra un apoyo a universidades e institutos de investigación considerable, que se refleja en los proyectos que presentan. Según el Banco Mundial, Corea ocupa la 5ª posición entre los países  que más facilidades ofrece para establecerse. Por todo ello, lidera el Índice de Innovación 2021 publicado por Bloomberg.

  • Corea del Sur fue pionera en disponer de una red móvil 5G comercial. Ahora, la implantación del 5G y el desarrollo de la Inteligencia Artificial convierten a Seúl en un socio cada vez más relevante. Su New Deal digital y verde constituye el gran atractivo de esta pequeña nación asiática de 51M de habitantes.

  • En marzo tuvo lugar en Seúl el Foro de Cooperación Digital Corea-Latinoamérica 2021. Con planes de cooperación en redes de telefonía 5G, gobierno digital, ciberseguridad, ciudades y granjas inteligentes, los países latinoamericanos aspiran a superar las dificultades del proceso de desarrollo digital fijándose en Corea.

∞. América ¿Qué más?

Revista de prensa

     HEMISFERIO

  • Reuters: Remates petroleros en Latam despegan tras dos años de parón | «Las fronteras petroleras latinoamericanas están nuevamente bajo los focos con remates en Brasil, Guyana y la región andina que se espera atraigan ofertas de grandes firmas petroleras a pesar del llamado mundial de acabar con el desarrollo de los combustibles fósiles»

OFRECIDO POR CLOUDASTA DESDE MADRID

SEBASTIÁN GENNARI | MIAMI

I. Tema de la semana. Boom cripto y puntocom en Latam

1302 palabras. 7 minutos de lectura. 23 fuentes.

Es noticia. Las últimas semanas han sido pésimas para el bitcóin, la cota de referencia para todas las criptomonedas. Hacia el 14 de noviembre, un bitcóin equivalía a $65,3K y el día 10 había registrado su máxima histórica de $68,9K. Estas cifras tan halagüeñas resultaron efímeras, pues les ha seguido una caída en picado ininterrumpida. Al momento de redacción de este hilo, el bitcóin ronda en torno a los $48K, valoración que devendrá anticuada antes de concluir el párrafo.

  • Mucho se ha especulado en torno a los motivos del desplome. En resumidas cuentas, podemos atribuirlo al fortalecimiento del dólar y las expectativas temporalmente bajistas frente a la variante ómicron; la primera es consecuencia de la última, pues los grandes capitales, buscando solidez y certeza, se refugian en el dólar, perjudicando a todos los activos de riesgo. A esto debemos sumar las perennes tentativas de regulación por parte de China, India y EEUU, aunque dudamos de su eficacia; la total prohibición impuesta por Pekín no supuso traba alguna para los récords de octubre y noviembre, y en Washington y Nueva Delhi parecen decantarse por la vía moderada.

  • Los paladines de las criptomonedas insisten en que no ha de cundir el pánico. A pesar de los vaivenes, para nada inesperados en semejante «ecosistema», ha sido un año de plusmarcas: no fue sino hasta enero que el bitcóin alcanzó los $40K, como parte de un rally que lo llevó de $10K en octubre de 2020 a $59K en mayo. Se refugian en la tesis de que los ciclos de las criptomonedas se están alargando, de ahí el entusiasmo del inversor anónimo que ha aprovechado el bajón para comprar $150M en bitcóin.

Finanzas alternativas. Las criptomonedas podrían parecer profundamente ajenas a Latinoamérica, que, más allá de los nebulosos empréstitos decimonónicos, no se caracteriza por la sofisticación de sus instrumentos financieros. Sin embargo, la región ha querido ser escandalosamente pionera, recurriendo no sólo a las criptomonedas, sino también a los denominados neobancos, notorios por sus nulas comisiones y carácter digital; los países de la región hoy se valen de estos medios para dispensar ayudas estatales e incluso subastar bonos soberanos.

  • Es en El Salvador donde nos encontramos con el aparato estatal más probitcóin de la región. El presidente Bukele, entrañable o pueril según el criterio, ahora prevé recurrir a los inversores de criptomonedas para que le presten los $1.000M que el FMI no desembolsa. Lo más seguro es que la oferta salvadoreña termine suscrita en exceso, pues, además de prometer un cupón anual del 6,5%, Bukele tiene la intención de destinar la mitad del préstamo a la compra de bitcóin y dividir las ganancias, si las hubiere, entre el Estado y sus acreedores.

  • Más allá de la saga salvadoreña, Latinoamérica bien podría dotar a las criptomonedas, sobre todo al bitcóin, de utilidad cotidiana, desestimando así la principal objeción de los tradicionalistas, que tienen a las criptomonedas por bienes locamente especulativos. El principal «caso de uso», por adoptar la jerga del espacio, yace en el envío de remesas. Mientras que las remesas enviadas desde EEUU están sujetas a tarifas de 5,22% (en promedio), las de bitcóin tienden a caer y se han mantenido alrededor de los $2 al cabo de los últimos meses. Para hacer frente a la volatilidad y reducir aún más las tarifas, la mexicana Bitso ha empezado a comercializar las remesas en stablecoins, cuyo valor está anclado a una moneda real (o fiat), como el dólar. Las stablecoins, como Tether y USDC, también se aproximan a la tenencia de dólares, cosa que en México es difícil para los particulares residentes fuera de la franja fronteriza.

  • Esta función se puede compaginar con la de reserva de valor, sobre todo en países como Venezuela y Argentina, donde las monedas nacionales han perdido la confianza popular. Es por esto que Venezuela registra una de las más altas tasas de uso de criptomonedas, que, lejos de limitarse a la especulación financiera, han llegado a usarse en el comercio cotidiano, aunque evidentemente predomina el dólar, mediante el cual se efectúan el 66% de las transacciones domésticas; en Argentina, en pleno «cepo al dólar», el bitcóin atrae muchísima atención a pesar de ser más caro que en países con tasas de cambio libre.

Sí, pero. Se nos ha hablado de un mundo que las criptomonedas transformarán en una especie de País de Cucaña, pero la realidad bien podría ser otra. Las dudas van más allá de la volatilidad de estos activos y de su total carencia de uso práctico, al menos en la actualidad.

  • También es válida la crítica de que políticos como Bukele buscan camuflarse detrás de las criptomonedas, adquiriendo una imagen moderna y progresista en el sentido más amplio de la palabra.

  • Las criptomonedas, sobre todo las stablecoins, están amenazadas de muerte por la regulación estatal. Actualmente carecen de regulación, pero existen motivos de sobra para sospechar que su valor, en teoría equivalente al del dólar, no está respaldado por reservas suficientes, de ahí las ansias regulatorias del Congreso estadounidense. Tether, la principal stablecoin, ya ha sido multada por las autoridades yanquis. A esto debemos agregar las críticas de los bancos centrales, que, incluso de aceptar las virtudes de la blockchain, crearían sus propias monedas digitales.

  • Incluso reconociéndoles sus méritos a las monedas establecidas, podemos sospechar de las altcoins, muchas veces llamadas, de forma tan vulgar como certera, shitcoins. Son demasiado frecuentes los casos de criptomonedas en teoría prometedoras que caen a manos de un rug pull, donde los fundadores repentinamente venden sus valores en cartera, se retiran y hunden el proyecto.

En el radar. Latinoamérica no sólo se suma a la moda de las criptomonedas. El sector tecnológico regional también atrae cuantiosas inversiones de los principales fondos de capital de riesgo. En agosto ya se hablaba de $12.000M en influjos, en su mayoría provenientes de EEUU y Asia.

  • En mayo Bitso, el antedicho mercado de intercambio de criptomonedas, se convirtió en «unicornio» al recaudar $250M y concretar una valoración de $2.200M. Otro éxito rotundo es el de Nubank, un banco digital brasileño que debutó el jueves en la Bolsa de Nueva York, cosechando un alza del 15% y una valoración de $50.000M. Esto supone un desenvolvimiento infinitamente superior al de Grab, el gigante singapurense que se desplomó el día de su salida a bolsa, perdiendo un 37,61% en lo que va de año. Y es que Latinoamérica, con una población similar a la del Sudeste Asiático, está dotada de mercados internos más variados, más grandes y, en la mayoría de los casos, más ricos.

  • Hay quienes auguran una edad dorada, aunque preocupa que el boom se vea limitado a fondos extrarregionales, como lo son Coatue y SoftBank, sin que surjan grandes inversores latinoamericanos.

Bendiciones de la pandemia. El coronavirus ha supuesto una gran ayuda al sector comercio electrónico latinoamericano. Los latinoamericanos, rezagados en cuanto a la adopción de modos de pago electrónicos, han revolucionado sus hábitos.

  • El 15% de las ventas minoristas en la región son en línea y la industria mantendrá una tasa anual de crecimiento en torno al 30%. En mercados que, al contrario de México y Brasil, no tienen un largo historial, se registran cifras mucho más altas: 82% en Bolivia, 56% en Perú, 50% en Paraguay.

  • Quizá lo más interesante es que no dominan firmas extranjeras, como lo son Amazon y Alibaba. Mercado Libre, originalmente argentina pero más bien panlatina, fue el gran ganador de la ola digital de la pandemia. En efecto, sus filiales brasileña, argentina y mexicana ocupan los tres primeros lugares en la tabla del e-commerce latinoamericano; su filial colombiana ocupa el décimo puesto, mientras que Amazon (Brasil) se conforma con el sexto puesto en la región.

  • Y, como para demostrar el ímpetu de las criptomonedas, Mercado Libre permitirá la tenencia de criptomonedas en las carteras digitales de sus clientes brasileños.

MARCOS SUÁREZ SIPMANN | RIBADESELLA

II. Actores alternativos en Latam (II): Reino Unido

1427 palabras. 7 minutos de lectura. 16 fuentes.

Es noticia. Barbados se despide de la monarquía británica para convertirse en una república tras 400 años como colonia. Desde el pasado día 30 –55º aniversario de su independencia– la isla caribeña dejó de tener como jefa de Estado a la reina Isabel II. La nueva presidenta es Sandra Mason.

  • Durante ese tiempo, incluyendo 200 años como centro del tráfico esclavista, la influencia británica supuso represión y terribles condiciones. No hubo beneficios. Ni antes ni después se otorgaron subvenciones para educación, atención médica, infraestructura, agricultura o turismo.

  • Sin ayuda británica y con una población de 285.000 habitantes, ha prosperado con una economía diversificada hacia el turismo. No obstante, fenómenos climáticos adversos y la pandemia han agravado el escenario. La recuperación se adivina lenta con el 170% de su PIB comprometido y habiendo incumplido los pagos de los créditos concedidos por el FMI.

  • Significado psicológico: el pequeño país demuestra ser capaz de administrar sus propios asuntos en democracia. Completamente libre, no solo una colonia independiente. Amigo de todos, satélite de nadie.

  • El cambio se ha producido en un ambiente de buena voluntad y amistad como indica la asistencia de Carlos, príncipe de Gales, invitado de honor.

Entre líneas. Westminster teme un punto de inflexión. La decisión de Barbados puede influir en otros países caribeños con Isabel II como jefa de Estado. Ya en 2016 el gobernador general de Jamaica, Patrick Allen, propuso aprobar una enmienda constitucional «para reemplazar a su majestad la reina con un presidente no ejecutivo como jefe de Estado».

  • Hay un movimiento para la reparación por las injusticias cometidas durante la era del esclavismo. La justicia restaurativa no es solo pedir dinero, es diálogo y una serie de incentivos que ayuden a desarrollarse a una nación durante mucho tiempo relegada. Barbados construirá un museo de la esclavitud transatlántica con la colección más grande de registros de esclavos fuera del Reino Unido.

  • La decisión de independizarse ha sido en parte influenciada por las actividades de China, que ha invertido en la economía de Barbados más de $530M para mejorar las infraestructuras al tiempo que envía mascarillas y dosis de su vacuna contra el Covid.

  • Sin salir de la Mancomunidad de Naciones, Barbados va a potenciar su papel dentro de la Comunidad del Caribe.

El fisgón histórico. Desde finales del siglo XIX, los países pertenecientes al Imperio británico que fueron adquiriendo cierto grado de independencia –los Dominions–, empezaron a asistir a conferencias con el reino. En 1926 acordaron ser todos miembros iguales de una comunidad dentro del imperio, independientes en cuanto a gobierno, pero con lealtad al rey. Se la bautizó como Mancomunidad Británica de Naciones. En 1949 la Declaración de Londres estableció que las repúblicas independientes y otros países podían formar parte de ella, dando lugar a la moderna Mancomunidad de Naciones. Su funcionamiento está basado en la cooperación voluntaria, libre e igualitaria. Su próximo jefe será el príncipe Carlos tras ser elegido por el grupo en 2018.

  • La Commonwealth cuenta con 54 países independientes y semiindependientes que en su mayoría mantienen lazos históricos con Reino Unido. De ellos están en el Caribe y América Latina: Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guayana, Jamaica, Santa Lucía, Saint Kitts y Nevis, San Vicente y las Granadinas, Trinidad y Tobago.

  • Los llamados «territorios británicos de ultramar». A los estados mencionados se suma un conjunto de colonias y territorios que no se independizaron. En el hemisferio occidental, incluyen Anguila, Islas Caimán, Bermudas, Islas Vírgenes Británicas, Montserrat y las Islas Turcas y Caicos. Las dos primeras y otras entran y salen de la lista negra de paraísos fiscales señalados por la Unión Europea. El Brexit ha llevado más confusión, si cabe, a su vaporosa y confusa situación.

Malvinas/Falkland. También constituyen un territorio británico de ultramar. Londres ratificó su presencia militar allí. La cancillería argentina en un comunicado oficial en marzo volvió a reclamarlas señalando que Reino Unido «debe escuchar» a la comunidad internacional, ya que esta «promueve el fin del colonialismo en el mundo». El conflicto se remonta a la rivalidad cultural y comercial entre los imperios español y británico.

  • El primer ministro Boris Johnson declara que «seguiremos defendiendo la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich, garantizando la protección de los intereses de las 3.500 personas allí, de acuerdo con el principio de autodeterminación».

  • Una pretensión que encubre la exploración petrolera y más allá apunta hacia los territorios chilenos y argentinos en la Antártida. Un marco geopolítico complejo en que Argentina y Latinoamérica deben saber jugar sus bazas. Reino Unido es hoy menos poderoso que en el pasado y el Brexit acentúa esa debilidad. Sin olvidar que China muestra interés por el Atlántico Sur.

  • Su realidad económica inquieta a Londres, pues los últimos años estas islas venían exportando a la UE productos, básicamente pesca, por valor de más de 225M$. Se prevé que ese comercio disminuya afectado por las tarifas impuestas por Bruselas.

Impacto del Brexit. Reino Unido, una de las 10 economías más importantes del mundo por volumen de PIB, es un mercado pequeño para el comercio latinoamericano. Su salida de la UE no constituye una amenaza existencial para las economías de Latam, ni tampoco una oportunidad particularmente llamativa, ya que su peso económico en la región es limitado. Entre las economías principales de Latam Colombia es una de las que más depende de las compras británicas. Pero incluso este país envía a Reino Unido apenas un 2,5% de sus exportaciones. Brasil sólo depende de Reino Unido para apenas el 2% de las suyas. Y la cifra respectiva para México es menor al 1%.

  • La inversión británica en Latam, si bien importante para algunos países –Colombia, Perú– y en sectores como la minería, no tiene la dimensión de los flujos provenientes de otros países como EEUU.

¿Global Britain? La nueva estrategia nacional «Global Britain» (contenida en el extenso documento «Un Reino Unido global en una era competitiva») solo dedica un par de párrafos a Latam.

  • Y esto teniendo en cuenta que un tercio de los 66 acuerdos de libre comercio con países de fuera de la UE que Reino Unido estrenó con la implementación del Brexit el 1 de enero de 2021 se han firmado con la región de Latinoamérica y el Caribe. Se hicieron efectivos acuerdos con Chile y de Continuidad Comercial con México. También con bloques como la Comunidad Andina y con Centroamérica. Asimismo con 14 países del Caribe que, asociados como Cariforum, ya tenían esa relación con la UE. Un trato análogo con Mercosur se presenta complicado por la crisis interna del bloque que por otra parte ni siquiera ha visto ratificado el acuerdo firmado con la UE. Se busca un rápido acuerdo con Brasil.

  • Obligado a establecer nuevos acuerdos bilaterales con los demás países, Westminster se muestra desesperado intentando sumarse a acuerdos comerciales regionales ya existentes puesto que, fuera de la UE, pierde fuerza a la hora de negociar. En septiembre, Reino Unido mostró intenciones de unirse al T-MEC formando así lazos comerciales con América del Norte sin tener que negociar un nuevo convenio bilateral con cada uno de los 3 miembros. Un pacto que ni siquiera contiene cláusulas que permitan sumarse a otros países. Londres se vio en la necesidad de aclarar que no quiere entrar en el T-MEC. Desmintió el rumor calificándolo como «malentendido». Sí insistió en estar buscando un nuevo acuerdo comercial con México.

  • Más suerte podría tener en su deseo de entrar al Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico (TIPAT o CPTPP por sus siglas en inglés), 3 de cuyos 11 miembros son latinoamericanos: México, Perú y Chile. Aunque no hay nada decidido Londres apura el paso para su ingreso.

El oro de Venezuela. En el Banco de Inglaterra se acumulan 31 toneladas de oro por valor de casi 1000M $ que Caracas lleva exigiendo desde 2018 cuando su crisis económica comenzaba a convertirse en sistémica y el oficialismo se proclamó vencedor de unas elecciones boicoteadas por la oposición y calificadas de fraude.

  • El oro representa el 15% de las divisas que posee Venezuela en el exterior. El caso del oro de Venezuela ha llegado a la Corte Suprema británica y la disputa –que se prolonga en el tiempo– enfrenta a Juan Guaidó, reconocido como presidente interino legitimo por Reino Unido, y al Ejecutivo de Nicolás Maduro, quien pese a controlar de facto las instituciones venezolanas no goza de reconocimiento diplomático ni credibilidad desde Londres. Johnson ha reafirmado la potestad de Guaidó sobre el oro venezolano. El juicio en los tribunales británicos es una decisión acerca de cuál es el legítimo Gobierno de Venezuela.

Más a fondo:

  • Para ver: Operación Algeciras: un documental, disponible en las profundidades de la red, sobre un sabotaje frustrado, de parte de un comando de hombres rana argentinos –mal pertrechado pero duro de roer– a buques británicos amarrados en la base de Gibraltar antes de que zarparan hacia la guerra de las Malvinas.

  • Para leer: British Lions and Mexican Eagles: Business, Politics, and Empire in the Career of Weetman Pearson in Mexico, 1889-1919. El nombre Pearson se asocia al gigante editorial y educativo. Antes, un Pearson hizo fortuna en –o con– el Porfiriato, antes de retirarse como político liberal de vuelta en Gran Bretaña.

JORGE LUIS DE LEÓN KOSTKO | MADRID

III. Colombia: quién le puede a Petro

1762 palabras. 9 minutos de lectura. 25 fuentes.

Por qué importa. Con la salida gradual –pero cada vez más real– del expresidente Álvaro Uribe (2002-2010) del ruedo político, la política colombiana se ha reconfigurado en planos sin precedentes. Cuatro grupos políticos se disputarán la presidencia en mayo del próximo año; partidos políticos que resucitan después de décadas sin actividad, empresarios e independientes se lanzan al ruedo, la izquierda refuerza su discurso con la problemática social, y el propio uribismo cambia de rumbo.

  • Inversionistas extranjeros, bloques geopolíticos y grandes potencias han empezado a alinearse para brindar su apoyo a candidatos. Y con razón: Colombia es un país importantísimo para la región: miembro de la OCDE, salida al Atlántico y al Pacífico, poderosas oligarquías empresariales, recursos naturales, fronteras porosas y un Ejército profesional curtido en 60 años de conflicto. Para EEUU y sus aliados regionales, Colombia es el muro de contención a Venezuela. Para Venezuela, y sus aliados globales, la puerta de entrada al resto del continente.

  • ¿Pero dentro del país, qué político tiene la receta para ganarse al elector promedio? Colombia supo afrontar asertivamente el COVID-19, por lo menos, así lo indican las cifras. El ejecutivo actuó con velocidad al confinar y con efectividad a la hora de vacunar. Pero las restricciones han afectado gravemente al colombiano de a pie. El 50% de los ocupados en Colombia son trabajadores informales. El dinero se mueve por debajo de la mesa y en las calles. Cerrar las calles es dejar a millones de familias colombianas sin alimento por meses. Es aquí donde comienzan los problemas: la brecha de la desigualdad es cada vez más amplia y los sentimientos de marginación e ira afloran camino a las urnas.

En el retrovisor. El gobierno de Iván Duque no ha realizado la gran reforma que anunció al instalarse en la Casa de Nariño en 2019. Podría argüirse que apenas ha tenido recursos políticos: ha tenido que manejar constantes crisis. Con tanta emergencia, intentar desmontar, como se prometió en campaña, toda la política del anterior gobierno —el de Juan Manuel Santos, que duró ocho años— no es tarea fácil.

  • Primero llegaron dos millones de migrantes venezolanos —que se sepa— al territorio nacional, la mayoría de ellos en condiciones de pobreza terribles. La gestión de esta crisis ha sido valorada positivamente por entes internacionales, pero a un país tan cerrado al extranjero como Colombia y con problemas sociales tan profundos y tan antiguos, le ha costado dar la bienvenida a los que alguna vez los acogieron. El tema es delicado, pero será uno de los que decidan la presidencia.

  • Después, un intento de reforma tributaria desató un paro nacional apoteósico en plena pandemia, dividió al país en dos, dejó al menos 51 muertos y ocasionó la renuncia del Ministro de Hacienda. Es claro que una reforma es necesaria: pero sin aplastar a la clase media. El costo político a pagar por ello será inmenso.

  • Un Duque impopular ha tenido que gobernar contra viento y marea. Su desaprobación ya roza el 70%. Los colombianos no quieren a Duque, y con la gente en contra, los políticos ya se han encargado de hacerle la vida imposible al presidente. Y este, intentando proyectar una imagen de tecnócrata serio y profesional, no ha sabido enfrentárseles en batalla con disposiciones ejecutivas para realizar los planes de gobierno. Podría decirse que le ha faltado la mano firme que pregona el eslogan de su partido.

Por la izquierda. De cara a las elecciones de mayo, el exsenador y candidato presidencial, Gustavo Petro, lidera las encuestas. La más favorable lo llevó a exclamar en redes «Estamos entre el 43 y el 47% de intención de voto para primera vuelta, y entre el 57 y el 68% para la segunda vuelta, según la encuesta Invamer. Podemos por tanto ganar en primera vuelta y lograr el primer triunfo popular en la historia de Colombia».  (La primera vuelta se celebrará el 29 de mayo. La fórmula ganadora deberá obtener la mitad más uno del total de votos válidos, de lo contrario se realizará una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados el 19 de junio).

  • Petro es parte del «Pacto Histórico», la coalición de izquierdas que va punteando en las encuestas. El «Pacto» va desde Partido Comunista Colombiano, hasta Comunes —el partido de las FARC no-disidente—, pasando por la Colombia Humana, el Polo —o lo que quedó de este—, la Unión Patriótica —partido de la guerrilla disuelta M-19— y algunos exsantistas y liberales.

  • Su discurso es radical: está en contra de todo; de Uribe, de Duque, del centro y del establishment, todo envuelto con matices indigenistas y guiños a la comunidad afro. Es un populismo duro generador de una mayoría social, que se lanza a conquistar el corazón de las clases más humildes pero también a la intelectualidad progresista colombiana.

  • El «Pacto» tiene amplísimas conexiones dentro de la institucionalidad colombiana: académicos, tertulianos, congresistas y por supuesto impulsores del paro contra la reforma tributaria. Otras conexiones más preocupantes ligan al «Pacto» al régimen venezolano e Irán.

  • Lo cierto es que en Colombia nunca ha gobernado la izquierda. El mal desempeño de liberales y conservadores facilita ahora el asunto. Está por verse si la sociedad colombiana está dispuesta a aceptar la cercanía del «Pacto» con las antiguas FARC y el Partido Comunista, o si el lavado de imagen del «Pacto» para mostrarse como una opción política viable y no violenta surte efecto.

¿Centro neutralizador? También por primera vez, el centro en Colombia pesa. Hay dos coaliciones, una más a la izquierda y otra más a la derecha. Sus candidatos son notoriamente presidenciables y hacen competencia a Petro en las encuestas.

  • La «Coalición Centro Esperanza», por el carril izquierdo, toma las banderas de un liberalismo progresista, plural. Dentro de sus candidatos, Sergio Fajardo —exgobernador de Antioquia y excandidato presidencial—, es el que puntea las encuestas. A simple vista, la unión parece coherente, con lupa, un santismo resucitado. Aquí se han rejuntado exfuncionarios de su administración, los hijos del asesinado Luis Carlos Galán, los moderados del Polo, el exrector de la Universidad de los Andes —la más prestigiosa del país— y el mencionado Fajardo. El perfil de Fajardo es interesante. Con un 25,5% de intención de voto, goza de experiencia, buenos resultados y la complacencia de amplios sectores sociales. Todo esto demostrado por los resultados que obtuvo en las presidenciales pasadas: más de 4,5M de votos en primera vuelta. Es probable que si en última instancia la elección se reduce —de nuevo— a uribismo vs. izquierda, la «Coalición Centro Esperanza» se deshaga y se declaren la mayoría neutrales.

  • La «Coalición de la Experiencia», ahora «Equipo por Colombia» —a pesar de que el primer nombre expresa mejor su ethos—, reúne a políticos asentados en el centroderecha colombiano. Entre ellos, los exalcaldes de Bogotá y Medellín, Enrique Peñalosa y Federico «Fico» Gutiérrez. También el exgobernador del Atlántico Alejandro Char —de los Char del Grupo Empresarial Olímpica—.  Las encuestas colocan a Fico con un 26,4% del voto, a Char con un 26,1% y a Peñalosa con un 22,7%. Sus políticas no parecen distar mucho de las de Duque. Lo más previsible es que el candidato resultante de la coalición se mida a Zuluaga, y que el más fuerte se lleve el apoyo del otro, a fin de derrotar a Petro.

La división Uribismo. Podríamos definir al uribismo como la derecha populista y dura que condujo los destinos del país durante los primeros años del siglo y que lidera —o lideraba— el expresidente Uribe. Tómese o déjese, pero es el movimiento político colombiano más influyente de lo que va de siglo. Su partido, el Centro Democrático —del que es miembro Iván Duque— ya ha elegido a su candidato a las elecciones: Oscar Iván Zuluaga, quien ya postuló contra Santos en 2014. El economista de 62 años fue elegido por la militancia del partido a través de un mecanismo de encuestas. Es un tipo serio, objetivo, quizás poco carismático pero con un paquete de propuestas interesantes y, lógicamente, lo que reclama su electorado: es un uribista de todas todas.

  • El problema del uribismo ha sido su división. Se dijo que Uribe gobernaría de nuevo a través de Iván Duque. De hecho, su relación es cada vez más distante. El Centro Democrático —mano firme, corazón grande— se dividió en dos: un sector liberal y de centro —naranja—, detrás de Iván Duque, y otro más conservador y uribista —azul—.

  • Los primeros han apuntado a seguir la línea lenta —muy lenta— pero segura de Duque y los segundos, reorientar el partido hacia una especie de socialcristianismo —o social-uribismo, para los efectos— para alcanzar mayor popularidad entre los más humildes. Desde esta perspectiva, Zuluaga, más azul que otra cosa, parece una propuesta acertada para combatir la mancha negra de la impopularidad duquista.

Es noticia. El Secretario de Estado de EEUU, Anthony Blinken, anunció hace un par de semanas la retirada de las FARC de la lista de organizaciones terroristas extranjeras (FTO). La decisión, como era de esperarse, generó gran controversia dentro y fuera de los Estados Unidos.

  • Duque aceptó la decisión resignado. Su controversial Ministro de Defensa apuntó: «Es una decisión obvia y normal. Está claro que las FARC pasaron en el Acuerdo de Paz a ser un partido político y por supuesto no puede ser una organización terrorista». La misma nota de prensa estadounidense que anuncia la decisión, contempla también la inclusión de las disidencias de las FARC —conocidas como «Segunda Marquetalia»— en la lista.

  • Lo notable es que posición del ministro colombiano es totalmente distinta a la del sector político del que proviene, el uribismo, que se ha opuesto al Acuerdo de Paz desde que este se negoció en La Habana durante el mandato de Santos. La posición es una muestra más del cansancio del desdibujado Duque y de la encrucijada de su sector político.

  • La aparente gratuidad del anuncio de Biden no es tal. El candidato del uribismo, Zuluaga, no cuenta con el apoyo de Washington de cara a las presidenciales esta vez.

  • Por otro lado, el gobernador republicano de la Florida, Ron DeSantis no dejó pasar la oportunidad de sacar rédito electoral e interpelar sus votantes, profiriendo todas las palabras clave: «La decisión del presidente Biden de eliminar a las FARC de la lista de Organizaciones Terroristas Extranjeras del Departamento de Estado envalentonará a los grupos terroristas en toda América Latina, empoderará a los narcotraficantes y allanará el camino para el castrochavismo en Colombia». «FARC Fight: Biden learns –again– that South Florida is a Latin America policy minefield», tituló un medio local. Florida pesa como siempre o más si cabe en la política de EEUU hacia Latam.

∞. América ¿Qué más?

Revista de prensa

     HEMISFERIO

  • BBC: Nicaragua rompe relaciones con Taiwán: "En el mundo solo existe una sola China" | «Honduras, Guatemala y Belice son los últimos aliados de Taiwán en Centroamérica. Sin embargo, la recién elegida presidenta de Honduras, Xiomara Castro, quien asumirá el cargo el 27 de enero, se comprometió durante su campaña a romper relaciones con Taiwán a favor de Pekín, aunque no ha repetido esta promesa desde su elección»

    GRAN CARIBE

  • Miami Herald: Exclusión de Centroamérica de la cumbre de la democracia de Biden dispara las alarmas | «"La cooperación con EEUU en materia de inmigración podría tornarse más difícil...los gobiernos probablemente se vuelvan más desafiantes de cara a Washington y se acerquen más a China, que busca ganar influencia en la región" [Michael Shifter, presidente del Inter-American Dialogue]»

  • El País: [Venezuela] La estrategia de Juan Guaidó se debilita aún más con la salida de Julio Borges | «El opositor abandona el Gobierno interino pidiendo su desaparición y criticando el manejo opaco de los activos en el exterior»

Letras compartidas

     Mª ÁNGELES SÁNCHEZ — FILÓLOGA

  • Literatura idealista, detallista e intimista. Este triángulo literario está presente en la obra de diferentes escritores chilenos. Hace unos años, en Madrid, se presentó el libro de Carlos Franz Si te vieras con mis ojos, en la Casa de América. Fue un evento sincero, personal y lúdico. La narración parte de una aristócrata que, casada con un militar alemán contratado por el gobierno chileno, se cartea con el pintor Rugendas, a su vez contratado por la Marina inglesa para ilustrar las expediciones del científico Darwin. Este aspecto de la literatura hispanoamericana me fascina: la telaraña natural, incluso ancestral está presente en muchos textos. Otro magnífico escritor chileno, Roberto Bolaño decide priorizar la vida de las personas con dificultades, ir al detalle de su existencia para crear un «realismo sucio» como en Putas asesinas. En definitiva, dos estilos narrativos diferentes pero ambos atractivos. El acto de escribir es universal desde el punto de vista formal y temático. Abordar la intimidad como lo hizo Pablo Neruda o Isabel Allende, por ejemplo, desde géneros diferentes consiguen crear una telaraña literaria bien sólida para este país, Chile, tan atractivo para cualquier amante de la literatura.

OFRECIDO POR CLOUDASTA DESDE MADRID

JORGE LUIS DE LEÓN KOSTKO | MADRID

I. Tema de la semana. Candidato Lula: beneplácito de inversionistas y palancas en el deep state

1594 palabras. 8 minutos de lectura. 49 fuentes.

¿Por qué importa? De cara a las presidenciales de 2022 en Brasil, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva «Lula» se posiciona como el candidato del business as usual ante inversionistas extranjeros. Se presenta como el pragmático capaz de encauzar el crecimiento de Brasil desde el centro y recuperar la estabilidad que el capital añora. En casa, dentro del entramado estatal, tampoco le faltan aliados. (Arriba, la embajada de España en Brasilia)

Los «dos Lulas». Olavo de Carvalho –el intelectual público de cabecera de los Bolsonaro– alguna vez habló de la existencia de «dos Lulas». Por un lado, el Lula del Foro de São Paulo, el sindicalista, el amigo de Chávez y Ortega. Por el otro, el Lula internacional, la creación del publicista Duda Mendonça: el socialdemócrata, el carismático, el moderado.

  • Es claro que el éxito de Lula, más fuera que dentro, se debe a un interesantísimo equilibrio entre ambas caras. Ha sabido articularse como una referencia para la izquierda dentro de América Latina, pero también como un cómodo socio comercial para aquellos al otro lado del océano.

Es noticia. Dos años después de su salida de prisión, Lula ha decidido regresar, con pie fuerte, al ejecutivo nacional. Lula no ha podido quedarse quieto. En Europa, el éxito de la gira de Lula hace un par de semanas sugiere que las turbias causas por las que fue encarcelado hace no mucho tiempo han pasado a segundo plano. Poco más que cálidas se hicieron mostrar las reuniones con el Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, el vicecanciller alemán, Olaf Scholz y el presidente francés Emmanuel Macron para tratar, suponemos, el futuro de Brasil y América Latina.

  • Ya en nuestro ámbito, en Madrid, mantuvo conversaciones con el alto empresariado español. Llama particularmente la atención la reunión que sostuvo con el alto empresariado español en un hotel madrileño. El encuentro fue orquestado por la patronal española –la CEOE– y, aunque algunas empresas niegan su presencia en el encuentro o sencillamente, no responden, otras, como Naturgy, la confirman.

Una gran apuesta del Ibex. A partir de la década de los 90, las empresas españolas se hicieron multinacionales proyectándose hacia Latam. Es el caso del Ibex 35: el colectivo de las 35 mayores empresas de España por capitalización bursátil. Brasil, junto a México, han copado la inversión.

  • A pesar de que el ritmo de inversión española en Brasil se desaceleró con la llegada del nuevo milenio, quizás nadie haya sabido jugar tan bien con el «segundo Lula» como el empresariado español. Según la Secretaría de Estado de Comercio Exterior de España, el stock de inversión español asciende a 48.000 millones de euros, lo que sitúa a España como el segundo inversor extranjero. El posicionamiento del empresariado español, por tanto, sirve como termómetro para el resto de inversionistas.

Telecos, energéticas y bancos. En 2010, Telefónica adquirió, de Portugal Telecom, la empresa más grande de telecomunicaciones de Brasil: Vivo. Un par de meses después, los directivos de la empresa española fueron recibidos personalmente por Lula en Planalto. Hace menos de un mes, Telefónica se comprometió a desembolsar más de 2.500 millones de euros dado el resultado de la subasta 5G brasileña y mantiene más de 95 millones de accesos en Brasil y una participación en el mercado del 33%.

Surcando el deep state. Más allá de la pompa y gloria con la que se le recibe en Europa, Lula tiene múltiples —y soterradas— conexiones con el establishment más profundo del Estado brasileño. Lula tiene amigos en grandes editoriales, el empresariado brasileño, sindicalistas, alcaldes, gobernadores, académicos y 11 mandatarios pertenecientes al Foro de São Paulo. El enramado es denso.

  • El Supremo Tribunal Federal de Brasilia, el más alto órgano judicial del país, lo absolvió el pasado mayo para que pudiese lanzar su candidatura. De los diez miembros del tribunal, cuatro fueron nombrados por Lula personalmente, dos por su sucesora, Dilma Rousseff y uno por su predecesor, Fernando Henrique Cardoso.

  • Hasta la llegada de Bolsonaro, la prensa brasileña mantenía una línea editorial bastante armoniosa con el Poder Ejecutivo, que coincide con jugosas pautas publicitarias pagadas por la administración federal, que el presidente recortó al punto de llevar a canales de televisión, periódicos y emisoras de radio a una situación financiera crítica o al cierre técnico. La Red Globo, la segunda cadena de televisión más grande del mundo, un tanto enemistada con Lula en un principio, deberá acercársele, porque encontró en Bolsonaro su peor enemigo: le ha amenazado con no renovarle la concesión y le recortó la financiación desde el Estado en un 60%.

Política exterior. Uno de los ejes de Lula, como declaró hace unos días en una entrevista a la Radio Nacional Española, es llevar a Brasil, de nuevo, a ser un país no alineado de todas todas: «Yo quiero tener importantes relaciones con China, con la India, con Rusia, con Sudáfrica, con el resto de América Latina y el Oriente Medio».

  • Para bien o mal, en cuanto a «no alineamiento», Bolsonaro parte con ventaja. Ante la constante negativa del mundo democrático-liberal a acercarse a él, ha decidido volver la cara a actores alternativos. Lo que quiere Lula lo ha logrado ya Bolsonaro. La onceava cumbre de BRICS, celebrada en el Itamaraty –base de la diplomacia brasileña– acercó muchísimo al ejecutivo brasileño con cada uno de sus miembros. Es clara la importante relación comercial que ha consolidado Bolsonaro con China. Como hemos explicado antes, el empresariado chino sabe jugarle a las liberalizaciones. Pero no es sólo eso, más de la mitad de la soja que llega a China, por ejemplo, proviene de Brasil.

  • Por otro lado, el presidente ruso Vladimir Putin ha expresado calurosas palabras de admiración por Bolsonaro —«Usted demostró las mejores cualidades masculinas y de determinación»— y lo ha invitado esta semana a Moscú. En estos días Bolsonaro ha terminado una exitosa gira por Oriente Medio, visitando los EAU, Bahréin y Qatar. Las relaciones con India también han resultado fructíferas.

  • Si a Lula lo prefieren liberales y socialdemócratas europeos, Bolsonaro tiene sus valedores. Con la salida de Trump, Bolsonaro es ahora el eje central de la nueva derecha. Orbán se ha reunido con él. Bannon –otrora eminencia gris de Trump– nombró a su hijo Eduardo Bolsonaro líder de The Movement en Iberoamérica. Los Bolsonaro sostienen relaciones con Vox y reciben a diputados de la AfD. Al excapitán Jair Bolsonaro también lo acompañan sectores del ejército brasileño.

Suflé de centroderecha. El juez al que se atribuye la responsabilidad por la Operação Lava Jato, Sergio Moro, fue Ministro de Justicia de Bolsonaro y ahora busca lanzarse a la Presidencia con una propuesta de derecha, desajustando el panorama Lula - Bolsonaro que se perfilaba para las próximas presidenciales. A pesar de que el New York Times apuesta por Lula y se alinea con los que ponen en duda la imparcialidad de Moro, su apoyo sería de hasta el 17%.

  • Pero la tercera vía que propone el exministro no convence al Centrão –un bloque «fisiológico» de 230 legisladores, que hace y deshace presidencias a cambio de cargos federales, ministeriales y partidas presupuestarias–. El bloque se alinea de nuevo con Bolsonaro, y hace días auspició ataques feroces de Bolsonaro a Moro. Moro la tiene difícil para sacar a Brasil de la polarización en torno a Lula y Bolsonaro, aunque el juez acabe uniendo fuerzas con perfiles centroderechistas como João Doria, gobernador de São Paulo o Eduardo Leite, gobernador de Río Grande do Sul.

Montar un elefante. Retorne Lula, aguante Bolsonaro, o aguante la consistencia del suflé de Moro y compañía, centralizar el poder en Brasil sobre una institución o sobre una persona resulta harto difícil; ya sea por su federalismo político, su dimensión continental, por su diversidad demográfica y geográfica, por bloques como el Centrão o los jueces, que gobiernan la nación con la laberíntica constitución en mano. Los mercados no ven esta difusión del poder con malos ojos.

  • Brasil acapara 1/3 del PIB de Latam; sumado a México, ambos gigantes produjeron alrededor del 55% de los bienes y servicios de la región en 2019. Semejantes magnitudes no le son ajenas a los inversionistas. ¿Long gigantes ingobernables, short tecnocracias de la Alianza del Pacífico?, titulábamos en junio. El capital fluía desde tecnocracias de tamaño medio –supuestamente bien gestionadas– a megademocracias, políticamente incontrolables desde un único punto en el cuerpo social. Dicho de otro modo, México y Brasil serían mucho más grandes que AMLO y Bolsonaro o Lula. Las seculares tendencias vivas en ambas naciones sobrevivirán a las élites de turno en el poder.

  • Por su peso económico y por su tamaño, por la fricción idiomática, y por el caparazón regulatorio que cierra su economía, Brasil –amago constante de superpotencia– puede permitirse sobrevivir de espaldas al resto de Latam. Y el capital se lo perdona: pocas naciones pueden apoyarse en un mercado doméstico de 210M de consumidores.

SEBASTIÁN GENNARI Y JUAN BOSCO R. | MIAMI Y MADRID

II. Peter Thiel y su otra «cartera de inversiones»

1744 palabras. 9 minutos de lectura. 15 fuentes.

Los capitanes de industria rara vez se limitan, pues, a la industria. Incontables son las mediocridades —ya en la política, ya en la filantropía interesada— que han surgido de este estrato, pero incontables también son los magnates como Schliemann, quien, habiendo hecho fortuna, se lanzó a la búsqueda de Troya y dijo haber contemplado el rostro de Agamenón. A Peter Thiel no lo compararemos a Schliemann, porque en El Americanista solemos preferir la mordacidad a la zalamería, pero tampoco le negaremos sus vítores.

  • Thiel –más conocido en el mundo anglosajón– cofundó PayPal junto con Elon Musk. También fue uno de los primeros inversores de Facebook, y más recientemente ha impulsado Palantir, una empresa de análisis de big data que contrata con gobiernos y grandes corporaciones. Hace poco acaparó titulares por llevar al límite el tax code yanqui y acumular la escandalosa cifra de $5,000M en su Roth IRA: una cuenta individual de jubilación típicamente empleada por trabajadores con ingresos bajos y medios; se pagan impuestos al depositar fondos en la cuenta, para retirarlos tax-free más adelante en la vida.

  • Mucho menos conocida es su actividad política –si acaso se sabe que es un libertario con fogonazos Trumpistas–. Mas esta tiene un impacto desproporcionado sobre el futuro político de EEUU, y difícilmente puede desligarse de su actividad empresarial.

El primer Thiel. Nacido en Fráncfort y radicado desde temprana edad en EEUU, Thiel ha sido siempre un transeúnte. Luego de su primera estadía en EEUU, su familia se estableció por algún tiempo en Sudáfrica y África del Sudoeste, donde su padre, Klaus, se desempeñaba como ingeniero químico en las minas de uranio.

  • Los Thiel posteriormente regresarían a EEUU, concretamente a California. Peter estudió filosofía y derecho en Stanford, donde además de forjar un vínculo cercano al polímata francés, y otrora catedrático, René Girard, se interesó por el activismo político, fundando el Stanford Review, una revista estudiantil que desvelaba sus posturas conservadoras y libertarias. La revista de Thiel, que es homosexual, llegó a publicar artículos criticando la «fobia a la homofobia».

  • Culminada su titulación, ejerció la carrera de Derecho, primero de asistente jurídico al juez de apelaciones James Edmondson, conservador sureño, y luego como abogado en derecho bursátil para Sullivan & Cromwell, un excelso despacho neoyorquino. Poco dado a los trámites monótonos, no cumplió siquiera el año en Sullivan, prefiriendo incursionar en finanzas e irse a Credit Suisse a ejercer de trader.

  • Estando en Credit Suisse, no se olvidó de sus trifulcas estudiantiles, publicando junto a David Sacks, compañero del Stanford Review, el libro The Diversity Myth, donde vilipendia el multiculturalismo, sobre todo por sus efectos, nefastos a su juicio, sobre las universidades. Incluso hoy se ve obligado a disculparse esporádicamente sobre la forma y falta de tacto en sus escritos, pero se rehúsa a retractarse contundentemente.

Monopolios. Pasados unos cuatro años, Thiel abandonó la banca y regresó a California, su tierra que mana leche y miel. Era 1996, seguía inflándose la burbuja puntocom y Thiel montó un fondo de cobertura para invertir en el sector tecnológico.

  • No tardaría en fundar Confinity, startup creadora de PayPal, y toparse con x.com, el banco en línea de Elon Musk, mejor conocido por sus epopeyas cósmicas y coches Tesla. Thiel dixit: «La competencia es para los perdedores». Y, en efecto, las compañías se amalgamaron, monopolizando por algún tiempo la industria de los pagos en línea. El producto conjunto, PayPal, rindió frutos, debutó en el Nasdaq y posteriormente fue vendido a eBay por $1.500M.

  • Enseguida invirtió en Facebook, por aquel entonces un mero embrión, pues con $500.000 adquirió un 10,2% de la compañía. También montó el Founders Fund para adentrarse en el mundo del capital riesgo, por lo que podríamos decir que, para él, tanto la competencia como la falta de riesgo son para los perdedores.

  • «Los estadounidenses mitifican la competencia como lo único que nos aparta de las filas del hambre socialistas. En realidad, el capitalismo y la competencia son opuestos. La premisa del capitalismo es la acumulación de capital, pero bajo la competencia perfecta los beneficios se evaporan. La lección para los emprendedores está clara: si quieres crear y capturar valor a largo plazo, no construyas un negocio de commodities indiferenciadas», escribió en una tribuna del WSJ.

Es noticia. Hace un mes, la vertiente política de Thiel lo llevó hasta Orlando, a la 2ª National Conservatism Conference, donde pronunció el discurso inaugural. No es exactamente el Disney derechista. La conferencia reúne a una élite política alternativa que se postula para liderar el espacio de derecha en EEUU. La élite la componen una vanguardia intelectual y cuadros Republicanos. Para entender el momento conservador hay que hacer algo de historia intelectual: a la élite se la ha denominado «posliberal», ya que deja atrás el «fusionismo» entre liberalismo económico y conservadurismo social, que ha dominado la derecha en EEUU desde que se promulgara en la revista National Review de William F. Buckley en los años 50.

  • Hasta ahora –hasta 2016 más o menos– el «fusionismo» estaba arraigado hasta el punto de convencer a propios y extraños de que la alianza entre el fundamentalismo de mercado y el conservadurismo es algo natural. Tomando la suficiente distancia, su coincidencia resulta un accidente histórico: a fin de cuentas, la «destrucción creativa» inherente a la producción capitalista bien puede destruir el orden social –valor supremo en el imaginario conservador– y «todo lo sólido desvanecer en el aire».

  • La conferencia no se trata de una caterva trasnochada ni del capricho de un oligarca. Su organizador, Yoram Hazony, es un israelí teórico del nacionalismo. Asistió Ayaan Hirsi —famosísima activista antiislámica somalí y exdiputada holandesa—.  En el itinerario de oradores detectamos, además del escepticismo en cuanto a China —ya habitual en EEUU—, odas al universalismo católico, a los derechos laborales y a la «internacional nacionalista». Por lo demás, se criticó a la Corporate America, aquel antiguo bastión de la derecha americana fusionista, y la teoría crítica de la raza.

  • Sin ser auspiciada por el Partido Republicano, la conferencia contó con la presencia de tres senadores (e incluso presidenciables) conservadores: Marco Rubio, Ted Cruz y Josh Hawley. Cerró la conferencia J. D. Vance, candidato al senado por Ohio, con un discurso titulado «Las universidades son el enemigo». Thiel fue aun menos diplomático. Lamentando los estragos de la globalización, dijo: «Vemos el nacionalismo como un correctivo ante el Estado mundial homogeneizador que padece de muerte cerebral».

Entre líneas. Thiel ha financiado a los senadores Cruz y Hawley en el pasado, y ahora hace lo propio con el candidato Vance, que en el pasado fue su empleado y recibió inversión de Thiel en su fondo. Blake Masters, quien postula al senado por Arizona, purple state con el senado cuello con cuello entre Republicanos y Demócratas, es nada menos que COO de Thiel Capital. Además, Masters es coautor junto a Thiel de Zero to One: Notes on Startups, or How to Build the Future. De hecho, el libro es un compendio de notas que tomó Masters, como alumno de Stanford, donde Thiel impartió una clase en 2012.

  • ¿Qué hace un futurista tecnolibertario apoyando plataformas nacionalpopulistas, con las prácticas monopolistas del big tech en su punto de mira? Quizás sean contradicciones propias de la genialidad. Thiel tendrá sus convicciones, como todos. Es mecenas de su verdad; faltaría más.

  • Mas, sin abandonar su lógica de capitalista de riesgo, también está claro que Thiel apuesta fuerte por una élite política alternativa: como es el caso en cualquier fondo de Venture Capital, sólo ha de salirle bien una de diez apuestas políticas en cartera para «pagar toda la fiesta». Es decir, que una de ellas le brinde acceso a los circuitos washingtonianos. Thiel ya hizo valer su acceso a Trump en el consejo de administración de Facebook.

Contratar liberalmente con el estado. Hasta ahora, los proyectos de Thiel habían sido muy transparentes. La utilidad de PayPal era clara: donde antes las compras en línea eran susceptibles al fraude y al impago, ahora estarían resguardadas con un intercambio inmediato. Thiel debía penetrar en sectores más arcanos y codearse con los círculos más nebulosos del Estado, y así nació Palantir, cuyo nombre hace referencia a las piedras videntes del Señor de los Anillos.

  • Grosso modo, Palantir vende software para el análisis de macrodatos; más allá de esta aseveración, se torna difícil distinguir sus capacidades reales de las fantasías, o no, de sus comunicados. Sus negocios están rodeados por el misterio, y no cabe la mayor duda de que este es adrede; detrás del misterio estarán la vanidad y el deseo de inflar la capitalización bursátil, por no mencionar las pautas marcadas por los gobiernos y grandes firmas suplidas por Palantir.

  • Sea como fuere, Palantir es enormemente dependiente de sus contratos con agencias gubernamentales estadounidenses. En 2020 ingresó $1.930M en ventas, de los cuales $610M son atribuibles al Gobierno yanqui.

Condottiero. Thiel cultiva un aura enigmática. En «The Straussian Moment», el ensayo que escribió en respuesta al 11-S, delata su predilección por las lecturas esotéricas dentro de textos públicos; habla, además, de su preocupación por el estancamiento de Occidente, aunque no deja clara su finalidad. Nada de esto ha de sorprendernos: hablamos del hombre que, siendo magnate tecnológico (es decir, perteneciente a uno de los círculos más demócratas de EEUU), se atrevió a apoyar a Trump y proclamó su orgullo homosexual ante la convención republicana, agregando que las identidades particulares no deberían restar atención a los problemas generales, es decir, al declive secular.

En el radar. Como futurista, Thiel arguye que las finanzas juegan un papel mucho más importante en la sociedad si el futuro es indefinido. En un futuro definido, el dinero es un medio para un fin específico; por ejemplo la vida eterna, la exploración espacial o construir el mayor grupo de medios en el ámbito hispano. En un futuro indefinido, el dinero es capacidad pura de elegir, y esas elecciones nunca acaban de realizarse ni de concretarse en planes a largo plazo. En un mundo donde los propósitos específicos se tornan demasiado peligrosos para el orden social, las finanzas pueden convertirse en el único game in town. Mover capital de aquí para allá –legiones de notarios, abogados y consultores de por medio–.

  • En este futuro, alguien construye una empresa exitosa y la vende: sin saber qué hacer con el dinero, se lo da a un banco. El banco no sabe qué hacer con él, y se lo da a una cartera de inversores institucionales. Estos se lo dan de vuelta al inversor original, y así ad eternum.

MARCOS SUÁREZ SIPMANN | RIBADESELLA

III.  Actores alternativos en Latam (I): Turquía

2049 palabras. 10 minutos de lectura. 14 fuentes.

Tras examinar a Taiwán en el boletín n.º31, abrimos una serie sobre la influencia de potencias medias en Latam que, sin ser los usual suspects, han tomado posiciones notables en la región. Turquía, que hoy nos ocupa, cuenta con empresarios de primer orden, con su peso demográfico –84M de habitantes y edad media de 32 años–, abundantes vínculos con su diáspora, y soft power en torno a su industria de entretenimiento, que arrasa en Latam de manera semejante al Hallyu –la ola surcoreana del k-pop y otros productos culturales–.

Es noticia. El jefe de gobierno español, Pedro Sánchez, visitó Ankara para la VII Cumbre Turco-Española con el presidente Recep Tayyip Erdoğan.

  • Se trató del anuncio del lanzamiento de la OPA del BBVA para hacerse con el 100% del capital de Garanti, principal entidad privada turca y filial del grupo español. El gran factor de crecimiento es el cliente joven. La operación pretende generar beneficios al tiempo que aprovechar la bajada de la lira.

  • Como aliados colaboran en la OTAN cuya próxima cumbre se celebrará en España en junio. La española Navantia ha terminado este año un pequeño portaviones turco con el objetivo de construir uno mayor. Hay en proyecto un submarino. Mención aparte merecen los drones: los aviones no tripulados turcos son, a la vez, efectivos y de bajo coste.

  • Se ha pasado de una balanza comercial por valor de $7.700M en 2010, a un máximo histórico de $14.725M en 2019. Objetivo: $20.000M. Hay más de 600 empresas españolas implantadas en Turquía.

Buenos amigos. A diferencia de otros socios comunitarios, en España tanto el gobierno como la oposición apoyan la – cada vez más improbable – adhesión de Turquía a la UE como política de Estado. Más allá de esto Madrid pone freno a París que apoya al PKK, organización considerada terrorista en Ankara que EEUU declara hoy como aliada en Siria. España no formó parte de la declaración sobre el caso Kavala firmada por algunos embajadores occidentales en Ankara y por el que el Consejo de Europa lanza una acción disciplinaria contra Turquía. Estos rasgos de la política exterior española llevan a aplicar el término de «verdadero amigo» a España.

  • Existen paralelismos en la historia reciente como el de tener desde los 50 bases estadounidenses debido a su enorme significado geoestratégico. Ambos fueron gobernados por golpes militares o dictaduras durante un tiempo. Y la lucha contra el nacionalismo kurdo del PKK, el terrorismo separatista de ETA.

Sí, pero. Aunque los dos líderes las eludieron, las diferencias existen. Solo un ejemplo: la lacra de la violencia a la mujer. Cuestión en la que Erdoğan muestra una actitud «muy sensible» basándose en el concepto de la familia. Retiró a su país de la convención de Estambul de protección a la mujer en verano: el islamismo criticaba que «el acuerdo promovía la homosexualidad».

  • Sánchez, autoproclamado paladín en la lucha por los derechos de la mujer, no dudó en cortar a una periodista de RNE por sus incómodas preguntas a Erdoğan.

El fisgón histórico. Las esferas de influencia religiosa, lingüística y cultural de Madrid y Ankara no se superponen geográficamente. Esto facilita una asociación estratégica permitiendo a los dos abrirse a las esferas de influencia del otro. España a la recién establecida Organización de los Estados Túrquicos. Turquía a los países latinoamericanos a los que concede gran importancia.

  • Ya en 1513 el almirante y cartógrafo otomano, Piri Reis, dibujó un enigmático mapa que muestra lo que parecen ser las costas de América y la Antártida, antes de que estas fueran exploradas. Un icono nacional para Turquía, sigue siendo objeto de debate si es el mapa más antiguo de América.

  • Las relaciones datan de la segunda mitad del siglo XIX. Entre 1860 y el final de la Gran Guerra hubo diversas olas migratorias desde el Imperio Otomano a Latam. A aquellos emigrantes, en su mayoría árabes, se les llamó «Los Turcos» al venir con pasaporte otomano. Después de la contienda y el derrumbe otomano la migración fue masiva. En 1926, Chile fue el primer país de la región en reconocer a la joven República fundada por Mustafa Kemal Atatürk. A partir de los 40 creció el número de embajadas. Las relaciones languidecieron hasta que en los 90 se produjo la primera visita oficial de un jefe de Estado turco. Argentina, Brasil y Chile recibieron a Süleyman Demirel.

  • Con la llegada al poder en 2003 de la formación socialconservadora y tendencia islamodemócrata, Partido Justica y Desarrollo (AKP), la política exterior experimenta un multilateralismo más allá de los aliados tradicionales.

Notoriedad. Durante los últimos 20 años, en línea con esa transformación, Turquía viene desarrollando una activa política de apertura. El «Plan de Acción para América Latina y el Caribe» se implementó con la participación de Embajadores y representantes de los sectores público y privado entrando en vigor en 1998. El Plan fue revisado en 2006 declarado como el «Año de América Latina y el Caribe» en Turquía.

  • Ankara cuenta con 16 embajadas en América Latina y el Caribe. Mediante ellas y a través de la Agencia de Cooperación y Coordinación Turca (TİKA), se posiciona como potencia humanitaria con el apoyo mostrado tanto en diferentes desastres naturales como la actual lucha contra la pandemia. En aplicación de la diplomacia pública pretende darse un mayor apoyo a las comunidades musulmanas en la región a través de la Dirección de Asuntos Religiosos de Turquía (DIYANET).

  • La ofensiva diplomática de Ankara estrecha los lazos políticos, económicos y culturales y ha llevado a Erdoğan a Cuba, México y Colombia en 2015 y a Chile, Perú y Ecuador en 2016. En 2018 estuvo en Argentina para la cumbre del G20 con una visita relámpago a Paraguay.

Complementariedad. La mayor parte de las importaciones turcas son materias primas y recursos naturales: cobre, combustibles, minerales y petróleo (Brasil y Argentina también exportan maquinaria). Sus exportaciones, bienes manufacturados de tecnología media: repuestos automotrices y motores, hierro y acero, maquinaria pesada y material para reactores nucleares, frutas y comestibles, textiles y fibras sintéticas.

  • Brasil y México son considerados socios estratégicos. Existe un Tratado de Libre Comercio con Chile desde 2011. Negociaciones para un TLC con Ecuador, Colombia, México y Perú están «en marcha». Guatemala está interesada en negociar un Acuerdo de Alcance Parcial (AAP). Otro objetivo es concertar TLC con las organizaciones Alianza del Pacífico, Caricom y Mercosur. Desde 1998 Turquía tiene el status de miembro observador de la OEA.

  • Turkish Airlines gracias a sus acuerdos con Avianca aspira a convertir Colombia en su hub en Latinoamérica para los pasajeros procedentes de Oriente Medio y Asia.

  • En el caso de Venezuela y como mostró la visita de Maduro en 2018, el régimen ha encontrado en Turquía un polémico apoyo para la apertura de su comercio y economía. Las buenas relaciones con Ankara son toda una válvula de oxígeno para Caracas, y confieren a Turquía un papel desproporcionado en el hemisferio.

  • La empresa turca Ingeniería y Comercio de Tecnologías de Defensa (STM) exhibe sus plataformas navales militares y sistemas de mini aeronaves no tripuladas tácticas (UAV) en la feria Expodefensa 2021 –una de las ferias de la industria de defensa más importantes de Latinoamérica y el Caribe– celebrada esta semana en Bogotá.

Mercado emergente y volátil. El reciente desplome de la lira turca, cayendo más de un 15% frente al dólar, se produjo tras defender Erdoğan una política económica poco ortodoxa calificada por los economistas de «insensata» e «irracional». Lo achacó a «otro complot extranjero», comparándolo con el sospechoso intento de golpe de Estado de 2016 que no logró sacarlo del poder. Con la intervención del Banco Central en el mercado de divisas, la lira se ha apreciado un 10% cambiándose el dólar por 12,4 liras.

  • La economía creció un 7,4% durante este tercer trimestre, según datos publicados esta semana por el Instituto Estadístico Turco (TÜIK), confirmando un crecimiento del PIB, impulsado por el consumo interno y las exportaciones. Turquía fue una de las escasas economías que creció el año pasado, un 1,75%.

  • Sin embargo, el mandatario antepone las empresas a las personas en sus esfuerzos por salir de la crisis. El aumento de la inflación –el 19,9%, extraoficialmente y en la percepción popular, más del doble– empieza a ahogar a sectores sociales antes considerados inmunes.

  • No hay riesgo de «contagio directo» para Latinoamérica mas conviene estar atentos. La crisis actual es, con variaciones menores, la continuidad de la iniciada en 2018, acentuada por las acciones políticas y económicas del régimen de Erdoğan. Cada vez más autoritario durante su actual presidencia (desde 2014), ya echó a 3 presidentes del Banco Central y en lo que va de 2021 ordenó recortar en 4 puntos la tasa de interés (de 19 al 15% anual). En plena crisis dimite el ministro de Finanzas por rechazar la estrategia monetaria de Erdogan y su contínua intervención en el trabajo del Banco Central. La caída de la lira provoca un fuerte descontento entre los militares.

Boom de las teleseries. La política exterior ha superado el obstáculo de la distancia geográfica incrementando la diplomacia cultural y el soft power. Turquía es uno de los casos más representativos. «Atraer y no imponer» es un principio prioritario en América Latina. Tanto más si se tiene en cuenta la acumulación de referentes negativos: las protestas de Gezi en 2013, persecución de mujeres activistas, represión ejercida en contra del pueblo kurdo, etc. Sin olvidar que las industrias creativas y culturales producen cuantiosas ganancias.

  • La Corporación Turca de Radio y Televisión (TRT) juega un papel central para la difusión masiva de teleseries (dizi), películas y música a través de canales y plataformas de streaming. Kanal D Drama, propiedad de Kanal D International Networks, se lanzó en 2018 como resultado de una alianza estratégica entre Thema América y Kanal D International. Gestiona y distribuye la señal en idioma español en EEUU y América Latina y debido al rotundo éxito, ahora también en España.

  • La intención del Ejecutivo turco es mejorar la imagen de su país presentándolo como una nación desarrollada, moderna, aunque fiel a sus tradiciones, y democrática. La censura es severa y no es buena admiten los actores, «pero hay que cumplir».

  • La televisión ha sido plataforma fundamental para comenzar a generar una imagen positiva. Las teleseries turcas han dado a conocer una sociedad musulmana no árabe y la rica historia y cultura del país. Han batido récords de audiencia en Argentina, Chile, Paraguay y Perú desplazando a Colombia y México en el liderazgo del sector.

  • Entre los dizi más exitosos en América Latina se cuentan «Las mil y una noches», «El sultán» o «¿Qué culpa tiene Fatmagül?». Una película o dizi involucra la industria musical, de la moda, de artes escénicas, de software, de publicidad... Promocionar lo popular puede llevar al establecimiento de institutos culturales a medio plazo. Un interés ya presente es el académico en el que destacan las becas de estudio ofrecidas por el Gobierno de Turquía a través de Türkiye Burslari  (YTB).

La santificación del trabajo y sus variantes. Ha de citarse al clérigo Fethullah Gülen, antiguo aliado de Erdoğan que hoy le acusa de propiciar el fallido golpe de Estado de 2016. EEUU sigue ignorando la petición de extradición.

  • El gülenismo o «Hizmet» (servicio) cuenta con millones de seguidores en el mundo. De igual modo en América Latina. La influencia del gülenismo se ha extendido gracias a una red de prestigiosas escuelas privadas de primaria y secundaria. El movimiento defiende una sociedad civil, libre mercado, diálogo entre religiones y el valor del trabajo para ser un buen musulmán. Se compara su ideología a la del Opus Dei o el calvinismo.

En el radar. Según El Economista, Latam estaría por devolver la visita a los turcos:

  • «La compañía de compraventa de autos usados Kavak adquirió a la empresa turca de este ramo Garaj Sepeti para comenzar a operar en el país europeo, con miras al mercado asiático. Con esta adquisición, Kavak expande sus fronteras fuera de América Latina, donde ya trabaja en México, Argentina, Brasil y se espera que próximamente en Chile. Kavak se convirtió en septiembre de 2020 en la primera startup mexicana en alcanzar la clasificación de unicornio, con una valuación de más de $1,000M. Menos de un año después...la compañía se convirtió en la segunda startup más valiosa de América Latina, después del neobanco brasileño Nubank, con una valuación de $8,700M»

∞. América ¿Qué más?

Revista de prensa

     NORTEAMÉRICA

  • WSJ: López Obrador corteja a los militares mexicanos, por Mary O'Grady  | «Un decreto establece el desarrollo de grandes partes de la economía mexicana como pertinente a la "seguridad nacional"»

    GRAN CARIBE

  • Americas Quarterly: [Honduras] Victoria histórica de Castro ¿Qué ocurre ahora? | «El esposo de Castro y expresidente Manuel Zelaya podría ser una espina clavada en su costado si intenta ser el verdadero poder tras el trono. Zelaya, con ideas más a la izquierda que Vasto, permanece una figura divisiva, tras ser desbancado de la presidencia en 2009  cuando pretendía reforma la constitución para su reelección inmediata (algo que Hernández si consiguió en 2017)»

    CONO SUR

  • Rest of World: Por qué la elección presidencial chilena podría decidirse en...Alabama | «La campaña 100% digital de Franco Parisi redefine el significado de candidatarse en Chile»

OFRECIDO POR CLOUDASTA DESDE MADRID

SEBASTIÁN GENNARI | MIAMI

I. Tema de la semana. Kast y la derecha iberoamericana

1491 palabras. 7 minutos de lectura. 30 fuentes.

Es noticia. José Antonio Kast, del derechista Partido Republicano, se ha hecho con el oro en la 1.ª vuelta de las presidenciales chilenas, llevándose el 27,91% de los votos frente al 25,83% de su contrincante principal, Gabriel Boric, de la izquierdista Convergencia Social. Kast y Boric se medirán en la 2.ª vuelta, fijada para el 19 de diciembre.

  • Boric, que emergió de la movilización estudiantil de 2011, parecía destinado a liderar un Chile que se había metamorfizado en cuestión de meses, rehusando de su modelo económico. Kast fue la reacción del confín opuesto, planteándose no sólo la preservación del statu quo, sino toda suerte de reformas de mercado, además de políticas socialmente conservadoras.

  • Vale destacar que, después de la dictadura pinochetista, ningún candidato se ha convertido en presidente después de llegar 2.º en la 1.ª vuelta. Se mantuvo esta regla incluso en las elecciones 1999-2000, donde Ricardo Lagos y Joaquín Lavín pasaron a 2.ª vuelta con un 47,96% y 47,51%, respectivamente, llevándose Lagos la banda presidencial y la piocha de O’Higgins.

  • Por tanto, Kast mantiene cierta ventaja, pero ambos candidatos, sin haber obtenido siquiera un 30% de los votos, tendrán que esmerarse al recabar apoyos de centro, labor a la que ya se han entregado. Ganará quien más se modere, como bien sabe Boric, que ya habla de «reformar», y no «refundar», las instituciones.

Nueva era. Con estos resultados triunfan los extremos y queda moribundo el Chile del consenso centrista. El oficialista Sebastián Sichel (Chile Podemos Más, 12,79%) quedó en 4.º lugar, mientras que la centroizquierdista Yasna Provoste (Nuevo Pacto Social, 11,61%) quedó en 5.º lugar.

  • En ambos casos, terminaron profundamente maltrechas las fuerzas tradicionales, que en cierta medida representan a los dos presidentes que ha tenido Chile en los últimos 15 años, Michelle Bachelet y Sebastián Piñera. Sin embargo, Provoste no dudó en apoyar a Boric; Chile Podemos Más, al margen de las reservas de su candidato, se sumó a la campaña de Kast.

  • El apoyo de Franco Parisi (Partido de la Gente, 12,8%) se perfila como la principal incógnita. Parisi, un populista de centro, obtuvo el tercer puesto sin pisar tierra chilena y convocará una consulta digital para decidir por quién se decantará su partido en la 2.ª vuelta. También se habla de invitar a los candidatos a seducir, por medio de transmisiones en línea, a los miembros del Partido de la Gente. La lógica sugeriría, sin embargo, que las propuestas de Parisi encajan más con Kast que con Boric.

Entre líneas. La popularidad de Kast no tiene nada de arcana. Él es, en términos llanos, el candidato de ley y orden; su prominencia es una reacción evidente a los momentos de sobresalto del Estallido Social. Kast presume de su identificación con políticas de mano dura, al extremo de importunar, compartiendo con corresponsales extranjeros postulados más propios de beodas e íntimas cenas posvictoria.

  • Por eso habla, incluso en Twitter, de «recuperar la paz, el orden» y brindarle «tranquilidad y estabilidad a todos los chilenos». Esta promesa de tranquilidad ha adquirido particular vigor en los extremos norte y sur del país. En el norte, donde se se resiente la inmigración ilegal y el narcotráfico transfronterizo, arrasaron Kast y Parisi. No ha de sorprender, entonces, que Kast proponga una zanja fronteriza.

  • En La Araucanía arrasó la derecha, en especial Kast, que se llevó un 42,15% del voto frente al 10,40% de Boric. Sichel conquistó otro 10,40%; Parisi, 11,92%. Las ansias de orden son comprensibles en vista del repunte del conflicto mapuche, que ha conducido a una especie de estado de excepción permanente en gran parte del sur. Kast, como defensor más recalcitrante de la militarización de la región, se ha beneficiado ampliamente.

  • El devenir de Kast depende, por tanto, de su capacidad de atraer y mantener a los «fachos pobres», aquellos que, sin residir en Las Condes, ven en Kast el sumo restaurador del orden y el bálsamo contra la violencia. Boric no les convence en cuanto a sus máximas preocupaciones: la inmigración ilegal, la criminalidad y las pensiones.

Izquierda desconectada. En todo caso, podría argüirse que la izquierda chilena está desconectada de las tendencias del pueblo chileno. Los reclamos multitudinarios han sido esencialmente económicos, organizados en torno al deseo de abaratar el costo de vida (en materia de transporte, educación y salud), establecer cierto Estado del bienestar y censurar a una remota casta política.

  • Al margen de esto, los cabecillas del «Apruebo», aficionados de las conferencias y «procesos de hermanamiento» con Podemos, han optado por acercarse a la izquierda noratlántica. Defienden a capa y espada los derechos igualitarios, es decir, el aborto; el matrimonio homosexual, actualmente en trámites, y la representación indígena, de ahí su dificultad en aceptar el estado de emergencia sin matices.

  • Chile sigue siendo un país relativamente conservador donde amplias mayorías se pronuncian en contra del aborto libre y sigue siendo controversial el aborto amparado en las tres causales (peligro para la vida de la mujer, inviabilidad fetal y violación). Esgrimimos la tesis de que Boric se excedió en sus planteamientos, ahuyentando a un público —más rural, más viejo, menos formado— que lo pudo haber encontrado ameno.

En perspectiva. A mediados de la pasada década, disuelta la marea rosa, las fuerzas del Foro de São Paulo regían en sólo ocho capitales de la región; en su lugar gobernaban figuras como Mauricio Macri y Lenín Moreno, que, sin ser grandes conservadores, eran paladines del giro hacia la derecha.

  • Esta ola conservadora se vio frustrada. Macri, por supuesto, salió humillado de su intento de reelección; Pedro Pablo Kuczynski y Martín Vizcarra, presidentes peruanos de inclinación tecnocrática, fueron destituidos y, después de varios interinos, reemplazados por Pedro Castillo, socialista por antonomasia. Incluso en México fue vejado y destronado el PRI, cumpliéndose el viejo anhelo de Andrés Manuel López Obrador.

  • El descontento popular no se limitó a los procesos electorales, pues, como contábamos en el boletín anterior, Latinoamérica se vio envuelta en una serie de «estallidos populares», manifestaciones —en ocasiones tendentes al caos— de desprecio a los establishment conservadores. En Chile este fenómeno culminó primero en un plebiscito constitucional, donde triunfó el reclamo de los manifestantes de redactar una nueva Constitución, y luego en unas elecciones constituyentes ganadas por listas de izquierda y candidaturas independientes afines.

  • La mera posibilidad de que Kast ocupe La Moneda dejaría cohibida a esta nueva izquierda. Pero una victoria de Kast constituiría un hecho trascendental más allá del ámbito chileno; él es el representante chileno de una nueva derecha que, con sus matices nacionales, emerge en Latinoamérica y la Península Ibérica.

La internacional derechista. Conforme se revelaba el escrutinio, Kast hablaba de la segunda vuelta como una elección entre «democracia y comunismo». El ávido lector de El Americanista —o, suponemos, de El País— notará las similitudes con la consigna de Isabel Díaz Ayuso: «Comunismo o libertad». Kast y Díaz Ayuso representan, por tanto, variaciones sobre un mismo tema. Son finos ejemplares de la nueva derecha que emerge en Iberoamérica, caracterizada no por la fría tecnocracia ni los compromisos oligárquicos, sino por el populismo como elemento sine qua non.

  • Si bien no son todos católicos rancios, les une el desprecio por el «comunismo», fruto de la obsesión del mundo iberoamericano con el descalabro venezolano. Y es que la diáspora venezolana ha tenido dos efectos: sus estratos más bajos han angustiado a los gobiernos de la región, agobiados por la marea humana y el enfado de los nacionales; los más altos, encarnados en figuras como Leopoldo López, han cautivado.

  • Los paladines de esta nueva derecha se yerguen, dependiendo del sitio, como defensores del orden tradicional o de la libertad a secas. De acuerdo a esta fórmula, Kast —católico de mano dura— es un Sila chileno, mientras que la presidenta de la Comunidad de Madrid —atea (a lo sumo atea católica, como Santayana), soltera y partidaria de los derechos LGBT— representa el ala socioliberal del movimiento.

  • Vox, el partido español liderado por Santiago Abascal, sí que comparte más con Kast. En él encaja el cóctel de liberalismo económico con conservadurismo social, que queda en evidencia con el escepticismo compartido frente a la inmigración y las políticas feministas. Si Vox desea prescindir de la Ley de Violencia de Género, para reemplazarla con una de violencia intrafamiliar, Kast en algún momento sugirió la abolición del Ministerio de la Mujer, propuesta que le valió mil críticas de los bienpensantes chilenos.

  • En Vox, a diferencia del plenamente liberal (y hasta libertario) Partido Republicano chileno, coexisten dos facciones porosas, una netamente liberal y otra partidaria de la derecha «social» e identitaria. Podríamos decir que Iván Espinosa de los Monteros, MBA por la Kellogg de Northwestern, aristócrata y promotor inmobiliario, preside la facción liberal, mientras que Jorge Buxadé, eurodiputado catalán y abogado del Estado —además de exfalangista—, lidera la otra. Mientras que en un país como Italia existen dos partidos, Lega y Fratelli d’Italia, que, además de cuestiones regionales, se distinguen por los mismos motivos, Santiago Abascal ha sabido limar asperezas. Y en Portugal, Chega.

II. TRIBUNA | FILIPE DOMINGUES | LISBOA

Portugal para americanistas

/// Desde hace un lustro, Lisboa se ha posicionado como una gran capital iberoamericana. Americanistas de toda la Iberofonía –en particular españoles y brasileños– han redescubierto la bohemia lisboeta. Magnates -Golden Visa mediante- y bohemios se han refugiado a orillas del Tajo, restaurando palacetes o perdiéndose entre los jardines de la Fundación Gulbenkian. Han llegado emprendedores y nómadas digitales, beneficiándose del talento local –abundante y anglófono– y del flat tax del 20%, así como «quintos apellidos» sefardíes, todos bem-vindos. Esta luna de miel ha coincidido con un gobierno socialista, con apoyos externos de fuerzas más a la izquierda, alabado por su pragmatismo, y a menudo contrastado con el gobierno en coalición español. Ahora, derrumbada la alianza gobernante, Filipe Domingues, Secretario General del think tank Instituto para a Promoção da América Latina e Caraíbas, y biógrafo de António Guterres, nos cuenta la situación sobre el terreno ///

Desgastada por seis años en el poder y fracturada internamente, la alianza de izquierdas que gobernaba Portugal finalmente colapsó. En lo que va de año, el Partido Socialista (PS), en minoría parlamentaria, el Partido Comunista Português (PCP) y el Bloco de Esquerda (BE) han sufrido dos derrotas electorales consecutivas –en las presidenciales y en las locales–. Como consecuencia, los dos partidos menores radicalizaron sus posiciones y forzaron la caída del gobierno.

Cada año, el presupuesto del estado en Portugal es presentado por el ejecutivo, votado y aprobado (o no) por la única cámara del parlamento portugués. Este documento, que es una propuesta política igual que financiera, ya que traduce en términos prácticos el programa de gobierno, fue rechazado por una mayoría de diputados, incluyendo los del PCP y BE.

El hartazgo de comunistas e izquierda radical atiende más a la supervivencia de partido y menos a la ideología. Este ha sido el presupuesto más asistencialista, progresista y generoso (y oneroso) del PS en los últimos años. Pero desde que, en 2015, estas dos formaciones aceptaran el rol de soportes del PS, y forjarán una alianza parlamentaria que permitiera la supervivencia del gobierno de izquierda, sus resultados vienen empeorando, de manera lenta pero segura.

A la vez, Marcelo Rebelo de Sousa, el presidente de la república, del Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha), que suele presentarse como un factor de estabilidad y que constitucionalmente no tiene ningún papel ni en la gestión ejecutiva del país ni en la aprobación de las leyes, se ha inmiscuido de manera absolutamente inédita en la labor de otro órgano de soberanía. Su actuación ha aumentado la presión sobre todos los partidos en el parlamento y acelerado la ruptura, en particular cuando decidió, antes siquiera de la discusión formal del presupuesto, salir a la prensa avisando que disolvería al parlamento y convocaría de inmediato nuevas elecciones en caso de que la propuesta de gobierno no fuera aprobada. Constitucionalmente, el gobierno podría seguir en funciones, prorrogando el presupuesto del año pasado.

En seguida, el 4 de noviembre, Rebelo de Sousa anunció al país la disolución de la Asamblea y la fecha de las próximas elecciones: 30 de enero. El presidente justificó su decisión argumentando que si la fecha fuera más cercana a Navidad y Año Nuevo la abstención sería aún mayor, pero muchos observadores consideran esta fecha un intento de dar a los partidos de derecha más tiempo para que se (re)organicen internamente.

El principal partido de oposición, el PSD, tiene elecciones internas hoy día 27 para renovar su liderazgo con una figura más popular y capaz que el actual presidente, que no logra superar un 28% de intención de voto, y que no ha conseguido capitalizar los buenos resultados de las locales, en las cuales el partido ganó Lisboa y otras importantes ciudades. De todas formas, incluso si el eurodiputado Paulo Rangel saliera victorioso, no es probable que tenga tiempo de afirmarse como líder nacional –un escenario que le interesa al actual Primer Ministro socialista António Costa–. Más a la derecha, la democracia cristiana del CDS-Partido Popular (CDS-PP), ve su papel cada vez más reducido ante las nuevas amenazas populistas de la derecha radical, Chega, e internamente, se ve debilitado por una lucha fratricida por el liderazgo que ha provocado importantes pérdidas de militantes.

¿Podrán los socialistas alcanzar una mayoría o llega el ciclo a su fin? Las encuestas más recientes indican que el PS podría crecer de 108 a 119 diputados, es decir, lograr una mayoría absoluta. De las fuerzas tradicionales en la Asamblea da República, es la única que crece. Aparentemente, la estrategia de victimizarse y de responsabilizar a la extrema izquierda por su irresponsabilidad a la hora de votar el presupuesto está dando resultados. Tanto PC como Bloco deberán perder escaños. Pero también la caída del PSD, de 79 a 70 diputados, demuestra esta tendencia. Los democristianos desaparecerían por completo del parlamento. También es importante mencionar las predicciones para los partidos outsiders. Iniciativa Liberal pasaría de 1 diputado a 3 y –desmontando el mito de que Portugal es impermeable al populismo– y la derecha radical de Chega pasaría de 1 a 20 diputados, convirtiéndose en la tercera fuerza en la Asamblea.

Si tras los comicios pervive una mayoría de izquierdas en donde el PS es el más votado, le tocaría al presidente exigir acuerdos escritos entre la izquierda, en la esperanza de recuperar el statu quo ante bellum. Pero esa solución revertiría a Portugal a un ambiente de calma tensa, por lo que el presidente podría intentar encontrar alguna otra forma de gobernabilidad, con otros partidos, que garanticen la estabilidad que le corresponde proteger.

JORGE LUIS DE LEÓN KOSTKO | MADRID

III. La oposición de Maduro

1060 palabras. 5 minutos de lectura. 30 fuentes.

Es noticia. El pasado domingo 21 de noviembre tuvieron lugar las elecciones regionales y municipales venezolanas. El proceso estuvo marcado por una gran abstención, la ausencia de actores relevantes, alguna participación de observadores internacionales, y una aparentemente inevitable victoria del chavismo. La tolda oficialista se hizo con 20 de 23 gobernaciones y 204 de 322 alcaldías, incluyendo la capital, Caracas.

Voces. La Misión de Observación Electoral de la Unión Europea presente en el terreno durante la elección reporta en una declaración preliminar una gran cantidad de irregularidades en el proceso, pero una aparente mejora en cuestión de pluralismo y sistematización del proceso. Dicha visión fue secundada en declaraciones del Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

  • En la misma línea, pero con una abierta simpatía hacia el chavismo, el expresidente del gobierno español, Rodríguez Zapatero, brindó su aval al proceso. Otros mensajes de felicitación fueron extendidos, por personalidades como Miguel Díaz-Canel y Evo Morales.

  • Por otro lado, sectores de la oposición venezolana, liderados por el propio Juan Guaidó y el Secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, criticaron ampliamente el proceso. Más allá de cualquier declaración proveniente del establishment político —local o extranjero, chavista o de oposición— el último ejercicio electoral venezolano demuestra, una vez más, la paulatina desintegración de la plataforma opositora frente al chavismo.

El balance. ¿Por qué iba a permitir el chavismo, si realmente representaran una amenaza, que los opositores venezolanos pregonaran las calles del país como Pedro por su casa? Es claro que, en la perspectiva del régimen, la oposición es útil para legitimar el argumento de que Venezuela es una democracia.

  • El régimen sólo permitió el voto porque conocía de antemano los resultados. La victoria del chavismo en estas elecciones, como en todas, no es culpa de la abstención o la falta de unidad, como declaran los líderes opositores, sino del sistema electoral propiamente dicho. Han sido ampliamente denunciadas las irregularidades electorales que permite el sistema Smartmatic a través de los años. Han figurado también denuncias sobre exorbitantes índices de inflación fraudulenta del padrón electoral.

Contexto. Durante el último año, el régimen de Nicolás Maduro ha llevado a cabo una serie de reformas políticas y económicas para consolidarse en el poder, reconstruir un poder estatal en desintegración y permitir una reactivación económica en el país. Claro está, dichas reformas no están al alcance de todos los venezolanos, la diversificación del poder ocurre únicamente entre la alta cúpula chavista,  cierta oligarquía empresarial  y sus aliados geopolíticos. Muestra clara de esto, es la Ley Antibloqueo, promulgada el pasado año, permitiendo al ejecutivo privatizar, confidencialmente y a dedo, propiedad pública del Estado venezolano.

China: un modelo. Enfrentamientos del régimen con las FARC y el hampa, columna vertebral de colectivos paramilitares, leales ambos al chavismo originario; la disidencia política de personas vinculadas al difunto Chávez y sus controversiales declaraciones en el extranjero; reuniones del alto empresariado petrolero en Caracas; una creciente —y permitida— dolarización de la economía nacional y la sorpresiva alza de los precios de bienes inmuebles, son elementos que incitan a pensar que hay una reconfiguración política en Venezuela con miras a imitar el modelo político y económico chino. Lo dijo Maduro, hace dos años: «Hay que leer a Deng Xiaoping», el padre de la reforma china.

La hora más baja de la MUD. Después de un fracasado proceso de negociación en México, la creciente pérdida de legitimidad del interinato liderado por Juan Guaidó y la divergencia de opiniones sobre la participación electoral, es claro que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no actúa como un bloque unificado.

  • Algunos de sus miembros han salido del país con el beneplácito de Maduro, y se pasean por los grandes salones de Madrid y Washington, defendiendo soluciones electorales. Sobre otros pesan acusaciones de corrupción. Hasta ahora, la MUD ha contado con el reconocimiento brindado por el establishment más arraigado de los entes internacionales y partidos políticos de renombre, pero las reiteradas negativas de la oposición de liderar un proceso real de salida del régimen, dan mucho qué pensar.

Tiraron la primera piedra. En las Américas, han sido el presidente brasileño, Jair Bolsonaro y su hijo Eduardo, ex-embajador del país en los Estados Unidos los más insistentes con los problemas de esta oposición. Presuntamente así lo ha hecho también el expresidente Trump, según el ex-consejero John Bolton: «He thought Guaidó was “weak”».

  • «Si ustedes quieren llegar al poder para dejar al Fiscal de Maduro y a la Corte de Maduro, mejor díganle al pueblo la verdad. Díganles que apoyarlos a ustedes es igual que apoyar a Maduro», fue el reto del presidente salvadoreño Nayib Bukele a la oposición venezolana vía Twitter. Es una pequeña muestra del proceso de deslegitimación internacional ante ciertos actores que ha tenido la oposición en los últimos años.

La ventana de Overton en Venezuela. En el ámbito de las ideas, las premisas ideológicas de la oposición no distan de las del régimen. El liberalismo centrista de figuras consideradas «de derecha» como Maria Corina Machado, hasta un progresismo de izquierdas, como el promulgado por el partido de Guaidó y Leopoldo López, Voluntad Popular —miembro de la Internacional Socialista—, coinciden perfectamente con gran parte de los matices ideológicos declarados por funcionarios, representantes y toldas políticas del chavismo en general.

  • En el ámbito de las soluciones concretas, frente a una posible intervención militar de EEUU en el país, cabe recordar la negativa de sus figuras que, otrora, contaban con la legitimidad política y jurídica para solicitarlo.

  • Asimismo, cabe recordar que existen movimientos de resistencia; los militares insurreccionados y otras figuras vinculadas a proyectos de ruptura radical y armada con el chavismo, se encuentran fuera, porque han sido expulsados o forzados a huir del país. Este es el caso de los militares venezolanos en Colombia o de miembros y dirigentes de la resistencia en la mira del chavismo, pero bajo el amparo del Gobierno Brasileño.

Sobre el terreno. Con el pasar de los años, los venezolanos han demostrado su malestar con la forma en la que el establishment político nacional lleva los asuntos del país. Una amplia tasa de abstención, no sólo en esta, sino en otras tantas elecciones, deslegitima de golpe una salida electoral al régimen de Maduro.

  • El venezolano de a pie se ha resignado: el proceso de consolidación del chavismo y su transición hacia un modelo centralizado, capitalista y militarizado, muy similar al chino, es inminente.

EL «BACKYARD» DESCUIDADO

IV. Estamos leyendo: Latam en 2022 según Goldman Sachs

985 palabras. 5 minutos de lectura. 3 fuentes.

El oráculo macro de Goldman Sachs para Latam se ha pronunciado. A las puertas de 2022, ha publicado su forecast para las economías latinoamericanas: Old foes and new enemies: low growth and high inflation. En este podcast, el economista en jefe para Latam, Alberto Ramos, deja alguna pincelada interesante, saliéndose de la prosa económica y las estadísticas sin rostro que –descuiden– hemos leído por ustedes.

Contexto. La protección ante el Covid vía vacunas y contagios previos permitió una recuperación en V en 2020 –Latam creció al 6,6%–. Ahora, la región transiciona hacia un crecimiento modesto en 2022: Goldman pronostica un 2% de crecimiento medio para las 7 grandes economías latinoamericanas.

  • «La combinación de una alta inflación, que supone la erosión del poder adquisitivo real, y condiciones financieras más ajustadas, sumadas a los rendimientos decrecientes de la reapertura, llevan a la desaceleración visible de la actividad económica en Latam».

  • Volvemos al bajo crecimiento de la década de 2010. La última vez que Latam creció más del 2% fue hace 8 años. El problema del bajo crecimiento, baja inversión y baja productividad total de los factores es endémico y trasciende la pandemia.

Inflación y riesgo político. El riesgo primordial de cara a 2022 es una subida de tipos más agresiva por parte de la Reserva Federal de EEUU. Tradicionalmente, los ciclos de subidas de tipos y el dólar fuerte han sido muy costosos para Latam. A los bancos centrales regionales no les queda más remedio que retirar la acomodación monetaria y subir tipos.

  • «La combinación de un crecimiento mediocre que disminuye el número de oportunidades –el mercado laboral aún está diezmado por la pandemia– y el nuevo enemigo –la inflación– que erosiona los salarios en términos reales, el declive del poder adquisitivo probablemente lleve a la frustración social. Hemos visto bastante de eso en Latam en los últimos años».

Perú y Colombia. Para Goldman, destacan ligeramente entre la mediocridad imperante: crecieron vigorosamente en la segunda mitad de 2021, y en 2022 lo harán sobre 3-4%. La inflación está ligeramente más controlada en ambas economías, por lo que los bancos centrales no han tenido que intervenir tan agresivamente como en Chile o Brasil.

  • Empero, según Ramos, en el caso de Colombia, que va a elecciones presidenciales en 2022, los números no alcanzan para «cambiar la realidad social».

  • La semana pasada nos preguntamos si Perú podría estar barato: Ruido y fundamentales en Chile y Perú.

Brasil. La mayor economía latinoamericana, que también va a las urnas en 2022, enfrenta un crecimiento del 0% o «posiblemente incluso negativo». Entre los agentes económicos: «frustración de que las reformas económicas no se han dado durante el mandato de Bolsonaro, y ansiedad con la dinámica fiscal».

  • Ramos nos deja una síntesis estructural del gigante, que vale para ahora y por ahora: «sabemos que tradicionalmente la inversión ha sido relativamente baja, que a carga fiscal es relativamente alta, tenemos un sector público que grava mucho y que gasta aún más y que invierte demasiado poco, sabemos que la deuda pública es demasiado alta hasta el punto del crowding out de la inversión privada, que es una economía extraordinariamente cerrada al comercio internacional, que no está lo suficientemente integrada en las cadenas de suministro globales, y que la productividad está lastrada por bajos niveles de capital humano a pesar de más años de escolarización».

México. La economía mexicana es una realidad aparte del resto de Latam, altamente integrada tanto a las cadenas de valor norteamericanas como a su business cycle. Tanto la política fiscal de Andrés Manuel López Obrador –inclusive durante la pandemia, en la cual gastó el equivalente a menos del 1% del PIB– como la política monetaria del Banco de México han sido sorprendentemente conservadoras. Brasil, por ejemplo, donde gobierna la derecha, con menos espacio fiscal, gastó el 8,5% del PIB. México, augura Goldman, Crecerá al 2,5%, ligeramente por encima de la media regional.

  • Un inciso: recogemos una noticia que se ha dado entre la publicación de Goldman y la de este boletín «a pesar de machacar diariamente a grandes compañías y élites empresariales, el presidente mexicano ha evitado políticas que pudieran afectar a los mercados financieros o herir a su querido peso. Hasta esta semana. AMLO...ha reconsiderado su decisión de nominar al exsecretario de Hacienda Arturo Herrera a presidir el Banco Central. En vez, propone a Victoria Rodríguez Ceja, una funcionaria poco conocida con una larga carrera en finanzas públicas pero poca experiencia o formación académica en política monetaria. Los mercados se resintieron...y el peso tocó mínimos desde octubre de 2020», reportó Bloomberg. ¿Ruido o señal? ¿Buy the dip?  

Bearish Argentina. El mercado ya descuenta la continuada monetización de sus déficits fiscales y el tipo de cambio desfasado. Argentina tendrá problemas para pagar al FMI. Mas, según el dicho popular, si un particular le debe al banco $100K, el problema es del particular. Si el particular en cambio debe $44.000M, el problema pasa a ser del banco.

China: riesgo externo. «La región es muy susceptible a una desaceleración China. El asunto no es necesariamente el que exportemos muchos bienes manufacturados a China, y que que no tengamos mercados alternativos. En realidad no importa si los enviamos a Baltimore, Rotterdam o Shanghái. Lo que importa en cuanto al perfil de crecimiento de China es el impacto del sentimiento de riesgo hacia mercados emergentes y los precios de los commodities. Si China desacelera más rápido y más profundamente de lo que esperamos a estas alturas, eso afectaría a los commodities, y a través de esa vía, a Latam. Es un shock a los términos de intercambio de nuestros exportadores de materias primas. Pero hay otra variable que viene ganando peso en los últimos años: China ahora compite por capital con Latam. Mucha de la inversión de cartera que tradicionalmente ha ido dirigida a Latam fluye al mercado de bonos chino. China absorbe una porción cada vez mayor de ese pool de capital global».

∞. América ¿Qué más?

Revista de prensa

     HEMISFERIO

  • EFE: Eligen al canciller chileno nuevo secretario general Iberoamericano | «El canciller chileno, Andrés Allamand, fue elegido este viernes como nuevo secretario general iberoamericano durante la reunión de ministros de Exteriores que se realiza en la capital dominicana. Al cargo aspiraban también el canciller de Guatemala, Pedro Brolo; la expresidenta de Ecuador Rosalía Arteaga, y el exministro peruano José Antonio García Belaúnde. Allamand sustituirá en el cargo a Rebeca Grynspan, designada secretaria general de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad, por sus siglas en inglés). La votación en la que se designó a Allamand, que se realizó en el marco de una reunión de ministros Exteriores iberoamericanos, fue muy reñida y se decidió por mayoría»

    NORTEAMÉRICA

  • DW: AMLO declara sus megaproyectos como temas de seguridad nacional | «De esta manera, el mandatario podría evitar que emblemáticos programas como el Tren Maya, el aeropuerto Felipe Ángeles y la Refinería de Dos Bocas puedan ser frenados por amparos»

    GRAN CARIBE

  • El País: Honduras, una olla exprés electoral | «Este domingo Honduras acude a las urnas para elegir nuevo presidente en un ambiente cargado de tensión. El país, de 10 millones de habitantes, tiene ante sí dos caminos contrapuestos, el oficialista de Nasry Asfura, el actual alcalde de Tegucigalpa, y la izquierda de Xiomara Castro, al frente del partido Libertad y Refundación (Libre). Los sondeos, prohibidos en el país desde hace semanas, describen el peor escenario para un país al límite: la máxima igualdad entre ambos candidatos. En tercer lugar, se ubica, Yani Rosenthal, del Partido Liberal, quien vuelve a la arena política después de cumplir una condena de tres años en EE UU por lavado de dinero. Las elecciones de este domingo suponen el punto álgido a una crisis política que comenzó doce años antes, tras el golpe de Estado contra Manuel Zelaya»

    ANDES

  • EFE: El uribismo elige de nuevo a Óscar Iván Zuluaga como candidato presidencial | «El excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga fue designado por el partido uribista Centro Democrático, en el poder en Colombia, para buscar de nuevo la jefatura del Estado en 2022, tarea en la que tendrá que mantener unido a ese movimiento de derechas y lidiar con la impopular herencia del actual mandatario, Iván Duque. De esta forma, Zuluaga, de 62 años, tendrá una revancha en las urnas luego de perder en 2014 la Presidencia con Juan Manuel Santos en segunda vuelta pese a que en la primera fue el candidato más votado»

  • EFE: Biden decide sacar a las FARC de la lista estadounidense de grupos terroristas | «El Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, ha decidido sacar a la extinta guerrilla colombiana de las FARC de su lista negra de organizaciones terroristas y ha notificado al Congreso de su intención, confirmó este martes a Efe una fuente legislativa»

    BRASIL

  • FT: Petrobras redobla apuesta sobre hidrocarburos con plan de inversión de $68.000M | «Rivales internacionales están bajo presión de accionistas y activistas para abandonar nueva exploración como parte de la lucha contra el cambio climático»

Letras compartidas

     Mª ÁNGELES SÁNCHEZ — FILÓLOGA

  • La elección de las palabras en nuestra comunicación determina nuestro mensaje. Por ejemplo, la elección por parte de Zuckerberg de la palabra META para sustituir a Facebook me ha sorprendido. Este término de origen griego significa «más allá de» y en el transcurrir temporal, ilustres investigadores como Jakobson, en 1960, en su Lingüística y Poética presentó el término METALINGÜÍSTICA para aludir a la función del contexto en el esquema de la comunicación (usar las palabras para definirlas, como el diccionario, por ejemplo). Volviendo al ejemplo inicial me surgen varias cuestiones: ¿Por qué el creador y dueño de Facebook ha elegido la palabra META? ¿Su empresa va a ir «más allá de» dónde? Me surgen dudas, me inquieta porque si retomo el término Metalingüística y analizo mi contexto comunicativo este se ha modificado mucho. Antes, el contexto solía tener los límites definidos pero ahora percibo que mi contexto comunicativo, en algunas ocasiones, se difumina o se expande por doquier. Esto implica una pérdida de control personal en el acto comunicativo y, es aquí, cuando aparecen personas como Zuckerberg y empresas como META para controlar mi conversación y, por ende, mi vida.

OFRECIDO POR CLOUDASTA DESDE MADRID

JACOBO RODRÍGUEZ-DE FONSECA | MADRID

I. Tema de la semana. Chile: «Republic on a shoestring»

1176 palabras. 6 minutos de lectura. 8 fuentes.

En la portada de National Geographic de octubre 1973 aparece una manifestante opositora al gobierno de Allende. «Chile: Republic on a Shoestring» fue el titular: un juego de palabras entre la forma alargada del país austral y una frase hecha, difícilmente traducible, que viene a transmitir precariedad e inestabilidad.

  • Hoy Chile es un país muy distinto. No existe el partido militar, ni un contexto internacional favorable al conflicto civil o a salidas autoritarias, pero la realidad es que aun así Chile ha vuelto a ser una república en vilo. Es un país marcado por la inestabilidad y la precariedad de una situación política, que, tras el estallido social y la elección de una constituyente netamente radical, está lejos de resolverse a corto o medio plazo.

  • El país se debate ahora ante un incierto resultado electoral, entre José Antonio Kast, el candidato de la derecha dura y a quienes algunos no dudan en tildar de pinochetista, y Gabriel Boric, un candidato de la izquierda alternativa apoyado por movimientos sociales, pero también por el Partido Comunista.

  • Ambos pueden ser un factor desestabilizador, en el primer caso porque su triunfo sería una deslegitimación política de las mayorías vigentes de la Constituyente, y porque se prevé un inevitable enfrentamiento de Kast con ella, y en el caso del segundo porque azuzaría a los elementos más radicales de la Constituyente que ya han conseguido una cierta hegemonía de carácter excluyente hacia la minoría derechista y advierten de la irreversibilidad de sus decisiones.

Rumbo a 2ª vuelta. Es inevitable no contemplar simultáneamente los escenarios de 1ª y 2ª vuelta. Kast y Boric se encaminan a un resultado parejo en 1ª vuelta tendente al primero, y a una apretada 2ª. Para ser electo Presidente en 1ª vuelta, debe obtenerse el 50%+1 de los votos, por lo que se deberá recurrir al balotaje el 19 de diciembre del 2021 con casi total seguridad.

  • Kast y Boric dejan atrás a los candidatos del gobierno (Sichel), de centroizquierda (Provoste) y de centro populista (Parisi). No parece que haya habido modificaciones del escenario electoral en estas dos semanas de apagón demoscópico.

  • El alza de Kast se fue frenando por la eficaz propaganda realizada por sus rivales sobre los puntos más polémicos de su programa electoral y por el pobre desempeño del candidato derechista en el último debate electoral, que inquietó al establishment conservador y regaló ilusiones de última hora al oficialista Sichel, que insiste en presentarse como el centro-derecha moderado, capaz de vencer en segunda vuelta.

  • Pese a ello, el goteo de adhesiones de simpatizantes y cargos electos de la coalición de gobierno, en especial del expartido de Kast, la Unión Democrática Independiente (UDI), no ha cesado en las últimas dos semanas, debilitando aún más la candidatura de Sichel dentro de la derecha. Es posible que las deserciones de la UDI hacia Kast, dolorosas para Sichel, dificulten su apoyo a Kast en 2ª vuelta. En todo caso, hemos conversado con moderados y sichelistas ya decididos a votar «Kast», con todas las consecuencias.

  • Boric confía en acumular el voto pro-constituyente y superar el 30% en la 1ª vuelta, y conseguir alianzas para la segunda vuelta. La incógnita sigue siendo Parisi, quien ni siquiera se ha acercado a Chile a hacer campaña, y la ha perpetrado por redes sociales desde EEUU, y quien drena votos anti-establishment a izquierda y derecha. Parisi parece que será el árbitro de la segunda vuelta.

  • Provoste, la candidata de la Democracia Cristiana y los socialistas, sigue estancada, pese a la posibilidad de recibir un trasvase de última hora: bien desde la izquierda para frenar a Kast o bien desde la derecha moderada ante el miedo a Boric.

¿Y si gana Kast? La muy radical Constituyente, escogida en unas elecciones con una abstención de casi el 60%, quedaría deslegitimada políticamente por una victoria de Kast (un resultado probable), y un control conservador del Congreso (esto es más improbable). Este choque de poderes inquieta a la población, que, según los analistas, ha abandonado a la izquierda radical en las presidenciales por candidatos más moderados porque quiere que, sin abandonar el proceso de reformas, alguien las encauce hacia el orden y consiga acallar el ruido de activistas e indigenistas.

  • La Constitución debe ser aprobada por 2/3 de los constituyentes, aunque la izquierda radical ha peleado flexibilizar esa norma para el veto de una potencial alianza entre la derecha y algunos constituyentes independientes y de centroizquierda. Luego debe ser aprobada por mayoría absoluta del Congreso vigente y finalmente aprobada en un plebiscito de salida por mayoría simple, sin umbrales ni quorum, aunque con voto obligatorio para volver a evitar una abstención deslegitimadora. El Presidente de la República no tiene como tal poder de veto durante el proceso constitucional aunque si puede vetar leyes del Congreso que quieran desarrollar, anticipar o amparar lo decidido en la Constituyente.

  • Si Kast ganase y consiguiera junto con los partidos del gobierno, que previsiblemente serán marginados del formato final de la Constitución, una mayoría en el Congreso, el proceso constituyente quedaría rehén de Kast. Este podría forzar políticamente a la Constituyente a moderarse (cosa improbable dada la relación de mayorías en ella, pero deseable para la inmensa mayoría de la población chilena, que quiere sustituir el estado subsidiario por uno de bienestar y poco más) y provocar un descarrilamiento del procedimiento de reforma constitucional antes de llegar al referéndum de salida. Esta situación desde luego provocaría conflictos y violencia política.

  • Otra posibilidad, la más cercana, es una victoria de Kast, pero que los partidos de derecha y centroderecha no consigan mayoría en el Congreso. Kast podría lanzarse a una campaña de deslegitimación política de la Constituyente que calase en la sociedad, pero solidificaría una alianza de la izquierda radical y el centroizquierda, consiguiendo que la nueva constitución sortease el veto del Congreso y llegando al referéndum de salida, cuyo en caso de una fuerte división izquierda-derecha y con voto obligatorio, sería una incógnita.

  • En cualquier caso, Kast ya ha anunciado que vetará las leyes del Congreso (incluyendo las que quieran desarrollar o prever la nueva constitución) que vayan contra sus convicciones más íntimas y dañen a Chile según su cosmovisión, aunque algunos confían en que este veto solo lo ejerza en temas valóricos dónde la mayoría de la población lo aceptaría como el caso del aborto.

¿Y si gana Boric? Entonces podría darse la situación inversa, que ante la radicalización de la Constituyente y el apoyo del ejecutivo, la derecha consiga atraer a independientes y centroizquierda para conseguir los 2/3 de veto o tumbarla en el Congreso, y muy posiblemente tumbarla en el referéndum de salida.

  • La elección que dio forma a la Constituyente es probablemente el principal escollo para una reforma con amplio apoyo social en Chile que responda a los anhelos de la población sin provocar el caos político y económico. El desinterés de Piñera y su coalición en esas elecciones, la abstención del electorado conservador y el éxito de candidaturas de extrema izquierda disfrazadas de independientes han colocado al país en un laberinto de difícil salida. Republic on a Shoestring.

ARGENTINA: CRÓNICA DE UNAS LEGISLATIVAS YA DESCONTADAS

El gobierno de Alberto Fernández sufrió un duro revés en las urnas. Perdió en todos los principales distritos del país, y a nivel nacional por más de 8 puntos. Asimismo, el oficialismo perdió el quorum propio en el Senado y quedó en manos de peronistas disidentes y partidos provinciales para poder sesionar. La oposición de Juntos por el Cambio se ha convertido en primera fuerza con casi el 43% de los votos.

El resultado ya había sido descontado por el mercado mediante las elecciones primarias. Todos los ojos siguen en las posibilidades de un acuerdo con el FMI, que sigue paralizado políticamente, aunque es preciso señalar que el nivel de incertidumbre es relativamente bajo para el mercado teniendo en cuenta la declinante relevancia que tiene Argentina para potenciales inversores.

Con todo, el gobierno consiguió atemperar la derrota con algunas victorias en provincias, donde había sido derrotado en las elecciones primarias y con casi un empate técnico en la Provincia de Buenos Aires, que elige más de ⅓ de los diputados. Fernández exageró la remontada parcial y la llegó a definir como un triunfo, ante el estupor del ala kirchnerista del gobierno, ansiosa de un cambio de rumbo, y de la oposición, que ha reclamado insistentemente sin éxito que el Presidente reconozca la derrota del oficialismo.

Las candidaturas libertarias de Jose Luis Espert y Javier Milei obtuvieron buenos resultados, al igual que las candidaturas de izquierda trotskista, que consiguieron elegir cuatro diputados. Son reflejos de la desintegración temporal del sistema político que tuvo lugar en 2001 e inquietan a la clase política argentina.

SEBASTIÁN GENNARI | MIAMI

II. Ruido y fundamentales en Chile y Perú

1606 palabras. 8 minutos de lectura. 31 fuentes.

Gran parte de Sudamérica se ha alzado en protesta desde 2019, sacudiendo los cimientos de los gobiernos derechistas de la región. Se puede hablar de estallidos sociales de variable envergadura en Chile, Colombia, Ecuador y Perú, todos ellos tendientes hacia la izquierda política.

  • A pesar de representar una nueva formulación de la izquierda latinoamericana —esta vez adecuada a las causas célebres de la izquierda estadounidense—, el descontento popular se ha encauzado por los trillados caminos de la izquierda regional: la hostilidad a la inversión extranjera, las tentativas de expropiación y el parloteo de reformas agrarias y minerales.

  • Sin embargo, la revolución pareciera quedarse sin dientes, consumida o bien por la inercia política, o por la remisa certeza de que izar la bandera roja no proporciona rentas suficientes. En casos como el de Chile, la izquierda se ha topado con un contrincante feroz en la figura de Kast, quien encabeza las encuestas con un 25% de la intención de voto y promete orquestar, en caso de ganar, una suerte de reacción termidoriana.

  • Si bien es comprensible el resquemor de algunos al invertir en Chile o Perú, opinamos que ambos países, ricos en materias primas y enlazados entre sí por su membresía en la Alianza del Pacífico, nunca han dejado de ser atractivos. La percepción de riesgo, en todo caso, devalúa sus activos sólo de forma temporal.

Es noticia. Chile, sumido en una crisis política, continúa acaparando cifras récord de inversión extranjera directa (IED). Debemos admitir que en septiembre el país registró una fuga de $789M, pero esto no es cosa rara, ya que, conforme se acerca el fin de año, las filiales chilenas de empresas extranjeras tienden a repatriar ganancias. En todo caso, el balance anual es netamente positivo: de enero a septiembre, Chile recibió $15.374M en flujos exteriores netos.

  • Variopintos son los nuevos partícipes de la economía chilena. La española González Byass se ha hecho con dos bodegas que pretende dedicar a la «viticultura orgánica», mientras que la farmacéutica china Sinovac se ha comprometido a auspiciar la construcción de una planta capaz de producir 60 millones de dosis de su vacuna contra el COVID-19.

  • La Bolsa de Santiago también ha anunciado la apertura de ScaleX, un mercado de financiamiento alternativo para startups que prevé levantar capitales medianamente grandes —$3,7M se perfila como el máximo— al margen de los mercados tradicionales, que en Latinoamérica tienden a pecar de cautelosos, de tal modo castrando las iniciativas innovadoras en la región.

  • Perú no puede presumir de mercados de capitales tan sofisticados: la Bolsa santiaguina, fundada en 1893, es 33 años más joven que su contraparte limeña, pero cuenta con una capitalización bursátil de $309.000M (2018), mientras que el mercado peruano apenas llega a $142.322M (2021). No obstante, el presidente Castillo también pretende calmar las aguas y fomentar la inversión, de ahí la insistencia del Gobierno peruano en las protecciones jurídicas de la inversión y el fortalecimiento de la economía nacional, para la cual prevé un crecimiento anual del 13%.

Sí, pero. No todo es color de rosa: al descontento popular se suma la obvia desconfianza que sienten los mercados hacia las instituciones peruanas y chilenas. Estas han seguido funcionando, labor de por sí encomiable en época de desconcierto, pero han sufrido un desprestigio difícilmente cuantificable.

  • En el caso chileno, ya es habitual citar la escasa admiración que siente la ciudadanía por sus políticos. El presidente saliente, Sebastián Piñera, acaba de superar un juicio político en el Senado, aunque no por esto dejará de ser groseramente impopular, ostentando una tasa de aprobación del 14,4%.

  • Algo parecido resulta el panorama peruano, donde el presidente Castillo se enfrenta a un problema de turnover en su gabinete. Sin llegar a los seis meses en el poder, Castillo ha roto récords regionales, viendo ir y venir 10 ministros, un primer ministro incluido. La derecha peruana incluso empieza a hablar de vacar la presidencia, arma desplegada excesivamente en 2020, año en que Perú tuvo tres presidentes.

  • Las consecuencias económicas de semejante inestabilidad son evidentes. El peso chileno viene devaluándose: al abrir el año, el tipo de cambio era de CLP$ 709.75, que se habían transformado, al cerrar la jornada de este viernes, en $834.57, por lo que el peso se ha devaluado en un 17,59% en lo que va de año. Además, la inflación, al alza en todo el mundo, se sitúa en 6%. El sol peruano también registra una devaluación considerable. Empezó el año con un tipo de cambio de S/3.62 por dólar, pero este viernes cerró en S/4.02 por dólar. A esto se suman las preocupaciones por la fuga de capitales nacionales.

Commodities. Todas las inquietudes en cuanto a la inflación y el debilitamiento de las monedas se verían solventadas por un buen desempeño de los commodities. En 2020 Chile y Perú produjeron 5,7 millones y 2,2 millones de toneladas de cobre, respectivamente, manteniendo así el primer y segundo puesto en el mundo.

  • Debido a la reapertura de la economía global, el precio del cobre ha subido un 22,36% en lo que va de año, brindándoles merienda a las famélicas arcas chilenas y peruanas. El cobre, al contrario de los hidrocarburos, no es en teoría prescindible; está sujeto, claro está, a reservas ambientalistas, pero no deja de ser un material esencial, incluso dentro de la economía verde que se pretende forjar. Existe, sin embargo, el temor de que la reciente desaceleración de China, principal consumidora, frustre cualquier tentativa de superciclo. Sin embargo, otros países asiáticos —Corea del Sur, Japón, Tailandia y Malasia—, por no hablar de Europa, cuya economía habrá crecido 5% en 2021, satisfarán la necesidad de mercados.

  • En Chile los entusiasmos del Estallido Social han desembocado en propuestas —muy criticadas por los conservadores— de un «royalty minero», que gravará los precios de venta, y no las ganancias. Más alentador es la situación en Perú, donde, amparándose en el artículo 66 de la Constitución, los titulares de concesiones extractivas poseen un título real sobre ellas.

Riesgo país. Los mercados están al tanto de este panorama tan tenso como esperanzador, y esto se refleja en los puntajes de riesgo país, principales determinantes de los perfiles crediticios nacionales.

  • En Perú, el riesgo país, situado en 1,43, demuestra una ligera tendencia al alza, pero aún le disputa a Uruguay el primer lugar en Latinoamérica. En Chile ha subido y se ubica en 1,56, principalmente por el efecto inquietante de los comicios.

  • Ambos países destacan por sus modestas deudas públicas. En Perú la ratio de la deuda con relación al PIB es de 35,07% (2020), mientras que en Chile sólo equivale al 32,54% (2020). Esto les brinda bastante margen fiscal, sobre todo si se les compara con países como Colombia o Brasil, cuyas ratios son de 65,38% (2020) y 98,94% (2020), respectivamente.

En perspectiva. Tras muertes, pérdidas materiales, plebiscitos y barridas electorales, Chile y Perú se han estancado. La política, desde luego, ha mudado su tono y sus controversias; el desempeño económico se ha visto trastocado, pero no cercenado ni mucho menos fulminado, por el caos vagamente latente. Todo sigue fundamentalmente igual.

  • De convertirse en presidente José Antonio Kast, incluso con un Congreso desfavorable, podríamos olvidarnos de cualquier reorganización económica a gran escala. Kast, a diferencia de Piñera, no tiene el menor reparo en utilizar el veto presidencial; él no es adepto del parlamentarismo de facto, que busca despojar al presidente de muchos de sus poderes, en cierta medida reimponiendo la República Parlamentaria que existió en el Chile decimonónico.

  • Sin importar el resultado de las presidenciales, vale recalcar que el próximo año se llevará a cabo el plebiscito constitucional. Los comicios recientes han favorecido a la izquierda, pero una nueva encuesta señala que la desconfianza de la ciudadanía en la Convención Constituyente, encargada de redactar la nueva Carta Magna, se ubica en un 55%. De cristalizarse esta postura, peligra la nueva Constitución.

  • Castillo, otrora tormento de los grandes capitales, da por culminada su metamorfosis. Se ha desentendido de Perú Libre, el partido marxista que lo llevó al poder, deshaciéndose también de su primer ministro, el enardecido Guido Bellido. Ha preferido gobernar desde la centroizquierda, enfatizando sus credenciales de líder moderado. Pero lo de Castillo no es simplemente una «vuelta a la sensatez»: el mandatario no logra concentrar el poder, pues el suyo es un gobierno en minoría que controla sólo 42 de los 130 escaños del fragmentado Congreso, donde nueve fuerzas políticas agitan constantemente. Castillo podría superar este obstáculo por medio de una Asamblea Constituyente. No le faltarían argumentos: la Constitución peruana, al igual que la chilena, es obra de un dictador, en este caso Fujimori. Sin embargo, Castillo no se decide, pues carece de fuerzas para eludir al Congreso y formar una asamblea que le resulte amena.

El fisgón histórico. El camino elegido por Castillo se asemeja al de la Venezuela del Trienio Adeco (1945-48). Esa Venezuela gobernada por reformistas vagamente izquierdistas ya era una gran productora de petróleo, pero Standard y Shell no pagaban, a ojos de Acción Democrática, suficientes royalties.

  • «La completa purificación —depuración— de la industria petrolera venezolana seguirá siendo imposible hasta que las compañías indemnicen a nuestro país plenamente», decía Juan Pablo Pérez Alfonzo, en aquel entonces ministro de Fomento, luego ministro de Minas e Hidrocarburos y padre de la OPEP.

  • Aquel Gobierno venezolano buscaba, por tanto, no sólo compartir ganancias, sino también exigir el pago de impuestos retroactivos, pues las petroleras habían disfrutado un trato preferencial a manos del dictador Juan Vicente Gómez. Finalmente, las petroleras y el Gobierno llegaron a un acuerdo tan moderado como provechoso: repartirse las ganancias a partes iguales. Todo esto hizo que en 1948 Venezuela percibiera en rentas petroleras seis veces sus ingresos de 1942.

CONSTITUYENTE Y MINERÍA EN CHILE

La política energética es una de las cuestiones más endiabladas del nuevo Chile. Kast desconoce gran parte de sus propias propuestas sobre energía, como quedó demostrado en el último debate electoral. A priori, rechaza las renovables que promueve Boric. Pero incluso algunos aliados de Boric son hostiles incluso a las renovables. Se oponen al desarrollo de la solar o hidroeléctrica por motivos medioambientales, o por ocupación de tierras. En la Araucanía, los mapuches han destruido varias plantas solares en el último año.

Por otra parte, gran parte de los debates de la Constituyente girarán en torno a la titularidad de los recursos naturales. En el punto de mira de la mayoría de los constituyentes está la minería del litio y el cobre, ambos en máximos históricos.

La Sociedad Nacional de Minería (SONAMI) que agrupa a todas las mineras de Chile ha presentado un documento a la Constituyente defendiendo la sustentabilidad del modelo de concesiones y la sostenibilidad ecológica de las minas. Desde la SONAMI, off the record, aseguran que este documento ha sido meramente una formalidad, ya que los constituyentes de izquierda oscilan entre nacionalizaciones, prohibiciones por política climática, o nuevas y ostensibles cargas fiscales, que pueden poner en riesgo el actual modelo minero. De vencer Kast, este será sin duda un punto de conflicto entre el ejecutivo y la Constituyente.

MARCOS SUÁREZ SIPMANN | RIBADESELLA

III. ¿Taipéi o Pekín? «la diplomacia por un camino, el comercio por otro»

1435 palabras. 7 minutos de lectura. 10 fuentes.

Es noticia. El presidente saliente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ha regresado de una «fructífera» visita a Taiwán (12 al 14.11). Es importante por producirse apenas dos semanas de los comicios presidenciales en el país centroamericano. El candidato oficialista Nasry Asfura se enfrenta a la opositora izquierdista Xiomara Castro, mujer del expresidente Zelaya, que propone abrir relaciones diplomáticas y comerciales de inmediato con China continental (República Popular) en caso de victoria.

  • Es su tercera visita al país durante su mandato. Con ella Hernández confía en que los electores tengan en cuenta la «profunda relación» con Taiwán para mantenerla tras las elecciones.

  • En el 80 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas en abril la presidenta Tsai Ing-wen enfatizó el valor económico y comercial de la alianza. El comercio bilateral crece y Honduras ha convertido el déficit comercial con Taiwán en un superávit. Es actualmente la principal fuente de camarón blanco. Melón, marisco, carne de res, café y cacao hondureños cuentan con el favor de los consumidores locales.

  • El apoyo taiwanés se manifiesta en múltiples niveles: para superar los desafíos de la pandemia, la reconstrucción tras desastres naturales, a través de donaciones de suministros médicos e intercambio de experiencias, en los programas de empoderamiento femenino, así como créditos a fin de revitalizar la economía hondureña. El golfo hondureño de Fonseca, en la costa del Pacífico, fue el protagonista en la reunión entre Hernández y su homóloga, Tsai. El entrante es uno de los mejores puertos naturales del mundo y una capacidad portuaria y pesquera que el gobierno aspira a agrandar. Destaca la construcción de un puerto en Amapala, en la Isla del Tigre, Pacífico, cuyas aguas comparte Honduras con El Salvador y Nicaragua, que será fundamental para el transporte marítimo de los países asiáticos.

Sí, pero. Hernández se encuentra en aprietos. El candidato Asfura ha enfrentado cargos de lavado de activos, mientras que al presidente saliente se le acusa de estar vinculado al narcotráfico. Su hermano fue sentenciado a cadena perpetua por narcotráfico por un tribunal neoyorquino, en un juicio donde la Fiscalía tildó a Honduras de «narcoestado».

  • Una de las pocas bazas negociadoras es el factor China. Honduras permanece leal a Taiwán, pero ahora busca cultivar lazos con Pekín, que, amén de enconar a Washington, también promete inversiones, créditos y, crucialmente, vacunas. Por tanto, no es nada raro el cambio de reconocimiento que propone Xiomara Castro; en años recientes lo han hecho aliados históricos de Taiwán como Panamá, República Dominicana y El Salvador. Y, si bien Nicaragua no llegó a tales extremos, sí accedió a que un consorcio chino propusiera un canal de Nicaragua para complementar, o hacerle competencia, al de Panamá, coyuntura que en ultimadas cuentas resultó infructífera.

14 países del mundo (además del Vaticano) reconocen todavía a Taipéi en vez de Pekín. La mayoría de ellos, nueve, en Latam. En Centroamérica: Belice, Guatemala, Honduras y Nicaragua. En el Caribe: Haití, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas. Cabe decir que Taiwán dispone de oficinas de representación comercial en otras siete naciones latinoamericanas: Argentina, Brasil, México, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.

El fisgón histórico. Desde el triunfo de los comunistas liderados por Mao Tse-Tung y la retirada de los nacionalistas a la isla de Formosa en 1949, la República Popular considera a Taiwán una provincia renegada. América Latina ha sido y es campo de batalla diplomático entre Pekín y Taipéi.

  • En 1972, Taiwán pierde su puesto en la ONU en favor del gobierno comunista, quien desde entonces ostenta la representación oficial de China. Ese mismo año el presidente norteamericano, Richard Nixon, viaja a Pekín. Siete años más tarde, Washington inicia relaciones formales con la China comunista que con la llegada al poder de Deng Xiaoping, abría su economía y ampliaba sus lazos comerciales y diplomáticos. Con su política de «una sola China», que considera a Taiwán como una provincia rebelde, el país no acepta tener relaciones con las naciones que reconocen a la isla.

  • Centroamérica y el Caribe mantuvieron su reconocimiento al gobierno de Taiwán como el verdadero gobierno chino. La opción anticomunista de los gobiernos centroamericanos de entonces, en el contexto de la Guerra Fría, permitió el crecimiento de una relación comercial que Taiwán trató de mantener.

  • Nicaragua rompió el libreto temporalmente en la primera etapa del sandinismo (1979-1989) al reconocer a Pekín en 1985 por afinidades ideológicas. Retomó la relación con Taiwán en 1990, cuando el Frente Sandinista ya había entregado el poder. Con todo, la relación no deja de ser contradictoria: mientras pide democracia en su disputa con Pekín, Taipéi respalda el régimen represivo de Ortega. El balance comercial supera los $100M.

Paraguay singular. En Sudamérica, Taiwán corrió peor suerte. Salvo Paraguay, el resto de los países reconoció a la República Popular en las décadas de los 70 y 80. Su canciller, Euclides Acevedo, reconoce que la pandemia y la diplomacia de las vacunas ha sido muy bien utilizada por China. A veces, sin embargo, «el comercio va por un camino y la política y la diplomacia por otro. Taiwán es un socio estratégico de Paraguay como lo es de EEUU, pero los tiempos en política, en ocasiones, hacen que las cosas perduren o cambien. De momento, tenemos el compromiso con Taiwán, no aún con China, a la que le compramos más de $3.500M/año».

  • Durante un pico de Covid en marzo, Bloomberg reportó que «la alianza de 63 años entre Paraguay y Taiwán –forjada cuando ambos eran gobernados por autoritarios de derecha– significa que Asunción no puede comprar directamente de los fabricantes chinos que han provisto de vacunas a otras naciones latinoamericanas. Oficiales del gobierno dicen que han sido aproximados para cambiar el reconocimiento a Pekín para recibir las dosis. El secretario de estado de EEUU Anthony Blinken telefoneó al presidente Mario Abdo para advertirlo en contra de ello...la relación [entre Asunción y Taipéi] data del anticomunismo de Alfredo Stroessner y Chiang Kai-shek. Nunca se conocieron. Stroessner hizo una visita de estado a Taiwán en 1975 acompañado de su secretario privado, el padre de Abdo. Taiwán ha regado cientos de millones de dólares en ayuda a su aliado durante los años, pero el comercio bilateral es diminuto comparado al de Paraguay con sus otros socios comerciales».

  • En abril, el canciller taiwanés, Joseph Wu, acusaba a China de prometer a Paraguay millones de dosis contra el Covid como parte de una «diplomacia de vacunas» para persuadir a Asunción a cambiar sus lealtades. La presión sobre el gobierno de Abdo del histórico Partido Colorado aumentó junto a los casos en una segunda ola y al desbordamiento del sistema hospitalario.

  • «Coste de Taiwán» es el precio que Paraguay paga por su política de reconocimiento. Dos de los pilares de la economía paraguaya son sus exportaciones de soja y carne vacuna. China es el mayor importador mundial de ambos. En un estudio publicado en 2020 en la revista Foreign Policy Analysis, se estimó que la alianza histórica con Taiwán supone pérdidas para Paraguay que equivalen a unos $350M al año (cerca del 1% de su PIB).

  • En el activo están las becas de Taiwán a estudiantes paraguayos y los encuentros empresariales como la «11º Conferencia Conjunta de Consejos Empresariales Taiwán-Paraguay» de este año, enfocada al sector alimentario y la energía verde. En ella Taiwán destacó el clima favorable de negocios en Paraguay.

El Formosa Club. Es una plataforma creada en Bruselas para unir a los miembros de los grupos de Amistad de Taiwán en la Eurocámara y los parlamentos de Alemania, Francia y Reino Unido. Hace referencia al antiguo nombre de Taiwán, del portugués ilha Formosa –isla Hermosa–. Busca forjar lazos más fuertes entre Taiwán, la UE y países europeos con ideas afines.

  • En mayo se llevó a efecto el lanzamiento del Formosa Club en el Caribe que complementa los capítulos abiertos con éxito en otras zonas del globo así como el Formosa Club constituido por parlamentarios latinoamericanos, creado ya el año pasado. Lo componen 67 miembros de los cuerpos legislativos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela y México.

En la primera cumbre virtual entre Biden, y su homólogo chino, Xi Jinping, ninguno dio su brazo a torcer en lo referente a la espinosa cuestión de Taiwán.

  • Biden aseguró que EEUU no fomenta la independencia de Taiwán…solo se encarga de protegerla. Sus declaraciones no representan un cambio en la política de «ambigüedad estratégica» adoptada por Washington respecto al conflicto. Biden reiteró el compromiso con la política de «una sola China» precisando a su vez que se guiará asimismo por la Ley de Relaciones con Taiwán, en base a la cual EEUU suministra equipos bélicos a la isla.

IV. Roadshow de Lula y Bolsonaro rumbo a 2022

1006 palabras. 5 minutos de lectura. 8 fuentes.

Lula. El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva «Lula» ha estado de eurotour durante la semana. «Viaje protocolar de Lula a Europa se convierte en triunfo diplomático inesperado» han titulado los colegas de Folha de São Paulo. Nos perdonarán en Folha, pero el viaje de Lula, de protocolar, ha tenido lo mismo que Lula –nada– y de inesperado, menos. Derrochando carisma –de eso tiene de sobra–, anda en plena campaña electoral para competirle la reelección a Jair Bolsonaro en 2022, por mucho que Lula se deje querer y no acabe de confirmar que concurrirá. Lula viajó con fotógrafo y comitiva y se hizo todas las fotos que tenía que hacerse. Contactó y recontactó con quien importa en Europa a ojos de Brasil.

  • El líder del Partido dos Trabalhadores (PT), proveniente de la vieja escuela sindicalista, reconvertido en presidente hiperpopular –o hiperpopulista según a quién se le pregunte– «ha asegurado este sábado en Madrid que quiere volver a ser candidato a presidir su país, pero ha agregado que lo va a decidir entre febrero y marzo "porque hay mucho que decidir". Lula, de 76 años, ha recuperado este año sus derechos políticos después de que la Corte Suprema de Brasil anulara las dos condenas que pesaban en su contra por corrupción y por las que pasó 580 días en prisión», reportó EFE.

  • A Europa ha venido invitado por la Friedrich Ebert Stiftung, la fundación de los socialdemócratas alemanes. Dicho sea de paso, sus profundísimos bolsillos, tal y como ocurre con los de su contraparte la Konrad Adenauer Stiftung, riegan todo el mundo político (nos hemos pasado por sus cuentas y son pasmosas, pero desvariamos). Lula comenzó precisamente en Berlín, donde se reunió con el aspirante socialdemócrata a la cancillería alemana y probable sucesor de Angela Merkel, Olaf Scholz. Primera foto. De ahí a Bruselas donde pronunció un discurso en el cual recordó a toda la marea rosa latinoamericana «Espero que nunca sea necesario corresponder su solidaridad conmigo, porque espero que ustedes nunca sean víctima de las atrocidades que yo sufrí en Brasil, Rafael [Correa, presente en el acto] en Ecuador, Lugo en Paraguay, Evo en Bolivia», dijo. Lula es un ídolo. Se nota en los rostros de los que en pie lo aplaudieron.

  • En París, tras pasar por Sciences Po, fue recibido por Macron cual jefe de estado. Segunda foto. Claro que Macron es otro que se la juega en 2022, con la derecha de Le Pen y Zemmour crecida. Abriéndole las puertas a Lula, que goza de buena prensa y del vago reconocimiento y aprobación del centro-izquierda francés, se acerca a este espacio electoral, del que dependerá en un probable balotaje.

  • Con todo, el movimiento más significativo de la semana en cuanto a 2022 respecta se produjo de vuelta en Brasil. El PT comienza a evaluar lo que ya era un secreto a voces: que Geraldo Alckmin postule como vicepresidente de Lula. Alckmin, exgobernador de São Paulo y candidato en 2018, aún es miembro del Partido da Social Democracia Brasileira (PSDB) del expresidente Fernando Henrique Carodoso, histórico opositor de centro-derecha al PT. La fórmula apaciguaría al centro y a los mercados, pero alienaría al ala radical del PT. Recordemos que como candidato a las presidenciales en 2018, Alckmin apenas obtuvo el 4,7% de los votos. Bolsonaro cosechó el 46% en 1ª vuelta, el cual transformó en un 55,1% en la 2ª frente al izquierdista Fernando Haddad del PT. La derecha biempensante se tapó la nariz y votó abrumadoramente por Bolsonaro.

  • Asimismo recordemos como Lula se defendía en 2010 ante la élite empresarial paulista, «dudo que exista un empresario en este país que diga que ganó menos bajo mi gobierno que bajo el gobierno de los otros que quisieron parecer amigos de los empresarios. Dudo que tengan trabajadores que ganaran lo que están ganando hoy». ¿Cosa de Lula, o del boom de los commodities?

Bolsonaro. Bolsonaro ha cerrado una gira por Oriente Medio –Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Qatar: tres de las «Monarquías del Golfo»–, donde no le han tomado la matrícula, por ejemplo, por la deforestación amazónica. Bolsonaro no deja de ser un paria en Europa: bestia negra de verdes, antítesis de demoliberales...aún no es homologable al grueso de la derecha continental…

  • «Brasil posee más de 5M de árabes, si contamos los descendientes llegamos a los 30M, más que socios somos hermanos», probaba suerte Bolsonaro aterrizado en Emiratos Árabes Unidos. «Este viaje se inserta en el contexto de la importancia para Brasil de Oriente Medio. Son países importadores de bienes de agronegocio y de productos de la base industrial de defensa brasileña», comentó un embajador brasileño a la prensa.

  • Moviéndonos de los dichos a los hechos, Bolsonaro y su delegación apoyaron a la empresa aeronáutica brasileña Embraer –joya de la industria latinoamericana– en el Dubai Airshow.

  • El titular de economía Paulo Guedes fue más directo que su compatriota, el ya citado embajador «aquí están los petrodólares, nosotros hicimos un gran movimiento en la década de los 80 para conquistar el reciclaje de recursos de Medio Oriente». Como entonces, el petróleo se está encareciendo, y se vende en dólares, de los cuales habrá muchos en el Golfo Pérsico; dólares que amontonados en la caja fuerte no rinden, sobre todo con la creciente inflación. Habrá que invertir los «verdes» ¿Dónde? En Brasil sugirieron Bolsonaro y los suyos.

  • También Bolsonaro, al igual que Lula, maniobró desde el extranjero, mas pensando en casa: anunció que pretende dar un aumento salarial para todo el funcionariado en Brasil.

Brasil Saudita. No exageremos, pero «Petrobras afirma que puede explotar sus prolíficos campos offshore de presal a $35/barril. Con 2,83M barriles/día en barriles de  crudo y gas Petrobras es el mayor productor de la región y la única petrolera estatal que aumentará producción significativamente en los próximos 5 años. La compañía ha estado deshaciéndose de activos como parte de un programa de desinversión y desapalancamiento para concentrar su gasto en alcanzar objetivos de producción de 3,3M barriles/día para 2025», reporta AQ. Las cifras son importantes, y no dependen de quien gane en 2022.

∞. América ¿Qué más?

     NORTEAMÉRICA

  • FT: Mandatarios norteamericanos buscan acuerdos sobre migración y cadenas de suministro | «El primer encuentro trilateral desde 2016 llegó entre tensiones entre los aliados. Funcionarios mexicanos y canadienses se han quejado de que el plan de Biden de ofrecer ventajas fiscales sobre vehículos eléctricos fabricados en EEUU como parte de su paquete de gasto de $1,75B rompe las reglas de comercio internacional»

    GRAN CARIBE

  • Agencias: El líder de los disidentes cubanos Yunior García aterriza en Madrid | «El artista cubano, uno de los promotores de la marcha convocada el pasado lunes para exigir un cambio político en la isla, aterrizó este miércoles en Madrid, confirmaron a EFE fuentes de la disidencia cubana en España. García, de 39 años estuvo encerrado en su casa de La Habana durante toda la jornada del lunes, bloqueado por agentes de la Seguridad del Estado cubano, y apartado de los medios por una bandera cubana que tapaba su edificio. Su paradero se desconocía desde hacía varios días»

  • EFE: La salida de Nicaragua de la OEA tardará dos años en ser efectiva | «La decisión del Gobierno de Daniel Ortega de retirar a Nicaragua de la Organización de Estados Americanos (OEA) puede tomar por lo menos dos años en entrar en vigor, según la carta que rige a este organismo creado en 1948 y que tiene su sede en Washington...Venezuela se convirtió en abril de 2017 en el primer país en la historia de la OEA en solicitar su salida, después de acusar de "intervencionismo" al organismo y a su secretario general, Luis Almagro...Cuba y Honduras han sido hasta ahora los únicos países suspendidos de la OEA, la mayor forma de sanción que tiene el organismo»

OFRECIDO POR CLOUDASTA DESDE MADRID

I. Tema de la semana. ¿Nicaragua, y ahora qué? La lógica de las sanciones

1486 palabras. 7 minutos de lectura. 4 fuentes.

Las elecciones en Nicaragua no se las cree nadie, pero esto ya lo han reportado todos los medios. ¿Y ahora qué? La historia demuestra que los desafíos a un régimen de pacotilla como el de Ortega-Murillo no vienen desde abajo sino desde adentro. Washington es el único actor internacional capaz de cambiar el equilibrio en Managua, y con ese fin, ha echado mano de una nueva batería de sanciones, su instrumento de política exterior predilecto. Desde afuera, pretende influir a los insiders en los que se apoya el Orteguismo.

Es noticia. Biden ha firmado esta semana la Ley RENACER, promovida desde hace meses por el senador Bob Menéndez, Demócrata moderado de Nueva Jersey. Incluye las sanciones.

  • «La presión continuará no sólo contra Ortega, Murillo y sus ocho hijos, algunos ya sancionados, sino también contra ministros, militares, policías, magistrados del Consejo Superior Electoral (CSE) y militantes sandinistas que hayan participado en la “pantomima” electoral, como la definió el propio Biden...En el punto de mira están los "préstamos nuevos y existentes o asistencia técnica o financiera proporcionada" por organismos internacionales como el FMI, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). La administración estadounidense está dispuesta, incluso, a revisar la participación de Nicaragua en el Tratado de Libre Comercio entre EEUU, Centroamérica y República Dominicana (DR-CAFTA)», reportó El Mundo.

  • Pese a su alianza política con Caracas, La Habana y Moscú, Managua envía el 62% de sus exportaciones a EEUU, desde donde recibe el 30% de sus importaciones y el 60% de sus remesas.

  • Por ahora, se descarta una expulsión de la Organización de Estados Americanos con arreglo al Artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana: el precedente de Cuba en los 60 no es halagüeño.

Voces. De camino al Despacho Oval, RENACER obtuvo 185 «yeas» por 35 «nays» en la Cámara de Representantes. Salvo un par de aislacionistas Republicanos, votaron en contra Demócratas progresistas como McGovern de Massachusetts –flagelo de las fuerzas del orden colombianas– o la popular millennial Ocasio-Cortez de Nueva York. De todos modos, Ortega no se perdió en los detalles cuando, valiéndose de repertorio vintage, tildó a sus presos políticos de «hijos de perra de los imperialistas yanquis» –incluidos 7 a los que impidió postular–.

  • «¡Al carajo el canciller de España!» se sumó Maduro, tras las críticas de Albares a la «burla» electoral. Más diplomáticos fueron los rusos: todo en orden dijo el canciller Lavrov en rueda de prensa junto a su homólogo venezolano Plasencia. Moscú y Managua conservan los vínculos fraguados entre dos utopías –la soviética y la sandinista– que, a diferencia de Ortega, hace tiempo pasaron a la historia. La relación es hoy más cruda, con 50 carros de combate rusos T-72B1 de por medio que inquietaron a la pacifista vecina Costa Rica.

Cómo funciona. Para entender las sanciones, recuperamos un modelo del economista venezolano Francisco Rodríguez, a su vez inspirado por Bruce Bueno de Mesquita –insigne apellido sefardí– de la NYU: un genio cartesiano, defensor de la teoría de juegos, popularizada en The Dictator’s Handbook. Rodríguez modela con Venezuela en mente. Pero al ser un régimen similar al de Managua, de tipo dinástico-cleptocrático, y siendo objeto del aparato sancionador de EEUU, resulta adecuado para este ejercicio de política comparada.

  • En cualquier tipo de régimen, un subgrupo de la población determina quién mantiene el poder. En democracia, este subgrupo es el electorado, y el mecanismo de determinación son elecciones libres y periódicas.

  • En un régimen no democrático, este subgrupo es el «selectorado». Del «selectorado» surge una coalición ganadora mínima en la que necesariamente debe apoyarse el líder para permanecer en el poder.

  • Las sanciones imponen un coste individual sobre los miembros de la coalición ganadora mínima para que deserten y que el régimen no tenga en quien apoyarse.

  • Según la propia Office of Foreign Assets Control (OFAC), la dependencia del Tesoro de EEUU encargada de administrar sanciones, «el poder de la OFAC deriva no sólo de su capacidad de designar y añadir personas a la lista de Specially Designated Nationals and Blocked Persons List (SDN List), sino también de su voluntad de retirar personas de la SDN List...El objetivo último de las sanciones no es castigar sino fomentar un cambio positivo en el comportamiento».

  • La función que traza Rodríguez representa la utilidad del statu quo para el miembro del «selectorado» en un momento determinado. Si por ejemplo se alcanzara el punto de equilibrio [B, XB] el número de integrantes de coalición ganadora mínima en la que se apoya el régimen caería por debajo del mínimo necesario.

  • Conste que en esencia, el régimen está jugando al mismo «juego» que la OFAC pero desde el palacio de Miraflores: encauza beneficios –prebendas y todo tipo de cash flows irregulares– hacia su coalición ganadora mínima para perpetuarse en poder. O sea que mientras dure la fiesta, el miembro del «selectorado» que no deserte gozará de grandes beneficios a pesar de la presión desde el exterior.

El caso de Venezuela. Para Rodríguez, Venezuela está atorada en el punto de equilibrio [A, XA]. Las sanciones no alcanzan para deshacer la coalición ganadora mínima y desbancar a Maduro.

  • ¿Por qué no elevar el nivel sancionador desde A a B? Porque es caro. Implica recompensar con B a XB desertores. El coste total de esta estrategia, B·XB, podría exceder el beneficio que el país sancionador, en este caso EEUU, deriva del cambio de régimen.

  • Rodríguez explica otras limitaciones. Las sanciones consisten en la congelación de activos luego de una inclusión en la SDN List. En principio, la capacidad de disponer de fondos y utilizar el sistema financiero de EEUU podría ser un incentivo suficiente para desertar. Pero si estos activos han sido obtenidos de forma corrupta, entonces estos individuos son susceptibles de ser penalizados por vía del Foreign Corrupt Practices Act, por lo que poco importa librarse de la SDN List.

  • Igualmente, a aquellos que no tengan activos en EEUU, por ser honestos o más bien por tenerlos en Andorra, poco les importa la arquitectura de incentivos del Tesoro yanqui.  

¿Hay salida del nefasto equilibrio? En su modelo, Rodríguez conceptualiza el «caso extremo» de una intervención militar como un intento de disminuir los beneficios que los insiders del régimen derivan del status quo. Pero los elevados costos de una intervención «nos coloca de vuelta en el territorio en el que el sancionador no está dispuesto a pagar los costos necesarios para generar un cambio de régimen».

  • Otros obstáculos: «Mientras que es posible prometer a insiders clave del régimen beneficios significativos para que traicionen al régimen, no está claro que el sancionador esté incentivado a honrar esas promesas una vez el régimen pierda el poder. De hecho, es probable que ni EEUU ni la oposición tengan la capacidad de frenar juicios contra oficiales del régimen por corrupción o abusos de DDHH llegados a una transición».

  • Se puede prometer cargos en una transición pactada a insiders como el ministro de Defensa Vladimir Padrino o el presidente del Tribunal Supremo Maikel Moreno, con el poder y la protección que conllevan. Gozarían de una posición mejor de la actual. Pero claro, esto solo se materializa si la conspiración tiene éxito.

En perspectiva. Quizás echar a Maduro y ahora a Ortega no sea el objetivo principal de las sanciones. A los políticos les importan los votos y en EEUU en 2022 está en juego toda la House of Representatives más 34/100 asientos en el Senado. Las diásporas Cubana, Venezolana y Nicaragüense pesan, y la Florida es un swing state clave. Es más probable que la diáspora apoye sanciones. Los exiliados por definición se oponen al régimen. También les afectan menos los efectos colaterales de las sanciones sobre la economía.

  • Volviendo al modelo de Rodríguez, si lo que se busca al sancionar es ante todo un mero efecto electoral, entonces basta con sancionar al Nivel A –el equilibrio actual de Venezuela–. Lo cual es menos costoso que aumentar la presión hasta un equilibrio de al menos C, capaz de desbancar al régimen.

  • Tocar DR-CAFTA puede hundir la economía y pegar de lleno a la población nicaragüense (precisamente, esta es la crítica que se hace a las sanciones «sectoriales» a Venezuela por su «daño colateral»). Las sanciones individuales que hay sobre la mesa son más precisas. Pero Washington ha de calibrarlas bien, aplicando el costo necesario, si verdaderamente buscan aislar a los Ortega-Murillo, a su linaje y a su corte.

  • Asumir que a Ortega lo que le interesa es el dinero sería repetir un error analítico. A Ortega, como a Maduro, le interesa el poder. El dinero ya lo tienen. Pero solo con poder pueden perpetuarse entre la miseria económica, moral y humana. Partir de la base que Ortega está dispuesto a entrar en una transacción de tipo comercial que permute «concesiones electorales» a cambio de una retirada de las sanciones (o de permanecer en DR-CAFTA) –es decir, a cambio de dinero–, es regalarles tiempo a los caudillos.

MARCOS SUÁREZ SIPMANN | RIBADESELLA

II. Dichos y hechos de la UE en Latam

1229 palabras. 6 minutos de lectura. 5 fuentes.

Voces. Sin pisar Centroamérica, Josep Borrell, Alto Representante de Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea, se refirió a las elecciones nicaragüenses como «un completo fake». De igual manera, el copresidente de la Asamblea Parlamentaria Europea-Latinoamericana (Eurolat), Javi López, otro socialista español, las calificó como «una auténtica farsa» y criticó la «campaña de represión furibunda» en marcha en el país centroamericano.

  • Nicaragua ya es parte de los usual suspects en Latam. Cuba ha recibido una condena tras otra, acompañadas -desde hace cinco años- de un esfuerzo por mantener unos vínculos que permitan la presencia europea en la isla. El drama político, social y económico de Venezuela ha logrado más resoluciones de la Eurocámara que ningún otro país latinoamericano. Y también apoyo humanitario para la tragedia de su emigración.

Sí, pero. ¿Cuánto pesa realmente Latam en la UE? Comunicados y condenas son instrumentos necesarios pero insuficientes. Misiones civiles, declaraciones y sanciones, herramientas incompletas. Es realista la preocupación de Borrell por «la caída de la confianza en la democracia» en Latinoamérica, como viene señalando el Latinobarómetro. Y es cierto que el deterioro de la democracia y el aumento de las violaciones de derechos humanos han hecho incrementar el foco en la región y la atención que le presta el Parlamento Europeo y el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE). Mas esto ha de reflejarse en un incremento de recursos y vínculos.

  • Los síntomas de la falta de atención europea hacia Latinoamérica son evidentes. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, no se refirió ni una sola vez a Latam durante su discurso anual sobre el estado de la Unión pronunciado en septiembre. Entre las prioridades de los fondos de cooperación en el presupuesto comunitario, América Latina es prácticamente irrelevante.

  • La ratificación del más importante tratado con la región, UE-MERCOSUR, un texto acordado en junio de 2019, sigue paralizada. Y es precisa la reactivación de los acuerdos de asociación que la UE ha de renovar con México y Chile. No hay cumbres al máximo nivel (presidentes de Gobierno y jefes de Estado) desde 2015. Este déficit piensa cubrirse en parte con la Cumbre UE-América Latina y el Caribe a principios del mes próximo.

Cómo funciona. La política exterior europea no puede ser ambiciosa, ni en Latam ni en ninguna parte del mundo, al estar sujeta a la exigencia de la unanimidad. Es uno de los elementos que lastran la proyección de poder internacional de la UE, impidiendo una toma de decisiones efectiva y rápida. Es necesario un cambio a mayoría cualificada extendiendo a la vez los poderes de control y decisión del Parlamento Europeo en los ámbitos de Exterior y Defensa.

  • En el segundo pleno de la Conferencia sobre el Futuro de Europa, celebrado el 23 de octubre en Estrasburgo, una de las propuestas reiterativas de jóvenes y ciudadanos fue precisamente el fin de la unanimidad.

  • De momento, la Unión dista de la «UE geopolítica» que proyectan algunos analistas, dotada de la «autonomía estratégica» de la que habla Macron. «La UE es rica pero no poderosa», dijo recientemente un alto funcionario de un estado miembro al FT.

A pesar de estas limitaciones estructurales, con su reciente visita a Perú y Brasil (31.10. hasta 05.11.2021), Borrell quiso «revertir la tendencia» de la pérdida de peso de la UE en la región. Espera conseguir que Latam ocupe un lugar privilegiado en la agenda comunitaria. Si bien este viaje es el primero que realiza al continente desde que asumió el cargo en 2019, esto se debe a factores externos. Borrell es más receptivo hacia lo que ocurre en Latinoamérica que sus predecesoras, Mogherini y Ashton. Pero la región dista de ser una prioridad para Bruselas.

¿Por qué Perú y Brasil? Borrell aseguró que Perú, «el país más afectado en el mundo por el COVID-19», será al que más aumente la UE su apoyo financiero. Pedro Castillo que cuenta con «todo el apoyo y consideración» de la UE dijo Borrell, rechazando así las críticas de sectores opositores que denunciaron fraude electoral en las elecciones del país andino del pasado junio. Transmitió el «respeto» al «proceso de transformación» que encabeza el cuestionado mandatario.

  • En su siguiente escala latinoamericana declaró que «el mundo necesita a Brasil comprometido contra el cambio climático». Mostró su convencimiento de que las políticas medioambientales que está llevando a cabo el Gobierno ayudarán a la ratificación del acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur. Afirmó que las metas anunciadas en Glasgow pueden ser un «buen punto de partida» (el presidente Jair Bolsonaro no se personó en Glasgow para la COP26).

Entre líneas. El Alto Representante apuntó otra razón menos obvia. Optó por visitar Perú y Brasil hasta por las propias diferencias que existen hoy entre ambos países. «Uno con una orientación izquierdista, otro más a la derecha. Uno en medio de una transformación política muy importante, otro más desarrollado». Quiso expresar con ello de igual forma «el espíritu de colaboración y el respeto a la pluralidad política» imperante en la UE.

  • Su postura ha sido criticada, al igual que su decisión de enviar una misión de observadores de la Eurocámara a las elecciones regionales de Venezuela el próximo día 21, ignorando el consejo de su staff del SEAE. El Partido Popular Europeo anunció esta semana que no participará en la misión para «no blanquear» al régimen de Maduro.

China avanza. Setenta kilómetros al norte de Lima, el operador portuario chino Cosco Shipping Ports inicia la construcción del nuevo puerto de Chancay. Se espera que la inversión total llegue a los 3.000 millones de dólares cuando las obras estén terminadas en 2024.

  • Se convertirá en el puerto del Pacífico más importante de América del Sur y desempeñará un papel clave en la Nueva Ruta de la Seda de China en la región. 19 países de América Latina han firmado ya un acuerdo con la Belt and Road Initiative de Pekín. En Latam, empresas chinas controlan más de 10 puertos en 7 países.

Pero no solo China. También avanzan sus competidores asiáticos. Europa parece pasar por alto el hecho de que proyectos como el de Chancay no solo promoverán el comercio con China. Acelerarán asimismo el intercambio con otras economías asiáticas emergentes.

  • Como proveedor, América del Sur experimenta en la actualidad el comienzo de un segundo boom de las exportaciones a Asia. Al igual que a China hace 20 años, las granjas y minas de Suramérica proporcionan la materia prima para el crecimiento urbano, la infraestructura y el auge de las clases medias en los mercados emergentes asiáticos.

  • Brasil es un caso paradigmático: en los últimos doce meses, ha exportado más a Asia –incluso sin considerar a China y Japón– que a la Unión Europea. Exporta hoy más bienes y servicios a Singapur que a Alemania. Más a Corea del Sur que a España. Más a Malasia que a Italia. Más a India que al Reino Unido. Más a Tailandia que a Francia.

  • Con las exportaciones, las inversiones asiáticas en la infraestructura de América del Sur aumentarán también. Las materias primas solo son valiosas si pueden transportarse. El puerto de Chancay en Perú es un claro ejemplo. Igualmente, préstamos y financiación para las inversiones vendrán en el futuro cada vez más del Extremo Oriente. En septiembre el Nuevo Banco de Desarrollo del BRICS admitió junto a los cinco socios fundadores a tres nuevos países: Uruguay, Bangladés y Emiratos Árabes Unidos.

III. Canning House: una institución particular

1216 palabras. 6 minutos de lectura. 2 fuentes.

«Where the UK meets Latin America and Iberia». Así se presenta Canning House, el think tank británico preeminente en lo que respecta al mundo iberoamericano. Por su sede en la fina Belgravia londinense han pasado, desde hace 75 años, mandatarios tan variopintos como López Michelsen, Fujimori, Salinas de Gortari, Lacalle Herrera, Menem, y hasta el Chávez encorbatado de 2001.

  • Canning House es una parada menos conocida en el circuito diplomático, económico y financiero internacional para Latam, quizás por fuerza de la geografía. Es menos notoria que su contraparte estadounidense: la Americas Society/Council of the Americas, que ocupa la Percy R. Pyne House del 680 de Park Avenue.

  • En origen, AS/COA fue impulsada por David Rockefeller, si bien con otro nombre, The Business Group for Latin America –nombre sobre el que pesó demasiado el golpe a Allende–. También era otra la superpotencia que desafiaba la hegemonía estadounidense en el hemisferio. Rockefeller fue un gran americanista. Tuvo insondables intereses petroleros –también artísticos– en la región.

  • Hoy, en cambio, la lista de patronos de la AS/COA la lidera Wall Street, lo cual marca su estilo y su actuar. AS/COA, Canning House y el puñado de instituciones que conforman esta selecta liga se financian mediante las cuotas anuales de miembros corporativos que a cambio obtienen acceso a rulemakers.

  • Con todo, Canning House se defiende. Londres es una capital financiera de primerísimo orden, más antigua que Nueva York. A orillas del canal de la Mancha, británicos y neerlandeses, compartiendo un mismo cielo gris, un mismo error teológico y un mismo enemigo mortal, hicieron global el capitalismo.

Es noticia. En los márgenes de la COP26 celebrada en Glasgow, por Canning house han pasado 3 mandatarios latinoamericanos. Cortizo de Panamá (su ponencia fue «Panama: Gateway to Latin America»), Alvarado de Costa Rica («Costa Rica’s Ambition for a Green Global Contract»), y el plato fuerte: Lasso de Ecuador («More Ecuador in the World, and More of the World in Ecuador»), procurando inversión verde, pero conformándose con cualquier inversión de verdes.

El fisgón histórico. Nomen est omen. El nombre es un presagio, decían los romanos, pueblo conquistador que ya nadie recuerda como tal ¿Quién fue, pues, George Canning (1770-1827), que lega su nombre al think tank londinense? Fue un estadista británico, que se desempeñó como canciller durante las emancipaciones hispanoamericanas.

  • Corría 1823 y en Europa la Santa Alianza –Francia, Austria, Rusia y Prusia– afirmaba su derecho a reprimir cualquier movimiento revolucionario. Cuando Francia intervino en España para restaurar a Fernando VII, en Washington sonaron las alarmas ¿Intervendría la Santa Alianza en los territorios americanos de España?

  • Los intereses de Londres la alejaban de estas potencias reaccionarias y la acercaban a los republicanos EEUU. Canning ansiaba expandir la influencia británica y asegurar nuevos mercados para su boyante industria y comercio. Temía que la Santa Alianza le cerrara las puertas de la América española. Hoy sabemos que la Alianza nunca estuvo cerca de intervenir en América, pero entonces no estaba claro, como tampoco estaba claro que los jóvenes EEUU fueran a alinearse con su antigua metrópoli –tan recientemente como 1814, durante la guerra angloestadounidense, los ingleses habían tomado Washington y incendiado la Casa Blanca y el Capitolio–.

  • Canning se esforzó en tejer una alianza con Washington, incidiendo en la lengua y la cultura común. Propuso emitir una declaración conjunta advirtiendo a los Aliados de que se quedaran lejos de América. Thomas Jefferson recomendó al presidente James Monroe que aceptara la oferta de Canning, a pesar de que exigía la no-anexión de Cuba, que Jefferson ambicionaba como «la más interesante añadidura que podría hacerse para nuestro sistema de Estados».

  • El Secretario de Estado John Quincy Adams fue la voz discordante «creo que la Santa Alianza restaurará el dominio español sobre el continente americano tanto como creo que el Chimborazo se hundirá bajo el nivel del mar». Según Adams, una declaración conjunta otorgaría a Gran Bretaña gran parte del crédito por proteger Hispanoamérica de los Aliados, dándole a los británicos ventaja en la carrera por estos mercados.

  • Adams calculó que Gran Bretaña intervendría contra los Aliados en caso de que aparecieran por América por descontado, sin necesidad de que EEUU aceptara los términos restrictivos de la oferta de Canning. Por tanto promovió una política independiente para EEUU en América. Instó a Monroe a emplear el foro de su mensaje anual al Congreso para proclamar lo que hoy se conoce como la doctrina Monroe –«América para los americanos»–, base inalterable de la política exterior estadounidense en Latam y en el mundo (más en The Monroe Doctrine de Jay Sexton).

Liberalismo del de Mánchester. Entre Glasgow y Londres queda la posindustrial Manchester, hoy más conocida por un par de equipos de fútbol mediocres. Pero en tiempos del protoliberal Canning, estaba en pleno auge manufacturero. Si los mercados americanos tenían potencial para Gran Bretaña, lo tenían para los intereses congregados en Manchester.

  • Las teorías de Adam Smith y David Ricardo ya tenían décadas. Pero se empezaban a articular políticamente a través del manchesterismo. Las consignas eran claras: hostilidad total a la landed aristocracy. En lo interior, retirar aranceles al cereal extranjero –más barato– los cuales encarecían la vida (y los salarios) de los obreros en la ciudad. En lo exterior, abrir mercados por la buenas, pero siempre con Her Majesty’s Royal Navy fondeada en la bahía de turno, no fuera a ser que el mercado no se abriera solo.

  • La ironía es que Gran Bretaña –y luego los EEUU de Alexander Hamilton (que no fue exactamente el del musical de Broadway)– protegió sus industrias nacientes con inteligencia (y uñas y dientes). Solo cuando Manchester estaba consolidada, se exigió el librecambio puro para Gran Bretaña y para el mundo. Se hizo en parte a través de The Economist –nuestro primo-lejano rico e inglés–. La cabecera liberal de referencia es muy dada a doctrinas y recetas universales, pero fue fundada en 1843 como altavoz de un programa político muy particular.

  • Para referirse a todo este proceso, el economista desarrollista surcoreano Ha-Joon Chang, heterodoxo pero con dos dedos de frente, emplea la metáfora Kicking Away the Ladder. Escalas tú y desde arriba le pegas la patada a la escalera. Que nadie se sorprenda de que Xi Jinping defienda el libre comercio en Davos.

  • Hoy, doctrinarios idealistas como el candidato argentino Javier Milei suscriben la totalidad de estas ideas, sospechamos que sin detenerse demasiado en las particularidades del momento histórico y del lugar en las que emergieron.

Viaje al sur. Ciñéndonos a la actualidad, el Lasso exbanquero –un multimillonario hecho a si mismo– seguramente no debió estar del todo incómodo entre financistas anglosajones. Pero el Lasso católico prosiguió su viaje hacia la Europa latina, donde sospechamos que, en términos netos, estuvo más a gusto. Se reunió con esa rara avis que es el liberal iberoamericano: Mario Vargas Llosa o la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso, que está tan de moda que preocupa al presidente de su partido.

  • De vuelta en Ecuador, deberá transar con su ideario liberal. Las convicciones de Lasso son las de un centro-derecha que no toca poder en ninguna parte porque insiste en hablarle a una capa demográfica que ya no existe. Y deberá, como dijo su predecesor Lenín Moreno, producir con la derecha para repartir con la izquierda. Solo así podrá resistir los envites de los bárbaros que están a las puertas.

SEBASTIÁN INCHÁUSTEGUI | CIUDAD DE MÉXICO

IV. Juego de sillas en México: caída de Nieto (UIF) y auge del Fiscal Gertz

1062 palabras. 5 minutos de lectura. 21 fuentes.

Es noticia. Servidores públicos mexicanos protagonizan escándalo en Guatemala, Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), paga las consecuencias. El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) nombra a Pablo Gómez como nuevo titular.

  • El 8 de noviembre el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), renunció a su cargo, después de que su boda se convirtiera en un «asunto escandaloso» según AMLO. La noticia explotó después de que se conociera que la boda celebrada en la ciudad de Antigua, Guatemala, se caracterizó por su ostentosidad y el calibre político de sus invitados.

  • También, por el decomiso de $35k en la frontera del director de El Universal, Juan Francisco Ealy Ortiz. Paola Félix Díaz, funcionaria de la Ciudad de México que acompañaba a Ealy, renunció también a raíz del incidente.

Voces. La renuncia de Nieto sorprendió y causó gran conmoción, pues se destacó como uno de los actores protagónicos en la administración de AMLO.

  • La renuncia fue rápidamente solapada por el presidente mexicano, quien se fundamentó en Benito Juárez, y su popular «justa medianía». Dicho estándar establece la forma en la que deben vivir los servidores públicos. De ahí, AMLO extrajo uno de los estandartes principales de su proyecto político: la austeridad republicana.

  • «No podemos tolerar ningún acto de extravagancias ni un acto que vaya en contra de la austeridad republicana» afirmó el presidente mexicano en una de sus conferencias matutinas. Refirió también que, las potenciales críticas de la oposición a Nieto afectarían el retrato de «austeridad republicana» de la 4T, y «amenazaría la buena fama pública de la Administración».

Entre líneas. Estamos ante un «juego de las sillas» con implicaciones políticas trascendentales. Pablo Gómez, un político cercano a AMLO, ocupa ahora la titularidad del órgano. El cambio parece fortalecer al titular de la Fiscalía General de la República (FGR), el polémico Alejandro Gertz Manero.

  • ¿Y quién es Pablo Gómez? Un economista y político de carrera. Fue presidente del Partido Socialista Unificado de México, y del Partido de la Revolución Democrática (PRD), donde también fue diputado y compañero de AMLO.

  • Previo a su reciente nombramiento, era diputado federal por Morena. Es decir, no cuenta con un perfil especializado en prevención de lavado de dinero, pero su fidelidad a la 4T le consiguieron el puesto. Su perfil contrasta con el de su predecesor, que cuenta con una larga trayectoria en materia persecución de delitos (fue Fiscal Electoral en la administración de Enrique Peña Nieto), y quien se mantuvo mediáticamente activo a lo largo de su encargo.

  • Un comentarista mexicano apunta que «Gómez es político e ideólogo. Su nombramiento al frente de la UIF lanza el mensaje de que el presidente quiere que se politice todavía más».

El peso de Gertz. En otro lado del espectro de la prevención y combate del delito se encuentra Gertz Manero. El cambio viene bien al Fiscal General, quien en el pasado tuvo una serie de enfrentamientos mediáticos con Santiago Nieto, alegando que este último compartía información confidencial a la prensa respecto del estado de determinadas investigaciones penales.

  • Con sospechas de plagio e insuficiencia académica, al fiscal general se le negó por más de 11 años el ingreso como investigador nivel 3 al Sistema Nacional de Investigadores (SNI). Por ello, su reciente incorporación al SNI bajo la nueva administración de la Conacyt; así como la insistencia de la FGR para solicitar orden de aprehensión en contra 31 científicos del Conacyt; han causado fuertes críticas e indignación.

  • Recientemente, Gertz ha sido retratado por la prensa como un tipo vengativo «[d]os décadas de ocupar altos cargos en gobiernos federales han mostrado cómo utiliza la fuerza para embestir a sus rivales, a familiares o cualquier persona que considere lo ha agraviado». También, se le imputa una vendetta personal en contra de la familia de su hermano fallecido. Dicho asunto fue recientemente atraído por la SCJN, con la excusa de salvaguardar la imagen de la FGR. Es decir, a Gertz no le tiembla la mano para utilizar su poder para saldar asuntos personales.

  • Con Nieto fuera, y un reemplazo que difícilmente ocupe su lugar, Gertz se consagra como la principal figura en la persecución e investigación de delitos en México.

Escuela de mandarines. La UIF es una unidad administrativa adscrita a la Secretaría de Hacienda. Sus principales funciones son recibir reportes y avisos de operaciones financieras y actividades vulnerables, para emitir productos de inteligencia vinculados con Lavado de Dinero (LD) y Financiamiento al Terrorismo (FT). Sin embargo, lo que ha hecho fundamental a este órgano, es su controvertida facultad de bloquear cuentas bancarias. Y, a su titular, el inmenso poder que conlleva el uso político y discrecional de dichas facultades.

  • El gran protagonismo de la UIF se debe a su facultad, prevista en el artículo 115 la Ley de Instituciones de Crédito, para ordenar la inclusión de particulares en una «lista de personas bloqueadas». Dicha inclusión, tiene como efecto privar a la persona titular de cuentas bancarias de realizar movimiento alguno en sus cuentas, o acceder a sus fondos.

  • La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) interpretó que, por regla general, el ejercicio de las facultades de congelamiento de cuentas por parte de la UIF es inconstitucional. Sin embargo, ese caso de excepción se ha convertido en la vía en que dicha autoridad ha continuado bloqueando cuentas a diestra y siniestra.

  • Por medio de jurisprudencia 2a./J. 46 /2018 (10a.) la Segunda Sala de la SCJN restringe el ejercicio válido de la referida facultad congeladora a un supuesto de excepción específico y acotado: el cumplimiento de compromisos internacionales por parte del Estado mexicano. Es decir, sólo en caso de que exista una obligación internacional para México frente a otros Estados u organizaciones internacionales. La mayoría de bloqueos ordenados por la UIF, no se ajustan a ese supuesto.

  • Con Nieto a cargo, la excepción interpretada por la SCJN no significó un obstáculo capaz de prevenir su uso desmedido. De hecho, la generalidad de los asuntos donde la UIF bloqueó cuentas tenían un origen y contexto nacional. Para justificarlo, la UIF se fundamentó en la GAFI, la Convención de Mérida, y la Convención de Palermo. Sin embargo, ninguno justifica el bloqueo de cuentas en términos de la jurisprudencia de la SCJN. Las recomendaciones de la GAFI no son vinculantes para el Estado mexicano y las referidas Convenciones contienen obligaciones de carácter más bien legislativo y operativo.

∞. América ¿Qué más?

     HEMISFERIO

  • AQ: El gran riesgo que enfrentan petroleras latinoamericanas | «Petrobras afirma que puede explotar sus prolíficos campos offshore de de presal a $35/barril. Con 2,83M barriles/día en barriles de  crudo y gas Petrobras es el mayor productor de la región y la única petrolera estatal que aumentará producción significativamente en los próximos 5 años. La compañía ha estado deshaciéndose de activos como parte de un programa de desinversión y desapalancamiento para concentrar su gasto en alcanzar objetivos de producción de 3,3M barriles/día para 2025»

    NORTEAMÉRICA

  • FT: Los sueños eléctricos de Biden son una pesadilla para los vecinos de EEUU | «Durante los primeros 5 años, compradores de eléctricos serán otorgados un crédito fiscal de $7.500 sin importar donde esté fabricado el vehículo. Pero durante los próximos 5, el crédito solo aplicará a autos fabricados en EEUU. Además, hay un crédito de $500 para cualquier auto con una batería fabricada en EEUU, y otros $4.500 si el auto está fabricado en una planta con presencia sindical»

    GRAN CARIBE

  • FT: Millicom apuesta fuerte en Guatemala con un telecoms deal de $2,200M | «"Todos oímos tanto sobre política e inmigración y corrupción pero bajo todo ello hay una economía en crecimiento, una población muy joven [población total 17M] y una tasa de adopción digital única en el mundo" [Mauricio Ramos, ejecutivo jefe de Millicom]»

  • La Prensa Gráfica: Gobierno salvadoreño pide Ley de Agentes Extranjeros, similar a la de Nicaragua, y arremete contra ONG | «"Esta ley permitirá defender la soberanía del país y se prohíbe la injerencia extranjera y se impide que fundaciones y ONG fachada disfracen de donación lo que claramente es una injerencia extranjera", dijo [el ministro de gobernación] Bidegaín»

    CONO SUR

  • El Economista: [ARG] El Grupo Lundin [canadiense] invertirá $4.200M con su proyecto Josemaría | «Fernández recibió al CEO. El proyecto será de cobre (muy demandado para la transición energética), oro y plata»

    BRASIL

  • Folha: China gana por puntos batalla brasileña en la guerra de 5G con EEUU | «EEUU no tiene empresas con la capacitación tecnológica de Huawei en el 5G...el apoyo americano fue para fabricantes europeos como Ericsson y Nokia...el hombre del centrão al frente de la subasta, el ministro Fábio Faria (Comunicaciones), adoptó una solución salomñonica...el desarrollo de una red privativa para el gobierno, para la cual Huawei no podrá proveer equipamientos»

OFRECIDO POR BOARDROOM LABS DESDE SAN FRANCISCO

I. ¡Extra, extra! Americanistas en la onda, en el aula y en la red

144 palabras. 1 minuto de lectura. 2 fuentes.

En la onda. Estuvimos en Extremo Centro con Pedro Herrero, hablando de Latam como sistema, de los errores de España ante América Latina, y otros asuntos misceláneos, como por ejemplo si es legítimo o no escuchar a Silvio Rodríguez pese a sus vínculos con la revolución cubana. Pueden vernos aquí.

En el aula. Visitamos al catedrático José María Peredo Pombo y a sus alumnos de Imagen Exterior y Diplomacia Pública en la Universidad Europea: tremenda cantera de americanistas. Escuchamos al menos media docena de acentos del español. Saludos para todos ellos.

Habemus podcast. Acto seguido, pasamos por los estudios de Europea Media, desde donde lanzaremos nuestro podcast próximamente. Ahí nos recibieron Rosa Mateos y Miguel Ángel Vázquez, dos grandes profesionales. Grabamos la presentación del mismo. Pueden escucharnos aquí.

En la red. Nos complace saber que estamos llegando a quien hay que llegar. Adelante americanistas.

SEBASTIÁN GENNARI | MIAMI

II. Tema de la semana. Desintegración centroamericana

1537 palabras. 8 minutos de lectura. 24 fuentes.

Se acercan las presidenciales hondureñas, y Xiomara Castro, quien fuera primera dama del depuesto presidente Manuel Zelaya, tiene las de ganar. De cara a las elecciones del 28 de noviembre, Castro se ha hecho con un 38% de la intención de voto, mientras que su contrincante principal, Nasry Asfura, del oficialista Partido Nacional, se queda en un mero 21%. Al momento de publicarse este boletín, también estarán votando los nicaragüenses, pero la sección literaria de El Americanista aún no recoge pantomimas.

  • El programa de Castro es, grosso modo, demosocialista, mas no socialdemócrata. La candidata propone una nueva Constitución en sustitución de la actual, alguna vez tildada de «adefesio» por el exmandatario costarricense Óscar Arias. En efecto, la Carta Magna actual, en vigor desde 1982, carece de mecanismos para destituir al presidente, cosa que, a ojos de Arias, fomenta los golpes de Estado.

  • Pero Castro no sólo pretende corregir esta carencia; desea una Constitución transversal —redactada con el pueblo llano en mente—, reemplazando así el «sistema obsoleto y agotado que ... oprime [a los hondureños]». Castro también demuestra cierta afición por la democracia «participativa».

  • Por lo demás, la candidata, como su marido, desata las alarmas en un Washington que ve artimañas chinas por doquier. Y es que Castro se ha comprometido a reconocer a Pekín, de tal modo sacrificando los 80 años de relaciones bilaterales entre Tegucigalpa y Taipéi.

Liga de Esmalcalda. En Nicaragua no verían con malos ojos una victoria de la izquierda hondureña, pues terminaría de sellar la alianza Tegucigalpa-Managua que ha emergido en años recientes, aun cuando los presidentes Ortega y Hernández son ostensiblemente rivales ideológicos. Nicaragua y Honduras ambas cargan con el dudoso honor de ser objeto de cuestionamientos internacionales; por tanto, su confabulación no resulta del todo incomprensible.

  • Daniel Ortega ha mandado detener a al menos 39 figuras de la oposición, deslegitimando así las elecciones generales de este domingo. Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo —quien, al igual que Xiomara Castro, ha ido acumulando prominencia política—, buscan la reelección forzosa. Esto les ha valido la rabia e indignación de Washington, donde se han propuesto sanciones particulares a los cabecillas del régimen, así como una «revisión» de los privilegios comerciales otorgados a las mercancías nicaragüenses por el DR-CAFTA.

  • Por su parte, Juan Orlando Hernández se encuentra en aprietos. Nasry Asfura, candidato presidencial de su partido, ha enfrentado cargos de lavado de activos, mientras que al presidente saliente se le acusa de estar vinculado al narcotráfico. Su hermano, el narcotraficante Tony Hernández, fue sentenciado a cadena perpetua por un tribunal neoyorquino, en un juicio donde la Fiscalía tildó a Honduras de «narcoestado». Nada de esto resulta sorprendente: existen numerosos indicios de la existencia de un pacto entre los carteles y políticos hondureños. Quedan implicados antiguos presidentes, incluyendo a Manuel Zelaya.

  • De poco les sirve a Hernández y Ortega aliarse cuando se cierne sobre ellos el águila yanqui. Nicaragua exporta a EEUU el 60,4% de sus mercancías, cuyo valor total se estima en $5.570M; su socio comercial secundario es El Salvador, que le compra un 5,38% de sus exportaciones. La trama es prácticamente idéntica en Honduras: el 53,2% de sus $7.800M en exportaciones está destinado a EEUU; El Salvador, manteniendo el segundo lugar, se lleva un mero 8,04%. La dependencia de EEUU es aun más acusada cuando se contabilizan las remesas: el 60% de las remesas nicaragüenses y el 93,1% de las remesas hondureñas provienen de EEUU.

  • Una de las pocas bazas negociadoras es el factor China. Ambos países han permanecido leales a Taiwán, pero ahora buscan cultivar lazos con Pekín, que, amén de enconar a Washington, también promete inversiones, créditos y, crucialmente, vacunas. Por tanto, no es nada raro el cambio de reconocimiento que propone Xiomara Castro; en años recientes lo han hecho Panamá, República Dominicana y El Salvador. Y, si bien Nicaragua no llegó a tales extremos, si accedió a que un consorcio chino propusiera un canal de Nicaragua para complementar, o hacerle competencia, al de Panamá, coyuntura que en ultimadas cuentas resultó infructífera.

Entre líneas. Si Ortega y Hernández tienen un enemigo declarado, es Nayib Bukele, el presidente salvadoreño. El desprecio es mutuo: Bukele ya los desdeñaba en 2019, cuando se rehusó a invitarlos a su toma de posesión; en aquel momento recurrió a Twitter, su medio predilecto, para denominarlos dictadores carentes de legitimidad democrática y equipararlos con Nicolás Maduro.

  • Más allá de sus cauces ideológicos, la tensión es hoy particularmente sentida entre Honduras y El Salvador, debido a la perenne disputa en torno a la soberanía del golfo de Fonseca. Este golfo, ubicado en el Pacífico, está repartido entre Honduras, Nicaragua y El Salvador, aunque a los hondureños le es de valor especial, representando su única salida al Pacífico. Después de un pleito legal ante el Tribunal de La Haya, la cuestión pareció haber sido zanjada, y a cada Estado se le concedió la soberanía sobre las tres millas náuticas aledañas a sus costas. Sin embargo, los letrados no esclarecieron el estatus legal de la estratégica isla (más bien islote) Conejo, reclamada por El Salvador pero administrada por Honduras desde 1982.

  • La lógica dicta que Honduras se aferra a la isla Conejo por su temor a que Managua y San Salvador se hagan de intrigas conjuntas para negarle el acceso al Pacífico. La realidad revela hechos totalmente opuestos: en efecto, Ortega y Hernández, quien en días recientes ha ridiculizado el irredentismo guanaco, firmaron una serie de acuerdos, de los cuales se desprende el apoyo de Managua a la postura hondureña. Bukele no tardó en responder de modo cuando menos jocoso.

Sea astuto. Bukele lleva ya algún tiempo asegurando la posición geopolítica de su país, en cierta medida apoyándose en Guatemala, que, con su PIB de $77.600M, tiene la economía más grande de Centroamérica. También es preciso resaltar que, en sus encontronazos diplomáticos intracentroamericanos, Bukele limita sus improperios a las cúpulas políticas; se muestra bastante centroamericanista, al punto de apoyar la reunificación.

  • Guatemala se ha comprometido a permitir la construcción de un puerto salvadoreño en sus aguas atlánticas, cosa que facilitaría el comercio bilateral y agilizaría el paso de mercancías salvadoreñas destinadas a EEUU. Para fomentar turismo, y en aras de la integración regional, ambas partes también han concluido un acuerdo de cielos abiertos.

  • En Guatemala, provista de un fragmentadísimo sistema de partidos, se abren paso los admiradores de Bukele. Es allí donde José Luis Araneda, abogado de 27 años, ha pretendido formar un partido llamado, al igual que el de Bukele, Nuevas Ideas. No se trata de una coincidencia: Araneda, admirador y otrora socio comercial de Bukele y allegados, se ha quedado incluso con la insignia color cian de Nuevas Ideas. Tampoco es un burdo plagio, porque, aunque el Gobierno salvadoreño niegue estar involucrado, Araneda evidentemente busca esparcir el integracionista germen bukeliano.

  • Nos llegan noticias de que Araneda es egresado de la Universidad Francisco Marroquín. La UFM es un engendro curioso: lleva el nombre del primer obispo de Guatemala, quien también fundara la Universidad de San Carlos —cuarta de América— y redactara catecismos en lenguas indígenas, pero se le conoce principalmente por su profundo libertarismo, característica que la valió el reconocimiento de Milton Friedman.

El fisgón histórico. El dilema centroamericano yace, por un lado, en las latentes ansias de integración y, por el otro, en el escaso progreso que se ha logrado. Hay 49 millones de centroamericanos, suficientes para conformar la tercera nación latinoamericana en cuanto a población, superando incluso a Colombia. Excluyendo a Costa Rica, Panamá y Belice —que se distinguen del resto por razones históricas y económicas—, una nación centroamericana contaría con 40 millones de habitantes.

  • Además de una identidad compartida, estos 40 millones cuentan con una historia de unión política. En 1821 Centroamérica se independizó unida, aunque después, frente a guerras civiles entre conservadores y liberales, se balcanizara. En varias ocasiones se ha pretendido orquestar la reunificación, llegándose a concluir tratados y redactar constituciones, para que, al cabo de unos meses, se desintegraran los proyectos. El último de estos intentos se llevó a cabo en 1921. Constituyó tal fracaso que parece haber sido sentenciado a la damnatio memoriae, de ahí su completa caída en el olvido.

  • Hoy en día se apuesta por la integración a través del Sistema Centroamericano de Integración (SICA), que abarca no sólo el istmo, sino también a República Dominicana, eternamente aislada del Caribe no hispano. Este esfuerzo también procede con lentitud: las exportaciones intrarregionales se han estancado en un 26,3% de las exportaciones totales. A pesar de avances en política arancelaria, no existe un mercado común verdadero; el comercio centroamericano encuentra abundantes trabas administrativas, por no hablar de las regulaciones difícilmente armonizables. La criminalidad, la debilidad institucional y la absoluta carencia de infraestructuras —puertos, carreteras,  industrias— suman complicaciones.

  • En cuanto a lo político, los centroamericanos pueden presumir de dos logros simbólicos: una licencia de conducir común, que en algunos casos puede emplearse como documento de viaje, y unos pasaportes que, si bien no comunes, contienen la leyenda «Centroamérica» de forma parecida a los europeos. Lo demás es nefasto. El Parlamento Centroamericano, cuyas disposiciones no son vinculantes, sólo sirve de refugio para los expresidentes de la región, a los cuales se les entrega un escaño —con dietas y fuero parlamentario— al dejar el poder.

SALIRSE EN WALL ST.

JACOBO RODRÍGUEZ-DE FONSECA | MADRID

III. Observatorio electoral: Cono Sur

1222 palabras. 6 minutos de lectura. 1 fuente.

Chile. José Antonio Kast (Partido Republicano, derecha) remonta hasta poder pelear contra Gabriel Boric (Apruebo Dignidad, izquierda) en segunda vuelta. De entrada, en los sondeos, el candidato derechista que se encarama al primer puesto en primera vuelta. Pero todo va a depender de la movilización del voto conservador.

  • Kast ha sabido sacar partido al derrumbe de la candidatura centroderechista de Sebastián Sichel, y a la vez presentarse como un candidato más moderado, y no sólo un agitador. La alarma del electorado menos ideologizado con respecto a Boric, y sobre todo hacia la Constituyente, nutre las filas de Kast.

  • Los pobres resultados del bloque conservador en los plebiscitos y elecciones de este año se han debido en gran medida a la desmovilización y la hostilidad a la coalición de gobierno. Por el contrario, Kast, sin responsabilidad en los gobiernos de los últimos años y en las decisiones políticas y de orden público durante el estallido social, aparece como un voto menos culposo para un electorado derechista generalmente poco ideologizado y reactivo.

  • La cuestión mapuche y la escenografía permanente de la Constituyente también está movilizando a un electorado conservador que inicialmente había decidido «dejar pasar» la reforma y el impulso progresista.

En el centro-izquierda, el bloque democristiano y socialista de Yasna Provoste (Nuevo Pacto Social), en gran medida legatario de la Concertación que prácticamente gobernó Chile durante tres décadas, se ahoga entre el impulso reformista que se torna en excluyente y radical, y la reacción conservadora. El bloque perfora su suelo del 15%, la mitad de su voto en las constituyentes y sufre fugas a izquierda y derecha.

En el centro aparece un desconocido para el público no-chileno –un viejo conocido en el país austral– Franco Parisi, un profesor de economía que ni siquiera reside en Chile, que supera el 10% en intención de voto y sigue creciendo. Parisi, con causas judiciales pendientes, vinculado ahora a Iglesias evangélicas, también admirador de Rafael Correa, es un candidato populista y transversal, pero centrista. Combina una campaña puramente digital (aunque orientada más a medianas edades e ingresos bajos) con propuestas sociales y moderadas, conservadoras de espíritu, con un imagen y discurso radicalmente antiestablishment.

  • Aunque su electorado parece venir de capas sociales medias y bajas vagamente conservadoras pero que rechazan el modelo económico, Parisi puede crecer hacia el centro izquierda y ser el árbitro de la segunda vuelta.

A dos vueltas. Al consultar los sondeos, hemos separado las encuestadoras en dos grupos: Cadem y Criteria, junto con Atlas Intel, que suelen coincidir y tener leve sesgo conservador, y Activa que tiene un sesgo más progresista. Ambos grupos le dan un 30% a Kast –ganador–, seguido de Boric a unos 5 puntos, con Provoste en torno al 15% pero declinante, seguidos de un Sichel estancado en el 10%, desde donde podría emerger Parisi.

  • ¿Y en segunda vuelta? Desde un rechazo inicial muy amplio de casi 2/3 del electorado, hoy Kast pelea en torno al 45% del voto en segunda vuelta, descontando más de 20 puntos en el último mes y medio. Como hemos dicho ya no es el «agitador ultraderechista» del pasado sino el candidato conservador frente a la «revolución», pero es también un candidato libre de las hipotecas de la derecha chilena de los últimos años.

El rechazo a Kast, y el impulso progresista, aún así son fuertes. Activa, que diferencia entre aquellos movilizados para votar y el total del electorado, ha detectado más movilización en el campo progresista que el conservador. Entre los movilizados gana Boric, entre los que no: Kast. Por el contrario, Atlas Intel si ha detectado una posible victoria en segunda vuelta de Kast, pero dependiendo de la movilización del reactivo electorado chileno.

Entre líneas. ¿Cuál es el margen de Kast para moderarse más sin empujar a la abstención –o a la antipolítica de Parisi– a su base más derechista? ¿Cómo hará para movilizar a los electores que lo prefieren a Boric pero no quieren acercarse a las urnas y les supone un voto desagradable? Desde El Americanista sospechamos que la nueva imagen institucionalista y de gobierno de Kast ya no puede forzarse más al centro sin perder votos por derecha, y que su comando de campaña confía en los errores de Boric (quien ha resultado positivo en COVID), los excesos de los constituyentes y un posible derrumbe de Parisi por la inconsistencia de sus propuestas y su desaparición física de la campaña.

Argentina. La estabilidad de los triunfos opositores en la Provincia de Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la lucha por el Senado presagian un triunfo opositor.

  • Una derrota en la Provincia y un tercer puesto en la Ciudad Autónoma podrían desestabilizar mucho al gobierno de Alberto Fernández.

En perspectiva. Ha habido cambios significativos en el gobierno argentino: la llegada del hiperactivo peronista ortodoxo Juan Manzur –jefe de gabinete de Fernández–, que conecta mejor con el electorado peronista que sí es culturalmente conservador que el progresista Alberto Fernández. Con todo, y a pesar de la salida de funcionarios impopulares, el gobierno no ha conseguido corregir su tendencia a la baja demoscópica.

Buenos Aires hace y deshace. Entre la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se elige más del 45% de los votos y diputados. Solo la Provincia de Buenos Aires elige a más de ⅓ de los diputados y suele ser el termómetro político del país.

  • En la Provincia el sorpresivo triunfo en las Primarias de la oposición de Juntos por el Cambio (tan heterogénea como el propio peronismo) parece sólido, y la candidata del gobierno podría ser derrotada por una diferencia pequeña pero clara.

La Ciudad, feudo opositor. En la Ciudad Autónoma, destaca la oposición de Juntos por el Cambio. El fenómeno libertario de la lista de Javier Milei y su lista compiten el segundo puesto del oficialismo, que por su parte ha presentado candidatos de extracción izquierdista no-peronista, como es habitual en dicho distrito desde la era de Néstor Kirchner.

  • Milei disfruta de una insólita popularidad en el electorado de medios y bajos ingresos, aunque tiene fugas entre el electorado de mayor nivel educativo y adquisitivo por su agresividad discursiva y sus posturas más conservadoras en temas valóricos.

La lucha por el Senado también se complica para el gobierno. Pese a los triunfos claros en Catamarca y Tucumán (este último más en riesgo), el peronismo se enfrenta a derrotas muy claras en las populosas provincias de Mendoza, Corrientes y Córdoba (en esta última el gobierno pelea el tercer puesto pudiendo caer al cuarto con facilidad).

  • El gobierno apostaba a remontar en las provincias dónde quedó segundo en las primarias por poca diferencia: La Pampa, Chubut y Santa Fe, pero Juntos por el Cambio parece haber consolidado su ventaja. En la Pampa, el peronismo local, abandonado por el gobierno, no le hace campaña al candidato oficialista provincial al Senado. En Chubut, el gobierno provincial está asediado por el conflicto mapuche. La negativa del gobierno federal de reprimir la violencia indigenista parece haber cerrado las puertas a una remontada del candidato del gobierno.

  • De repetirse los resultados de las primarias, el gobierno perdería el quórum propio en el Senado y tendría que negociar todas las sesiones y leyes con la oposición o al menos con los peronistas disidentes, algo que a la Vicepresidenta y Presidenta del Senado Cristina Fernández de Kirchner es casi intolerable.

COP26: TALK IS CHEAP

El presidente del Ecuador, Guillermo Lasso, espero a las luces y los focos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 –COP26– para anunciar un plan de ampliación de la reserva marina de Galápagos. El plan incluye un canje de deuda sin precedentes para financiar los esfuerzos de conservación.

Ya se encargó el WSJ de enmarcar el plan dentro de la pugna geopolítica entre Pekín y Washington, aliado de Quito: «Ecuador enlazará su reserva marina de las Islas Galápagos con reservas marinas bajo control colombiano, costarricense y panameño. Mientras que los gobiernos latinoamericanos no señalaron a China al anunciar su nueva reserva marina, en el pasado se han quejado de las flotas pesqueras chinas que operan de Argentina a México. Ecologistas alegan que cientos de buques chinos saquean las aguas latinoamericanas en busca de calamar gigante, amenazando la sostenibilidad de una fuente clave de la cadena trófica para otros animales marinos...». La imagen satelital la compartió el embajador estadounidense Brian A. Nichols, subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, en enero.

La energía nuclear, ¿es verde? No es tan fácil la respuesta. Sí lo es para la Comisión Europea que, cambiando su opinión al respecto, clasificará como «verde» la inversión en centrales nucleares, ante la crisis energética que enfrenta el viejo continente. Defendiendo las bondades de la nuclear anduvo Mariano Grossi, diplomático de carrera argentino, hoy Director General de la Organismo Internacional de Energía Atómica, en la COP26. Nadie murió por radiación en Fukushima, sostuvo Grossi, un muy hábil vocero. Algunos asistentes se mofaron. Está feo reírse, y los hechos son los hechos, se defendió Grossi. Ateniéndonos a los datos del gobierno japonés, un trabajador de Fukishima falleció por exposición a la radiación. En todo caso, el intercambio refleja el clima de opinión. Entretanto, se viene un invierno frío y caro en la Europa meridional.

SEBASTIÁN INCHÁUSTEGUI| CIUDAD DE MÉXICO

IV. La reforma eléctrica de AMLO se tambalea: faltan apoyos legislativos y EEUU presiona

857 palabras. 4 minutos de lectura. 11 fuentes.

El embajador Ken Salazar ha sido el encargado de transmitir la preocupación de EEUU con respecto a la propuesta de reforma eléctrica del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO). El sector eléctrico respira, al menos hasta abril del 2022, fecha hasta la cual el partido oficialista Morena ha aplazado la propuesta de reforma.

  • El 3 de noviembre, los grupos parlamentarios del Partido Verde Ecologista y Morena, anunciaron que pospondrán la aprobación de la reforma eléctrica hasta el 15 de abril de 2022. La falta de escaños en el legislativo y la presión explícita del gobierno de Biden, calman, por ahora, los intentos de AMLO y Manuel Bartlett de regresar al Estado mexicano, el control monopólico del sector eléctrico a través de Comisión Federal de Electricidad (CFE), de la que es Director General el segundo.

  • En paralelo, AMLO promueve el proceso de revocación de mandato para el próximo marzo. En un proceso electoral, los mexicanos votarán por la permanencia de AMLO en su cargo (goza de una aprobación del 64.2% según El Economista). El proceso, regulado en el artículo 35 fr. IX de la constitución mexicana, se diseñó con tendencia a revocar al presidente en turno, no así constituir una suerte de booster de legitimación democrática. Sin embargo, los resultados favorables pronosticados podrían ser la lumbre que encienda una renovada puja legislativa.

Voces. La reforma eléctrica «preocupa seriamente» a EEUU, expresó el embajador estadounidense Salazar, tras reunirse con funcionarios mexicanos. Aseveró que el gobierno de Biden se compromete a «dialogar» la reforma, y que importa entender el «ímpetu» detrás de la misma. «Ni siquiera se discutió eso en la reunión», responde el canciller mexicano Marcelo Ebrard, negando que las críticas de EEUU tengan algo que ver con el aplazamiento de la reforma. El gobierno mexicano tiene interés en conocer la opinión de Estados Unidos, nada más.

  • Es importante recordar que en octubre, más de 20 congresistas de EEUU, enviaron al embajador en México una carta reclamando las pretensiones de AMLO para crear un campo de juego injusto en el mercado eléctrico (en contravención a lo negociado en el TMEC); solicitando la intervención del diplomático recién llegado.

  • Estamos ante un doble embate energético. Los congresistas, republicanos y demócratas, acusaron la serie de medidas tomadas por AMLO y Morena en el legislativo, consistentes modificaciones a la Ley de Hidrocarburos y la propuesta de reforma constitucional en materia eléctrica. Es decir, AMLO va por casi la totalidad del sector energético en México, hidrocarburos y electricidad.

En perspectiva. En su fijación energética, AMLO se juega cantidades multimillonarias en inversiones y en daños por responsabilidad internacional frente a inversionistas.

  • Entendido el antecedente histórico del sector, se explica, por ejemplo, que la materia energética haya sido materia de reserva por parte del Estado mexicano en las negociaciones del TLCAN. Lo cual, excluyó su aplicación de las industrias que componen al sector.

  • No fue sino hasta la administración de Enrique Peña Nieto, quien comenzó su encargo con un paquete de reformas constitucionales, incluida la energética, que se privatizó de nueva cuenta el sector. Dicho cambió desencadenó en una inyección masiva de inversión extranjera.

  • Según Forbes «entre 2015 y 2018 fue cuando más IED entró a México, coincide con la implementación de la reforma energética de Enrique Peña Nieto, en el último año de su gobierno fue de $6,773M». De hecho, el referido medio informa que España es el segundo país originario de la mayor cantidad de inversión en el sector, solo por debajo de Estados Unidos.

Soberanismo: de Cárdenas a la «4T». Si algo se le reconoce al presidente mexicano es su talento, casi fuera de serie, para apelar a las masas mexicanas y presentar su proyecto político como «transformador» (So, la Cuarta Transformación). Sin duda, uno de los estandartes con los que ha navegado la «4T» es el de regresar, en la medida posible, el control del sector energético al Estado y en concreto, al Ejecutivo.

  • El eslogan propagandístico de «cuarta transformación» resulta un punto de partida idóneo para entender al personaje político de AMLO. Para AMLO, su administración implica el cuarto hito histórico que cambiará a México. Comparable sólo a la independencia, reforma, y la revolución.

  • El logo oficial de la administración, lo protagonizan José María Morelos, Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Francisco I. Madero, y, cómo no, Lázaro Cárdenas. Sí, el responsable de la expropiación petrolera mexicana de 1938. Cárdenas es el ícono de la aspiración energética de AMLO. La historia mexicana ha identificado la expropiación petrolera como un hito soberano de la nación. Los recursos naturales de México son de los mexicanos para los mexicanos. O sea, del Estado.

  • Para AMLO, retomar el control del sector, equivale a una reafirmación de soberanía. Claro, el precario estado del planeta, causado por la explotación de combustibles fósiles, pasa a un segundo plano.

En el radar. Cambiar las reglas del juego puede implicar un costo grandísimo al Erario mexicano. Solo basta mirar a España, que por cuarta ocasión fue condenada por los recortes de 2013 en las primas a las energías renovables. La historia de AMLO y su cruzada petrolera parece haberse parado en seco por lo que resta del año. Nos mantenemos atentos.

∞. América ¿Qué más?

Revista de prensa‌‌‌‌‌‌‌‌

     NORTEAMÉRICA

  • EFE: Batacazo para Biden: los republicanos se imponen en Virginia a los demócratas | «Revés para Joe Biden en su primera cita electoral tras llegar a la Casa Blanca. Los republicanos han conquistado la Gobernación de Virginia, donde el presidente estadounidense ganó hace un año a Donald Trump...Las elecciones en Virginia y Nueva Jersey suponen un referéndum sobre los primeros meses de Gobierno de Biden y, además, son un primer medidor de la actitud de los estadounidenses de cara a las elecciones legislativas de 2022, en las que los demócratas temen perder sus mayorías en el Congreso»

  • The Objective: Santander y BBVA, obligados a contratar 9.000 trabajadores en México mientras ajustan plantilla en España | «Se han visto obligados a contratar en conjunto a 9.000 trabajadores en México a lo largo de este año mientras han lanzado ERE en España con el objetivo de reducir sus costes y mejorar la rentabilidad del negocio. Esta subida, según explican ambos bancos, obedece principalmente a la internalización de empleados cuyas tareas estaban ligadas a sus actividades en el contexto de la reforma laboral implementada por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Santander ha visto un aumento de los gastos generales en un 3% en dicha división después de asumir un 9% más en la factura del personal. BBVA ha sufrido un encarecimiento de las nóminas en un 16%. El país azteca es esencial, sobre todo, para BBVA, cuya diversificación es menor a la del Santander. Además, recientemente ha vendido su división de EEUU. La filial centroamericana es clave para sus resultados, ya que genera casi la mitad de las ganancias del grupo. Por contra, para la entidad cántabra solo contribuye con menos de un 10% de los beneficios totales»

OFRECIDO POR BOARDROOM LABS DESDE SAN FRANCISCO

SEBASTIÁN GENNARI | MIAMI

I. Tema de la semana. Washington tiene su Batalla de Cúcuta

1331 palabras. 7 minutos de lectura. 1 fuente.

Como un Bolívar a la inversa, Antony Blinken, secretario de Estado de Biden, ha pasado revista en Quito y Bogotá, las únicas capitales sudamericanas donde aún prima el comercio e influencia estadounidenses. Supuso un espaldarazo para los mandatarios conservadores (vagamente o no) Duque y Lasso, ambos en cierta medida asediados.

  • Blinken se refirió a Duque como «un muy estimado amigo de EEUU», aun cuando el presidente, quien abandonará el cargo el año que viene, afronta críticas en torno a las víctimas mortales del llamado Paro Nacional. Ante el escándalo, Blinken estimó suficientes las medidas instauradas para identificar y afear a los policías demasiado entusiastas en su mantenimiento del orden público. También lamentó la tendencia estadounidense a concentrar su asistencia al ámbito militar, presuntamente sirviendo de antesala a iniciativas en pro de la «gobernanza» y de la democracia. Se abordó, por último, el delicado tema del restablecimiento de contactos con la Venezuela de Maduro.

  • Parecida fue la obra en Quito, aunque Lasso, a diferencia de Duque, es un presidente entrante con posibilidad de reelección. Blinken apoyó el estado de emergencia declarado por Lasso, quien pretende poner fin a la «grave conmoción interna» atribuible al narcotráfico. Su apoyo no es equivalente a la vía libre para montar operativos al estilo filipino y, en efecto, el secretario de Estado manifestó la expectativa estadounidense de que se obre «de conformidad con la Constitución».

Desorden. El presidente Lasso lleva cinco meses en el poder y ya ha visto todas sus maniobras frustradas; asimismo, se ciernen sobre él las acusaciones de haber refugiado activos en paraísos fiscales. Lasso está convencido que esta confluencia de angustias se debe a un «triunvirato de la conspiración» auspiciado por el expresidente Correa, el derechista Jaime Nebot y el izquierdista indigenista (y anticorreísta) Leonidas Iza.

  • El FMI proyecta una modesta recuperación económica, con tasas de crecimiento para la economía ecuatoriana de 2,8% en lo que resta del año y de 3,5% para 2022. Para hacer frente a la mediocridad de estas cifras, Lasso se planteó una «megaley», proponiendo una reforma tributaria (en términos llanos, una subida de impuestos), una laboral y otra de inversión extranjera. La megaley no contó siquiera con la aprobación del Consejo de Administración Legislativa, que decide qué proyectos pasan al pleno de la Asamblea Nacional. Lasso ahora se resigna a negociar la aprobación por partes.

  • La cuestión petrolera también coacciona las reformas de Lasso. Buscando sanear las cuentas del Estado, que desembolsa cifras ingentes en subsidios, Lasso había decretado incrementos mensuales en el precio de los combustibles. Al igual que su predecesor, Lenín Moreno, no tuvo éxito; las protestas, lideradas por sindicatos y movimientos indígenas, lo obligaron a ceder, no sin antes realizar —para consternación de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), que siguió protestando— un incremento final, dejando el galón de gasolina en $2,55 y el de diésel en $1,90, teniendo como punto de partida $2,50 y $1,69, respectivamente. A medida que se frustren sus reformas, Lasso también experimentará dificultades a la hora de conseguir su «shock de inversión», que buscaría, entre otras cosas, elevar la extracción petrolera muy por encima de los actuales 543.000 barriles por día que produjo Ecuador en 2019 (en 2020 se quedó en apenas 483.000 barriles por día).

  • Más allá del paso esclerótico de sus reformas y de la austeridad que conllevan, Lasso se enfrenta a una ola de inseguridad, a la cual debemos sumar una masacre carcelaria que dejó unos 119 muertos. Quito intenta frenar el repunte de los homicidios, entre otros delitos vinculados al narcotráfico, de ahí la decisión de declarar un estado de excepción.

  • Hacia principios de mes, Lasso contaba con una tasa de aprobación del 34,01%, cosa que ha de intranquilizar a Washington. Un Lasso debilitado bien podría descalabrarse y dar paso a la izquierda, dejando a Colombia, donde se tambalean los partidos, como último reducto estadounidense en Sudamérica.

Todos contra Petro. En Colombia se vislumbra lo que en Ecuador permanece como una mera posibilidad: el auge de la izquierda. De cara a las presidenciales de mayo de 2022, el exguerrillero Gustavo Petro, a efectos prácticos líder de la oposición, se posiciona muy por encima de los contrincantes algo más a la derecha.

  • La revista Semana incluso se refirió a «Petro y los enanitos» mientras desvelaba los resultados de su encuesta más reciente. De acuerdo a esta encuesta, Petro cuenta con el 19,7% de la intención de voto; su rival más cercano, Sergio Fajardo, se desinfla y baja de un 7% en septiembre a un 5,8% en octubre. A riesgo de recitar perogrulladas, debemos admitir que Petro, intensamente populista —vocablo que no tenemos por improperio—, lleva cierta ventaja; es un candidato conocido y anunciado, mientras que sus oponentes, divididos en coaliciones diversa y vagamente socialdemócratas, centristas y centroderechistas, aún se ven envueltos en precandidaturas condenadas al fracaso o, más bien, a la aglutinación. El uribista Centro Democrático, actualmente en el poder, aún no ha afrontado sus luchas intestinas.

  • Si bien se muestra pujante la izquierda, teniendo en Fajardo un rival que cae en el ridículo, no podemos perderle la vista a Federico Gutiérrez, el carismático exalcalde de Medellín. Le han invitado a formar parte de la llamada Coalición de la Experiencia, destinada, nos cuentan, a evitar los extremos y enfatizar la «gobernanza» de que tanto se alardea. En todo caso, Gutiérrez aún debe superar un obstáculo mayúsculo: darse a conocer fuera de su tradicional feudo antioqueño.

En el radar. EEUU sin duda preferiría a cualquier candidato por encima de Petro. Colombia es su principal socio sudamericano, y Washington ya tiene razones para sospechar de la presencia bad actors en Bogotá, pues se han reportado casos del síndrome de La Habana, aquel extraño fenómeno que dejó con secuelas auditivas a diplomáticos canadienses y estadounidenses destinados a Cuba.

  • Huelga decir que, sea cualquiera el inquilino de la Casa de Nariño, EEUU hará uso de todas sus facultades —que en Colombia no son pocas— para imponer sus modas y criterios ideológicos. Esto ya se ha visto con la visita al país del representante demócrata Jim McGovern, quien pareció recomendar la limitación de ayudas estadounidenses si el Estado colombiano no cumple con los parámetros establecidos en cuanto a los derechos humanos.

  • Washington también verá con malos ojos, en plena era del «decoupling», el acercamiento de Colombia a China en materia comercial, mas no diplomática. EEUU permanece el principal socio comercial de Bogotá, pero Pekín ocupa el segundo lugar, comprándole a China bienes y servicios valorados en $10.200M y vendiéndole unos $4.580M. Esto no es cosa rara: a principios de siglo, el comercio sino-colombiano representaba poquísimo para ambos países, pero desde entonces los contactos se han intensificado, al punto de que el metro de Bogotá está siendo construido por consorcios estatales chinos.

El Cono Sur. A EEUU le es, posiblemente por impotencia ante el poderío comercial chino, más o menos indiferente lo que yace al sur de la cuenca amazónica. La Doctrina Monroe se ha contraído; Colombia y Ecuador son hoy apéndices Gran Caribe, el sector de Latinoamérica donde aún es indiscutible la primacía de EEUU frente a China.

  • Excluyendo a México, el valor del comercio China-Latinoamérica asciende a $223.000M, bastante más que los $198.000M atribuibles al comercio EEUU-Latinoamérica. La avanzada china es imbatible. Desde el 2000, cuando solamente era socio comercial principal de Cuba y Bolivia, Pekín se ha hecho con la práctica totalidad de Sudamérica, exceptuando, claro está, Colombia y Ecuador.

  • La izquierda sudamericana, con sus eslóganes a medio camino entre la Guerra Fría y los manifiestos de Tumblr, puede llegar a desconcertar a Washington. Chile y Perú se han llevado los máximos galardones en esta categoría, pero Perú, donde gobierna Castillo, cuyo partido se define como marxista-leninista, parece moderarse con respecto a Chile, donde, especulan algunos, lo peor está por venir. Esto se refleja en la convergencia de sus cifras de riesgo país. Chile y Perú, miembros de la Alianza del Pacífico, evidentemente no se aislarán de EEUU, pero está claro que en ambos ya no rigen criterios estrictamente washingtonianos.

PAUL CHOIX | WASHINGTON D. C.

II. Las fuentes de la crisis fronteriza

1279 palabras. 6 minutos de lectura.

La administración Biden evita la palabra «crisis», pero ¿de qué otro modo puede describirse el estado de la frontera entre EEUU y México? Durante el verano, cuando la migración suele disminuir por el calor extremo, el número de cruces ilegales se aproximó a niveles récord. En el año fiscal 2021, la US Customs and Border Patrol aprehendió a más de 1,6M de inmigrantes ilegales, más que cualquier otro año fiscal registrado, desde que el gobierno comenzó a recopilar datos de entradas ilegales en 1960.

  • Como referencia, cuando la administración Trump enfrentó una crisis migratoria en la primavera de 2019, el número de encontronazos con migrantes ilegales excedió los 100.000 durante cuatro meses con una máxima de 144.000. Bajo Biden, la US Customs and Border Patrol se ha encontrado con más de 100.000 cada mes desde febrero, con los encontronazos mensuales rondando los 200.000 en la actualidad.

  • Las estadísticas son útiles pero no transmiten la magnitud del problema. Las patrullas fronterizas están aprehendiendo a grupos de cientos de personas. En septiembre, EEUU tuvo que cerrar el puerto fronterizo de Del Rio, Texas, mientras miles de migrantes acampaban bajo un puente. En Yuma, Arizona, los agentes aprehenden a miles de migrantes cada fin de semana apartados de los focos mediáticos. La situación es pavorosa.

La política cambiante. En parte, la situación se explica por la evolución de los dos partidos que dominan Washington. Históricamente, ambos han concebido la inmigración como el asunto más importante para los votantes latinos, una suposición cuestionada por el auge del trumpismo. Los Demócratas razonaron que subrayando su apoyo a favor de la inmigración convertirían a la creciente población latina en un bloque de votantes tan confiablemente «azul» como el afroamericano. Por su parte Karl Rove, el estratega en jefe de George W. Bush, argumentó que oponerse al immigration reform alienaria a los Republicanos de los votantes hispanos durante una generación. Los votantes latinos eran pro-inmigración –esa era la idea del momento– y ambos partidos querían ganarse a un creciente grupo demográfico.

  • El triunfalismo demográfico resonó entre los Demócratas tras la elección de Barack Obama en 2008, mientras que los Republicanos se vieron a si mismos al borde de un precipicio demográfico. Un país «majority-minority» apoyaría a los Demócratas tan confiablemente como California, un estado que lanzó las carreras políticas de Richard Nixon y Ronald Reagan, convertido en un bastión liberal tras el influjo masivo de inmigrantes latinos.

  • La sorpresiva victoria de Donald Trump con una línea dura en inmigración, sacudió la fe Demócrata en su visión de futuro –no menos porque utilizó la inmigración para galvanizar a los estados dominados por los blancos del Rust Belt a la vez que se desempeñó bien con los latinos–. La resaca electoral dejó a los Demócratas confusos sobre como abordar la inmigración.

  • El partido está dividido en cuanto a la política y no a las políticas. Los Demócratas coinciden en una política de inmigración más abierta; están divididos sobre si deberían publicitarlo. Muchos aún creen que insistir en ello concentrará el voto latino en el partido, mientras otros (incluido el expresidente Obama) que discutir abiertamente sobre inmigración masiva alienará al votante blanco, sin ganar más votos latinos ¿El equilibrio actual en el seno del partido? Promover una agenda de inmigración expansiva a la vez que se intenta mantener la crisis de la frontera fuera del foco mediático.

Entre líneas. Esta es la estrategia que ha seguido Biden, tolerando la inmigración ilegal tácitamente, mientras socava la efectividad de la frontera, todo a la vez que minimiza la situación en público. La administración evita el término «crisis» deliberadamente, insistiendo en que la situación en la frontera es un «problema» o «reto». Los juegos de palabras pueden parecer infantiles, pero reflejan la intención de la administración de reafirmar a los medios afines y a sus simpatizantes de que no hay novedad en el frente sur.

  • Un presidente pragmático podría perseverar con esa estrategia, pero Biden ha demostrado escasa voluntad a la hora de atar en corto a su staff más ideológico ¿De qué otra manera se explican los titulares de que el gobierno planea pagos de $450.000 por cabeza a los miembros de las familias separadas en la frontera en 2018, una maniobra que solo exacerba a la oposición y pone el foco en el asunto? Mantener el asunto fuera del ciclo de noticias solo funciona si el gobierno se abstiene de tomar acciones noticiables.

Un viejo truco. Para afrontar el controvertido asunto, Biden ha usado un truco que aprendió en sus carnes durante el periodo Obama, pasándole el portafolio de inmigración a su vicepresidenta Kamala Harris. Harris ha fracasado en asegurar la frontera, pero ha liderado políticas que resonaran en cualquiera que haya acompañado la política yanqui hacia Latinoamérica en las últimas décadas. En vez de enfocarse en el problema inmediato de la frontera, la administración Biden ha declarado que priorizará los «root causes» de la inmigración ilegal.

«Root causes». Los analistas de inmigración distinguen entre push y pull factors. Los push factors son condiciones extremas que hacen la vida difícil o imposible en el país natal del emigrante, como por ejemplo una guerra civil o catástrofes relacionadas al cambio climático. Los pull factors son aquellos que hacen a otro país más atractivo a ojos del migrante, como por ejemplo una mayor oportunidad económica.

  • Por un lado, activistas progresistas han atribuido los niveles de inmigración a push factors, culpando a la intromisión de EEUU en Centroamérica por el caos político y el subdesarrollo de la región. A ellos responde en parte el Biden-Harris Root Causes Plan, que atiende a los push factors, redoblando la convencional política liberal-internacionalista. Los pilares del documento son un esfuerzo anticorrupción por parte del Department of Justice de EEUU, un mayor desarrollo económico, igualdad de género y promoción de la democracia. Sobra decir que atender a los «root causes» no frenará la inmigración a corto plazo; la propia Harris admite que «el progreso no será instantáneo».

  • Por otro lado está la teoría de que priman los pull factors. El exembajador de EEUU en México Christopher Landau sugirió recientemente en todo un New York Times que la inmigración ilegal se reduciría drásticamente si los empleadores estadounidenses fueran requeridos, por ley federal, a verificar el inmigration status de sus empleados. Nadie vendría a los EEUU si no pudieran trabajar, adiós los push factors.

(In)dependencia. Es de sobra conocido que las remesas de los emigrantes son fundamentales para las economías del Triángulo Norte de Centroamérica. Suponen más de 1/5  del PIB de El Salvador, por citar un ejemplo.

  • Pero cabe preguntarse sobre el coste estructural de esta dependencia. El desangre de capital humano hacia el norte limita el potencial económico, sin perjuicio del flujo de dólares hacia el sur por vía de transferencia bancaria.

  • El único consenso alrededor del presidente Nayib Bukele de El Salvador es que no deja indiferente a nadie. En una entrevista con medios estadounidenses, comentó «si envías a gente trabajadora y gente que quiere arriesgarlo todo solo para trabajar...quieres que permanezcan aquí por que ellos serán los que impulsen tu economía. No los quieres allí para que envíen una remesa, que sería una pequeña porción de lo que ganarían y producirían aquí; quieres que produzcan aquí».

En el radar. Aun si EEUU tuviera la voluntad política y la capacidad para lanzar un programa masivo de desarrollo en Centroamérica –premisas harto dudosas– el problema a corto y medio plazo de la inmigración persistiría. Con las midterms aproximándose rápidamente, asoma la posibilidad de una derrota Demócrata. Las naciones centroamericanas serán llamadas a colaborar con los esfuerzos de los Republicanos de frenar la inmigración, del mismo modo que ahora están llamadas a ejecutar la agenda desarrollista de los Demócratas.

TESLA HACE LA COMPRA EN LATAM

TSLA es lo que Aswath Damodaran de la NYU Stern –decano de las valoraciones– llama una story stock. La narrativa alrededor de Tesla y de su visionario capitán Elon Musk podría influir más en su precio que los fundamentales, si bien narrativa y flujos de caja se retroalimentan. «Tesla no es un fabricante de automóviles – es una compañía del internet de los coches», comenta un CEO que vende chips a Tesla. ¿Humo Linkediniano? Juzguen ustedes. Mientras tanto, Tesla ha alcanzado una una valoración de $1B esta semana. Un casino.

El hito de Tesla tiene parada en Latam. El corazón de los vehículos eléctricos es una batería de litio, y el 58% de los depósitos globales del mineral están en los salares del Triángulo del Litio, que se reparte entre Argentina, Bolivia y Chile. Otra triangulación es la de La Paz-Moscú-Ciudad de México. El canciller boliviano Rogelio Mayta visitó a su homólogo ruso Serguéi Lavrov. Gazprom explota el gas natural del yacimiento de Incahuasi desde hace un lustro. Ahora, la gasista rusa ha declarado que acudirá a la licitación pública para la extracción directa de litio boliviano.

Por su parte, el expresidente boliviano Evo Morales fue recibido por AMLO en Palacio Nacional. El jefe boliviano nuevamente relacionó la explotación de este mineral con su derrocamiento en 2019. México va a crear una empresa estatal para explotar el litio, y de aprobarse la contrarreforma energética propuesta por AMLO, no habrá más concesiones privadas para explotar litio. Sin embargo, no se contemplan expropiaciones retroactivas. En 2018, Bacanora Lithium, controlada por la china Ganfeng, halló en Sonora el que ha sido calificado por analistas como el mayor yacimiento de litio del mundo.

JUAN CARLOS LOZANO | MADRID

III. Radiografía del poder en español

1234 palabras. 6 minutos de lectura. 1 fuente.

Los medios de comunicación en español están en plena ebullición: desde la conexión hispana de Truth Social, la red social del expresidente de EEUU Donald Trump, a la fusión Televisa-Univisión o a la apuesta de Vivendi en Prisa. Con tanto talento, estructura y dinero invertido, ¿por qué nadie ha dado con la fórmula del éxito?

<